Los gatos también pueden sufrir problemas por separación

La ansiedad en gatos por separación es un problema que debe solucionarse lo antes posible. Aquí tienes algunas claves para ello.
Los gatos también pueden sufrir problemas por separación
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 28 septiembre, 2021.

Última actualización: 28 septiembre, 2021

Los problemas por separación en perros son un tema muy estudiado, pero no se han investigado tanto en el mundo de los felinos. Su fama de animales independientes y desapegados ha extendido la sensación de que no existe la ansiedad en gatos, pero no es así.

Está más que demostrado que los felinos domésticos crean un vínculo con sus tutores, por lo que no es de extrañar que puedan desarrollar también algún problema relacionado con el apego. Esto se ejemplifica con los cuadros ansiedad por separación en gatos, estudiados en profundidad recientemente por un grupo de científicos. Aquí te contamos más sobre ello.

¿Qué es la ansiedad por separación?

La ansiedad por separación es la sensación de angustia y preocupación excesivas ante la ausencia de otro animal. Puede ocurrir en cualquier especie social, siendo más común en aquellas que han sido domesticadas, como perros y gatos.

En el caso específico de los gatos, el félido sufre ansiedad cada vez que se separa de su tutor o de otro animal con el que conviva, conespecífico o no. Los ejemplares que tienden a estar todo el día con su humano y manifiestan cariño con intensidad suelen ser más propensos a sufrir ansiedad por separación.

Un gato de pelo corto.

¿Cómo se manifiesta la ansiedad en gatos?

Reconocer los síntomas de ansiedad en gatos no solo es útil para identificar el trastorno que nos ocupa. Su identificación se puede aplicar a muchos otros contextos, como el estrés por una mudanza o el desasosiego por la entrada en casa de otro animal. Aquí tienes los signos más comunes que indican que tu félido podría estar sintiendo ansiedad:

  • Vocalizaciones exageradas y continuas: llantos, maullidos y gemidos, entre otros.
  • Deposiciones anormales y vómitos fuera de la caja de arena: alfombras, objeto personales o sofás son algunos de los lugares que pueden elegir los felinos con este trastorno para aliviarse.
  • Comportamiento destructivo: no es que el gato se afile las uñas en el sofá, es que lo destruye a propósito. Esta conducta también puede dirigirse a otros enseres y muebles.
  • Acicalamiento excesivo: los gatos liberan tensión a través del lamido, pero cuando lo hacen durante demasiado tiempo o aparecen alopecias es motivo de preocupación.

Ansiedad en gatos por separación

En el caso específico de la separación gato-tutor, los signos de ansiedad son un poco más específicos. Los comportamientos descritos más arriba se producen en 2 momentos diferentes:

  1. Cuando el tutor se prepara para salir: el gato sabe cuáles son las señales que preceden a la marcha de su humano, como verlo vestirse o ponerse los zapatos. En este momento predominan las conductas de apego, como las vocalizaciones y los gestos de cariño.
  2. Cuando el gato se ha quedado solo: en este momento aparecen las deposiciones anormales y los comportamientos destructivos. También son frecuentes las vocalizaciones excesivas (aunque nadie pueda oírlas).

Un estudio publicado en el año 2020 profundizó en esta cuestión debido a la cuarentena por el virus del COVID-19, ya que muchos animales domésticos se acostumbraron a tener a sus tutores en casa de forma permanente en esta situación excepcional. Aprovechando este escenario, se evaluaron las conductas de apego y ansiedad de 223 gatos domésticos.

Los resultados fueron reveladores: se encontraron comportamientos como destructividad, vocalización excesiva y micción o defecación inadecuadas en el 13,45 % de los gatos en ausencia de los tutores. En este grupo, los signos de ansiedad por separación eran significativos.

No obstante, se le achacaba al estudio que los tutores podían dar respuestas sesgadas en el cuestionario y que se necesitaría una validación observacional del comportamiento del gato.

¿Cómo ayudar a tu gato a superar la ansiedad?

¿Qué hacer si estás en esta situación? Muchos tutores salen de casa con miedo a qué puedan encontrarse al volver y sufren por el malestar de su gato. Si aún es un problema leve en tu caso, aquí tienes unos consejos para ayudar a tu felino con la ansiedad:

  • Pon música suave antes de irte: existen sonidos creados específicamente para gatos que han demostrado su efectividad a la hora de calmarlos.
  • Intenta asociar los objetos que disparan la ansiedad de tu gato con cosas positivas: por ejemplo, si el felino se altera cuando ve que te pones los zapatos, déjalos previamente al lado de algún premio o juguete.
  • Desensibiliza los estímulos estresantes: si el gato siente ansiedad cuando coges las llaves, agárralas y suéltalas varias veces al día. De esta forma, conseguirás que deje de asociarlas con tu marcha.
  • Realiza salidas en falso: abre, sal, entra y cierra la puerta de tu casa en momentos aleatorios. Este es otro ejercicio de desensibilización, pero es mejor que lo lleves a cabo después de trabajar las señales previas a tu marcha.
  • Distráelo antes de salir: antes de irte, esparce por la casa algo de comida seca o premios. Así conseguirás que el gato esté concentrado en buscarlos y no se percate de que has salido de casa. Los juegos de inteligencia también son una buena opción.
  • Pide a otro miembro de la familia que le preste atención a la mascota cuando te vas: así diminuyes la sensación de abandono que tu marcha genera en el gato. Además, los mimos y los juegos calmarán su ansiedad.
  • Pasa tiempo de calidad con tu gato: si el cariño y el juego están presentes en el día a día, será más fácil para el felino sentir que siempre vas a volver, pues le demuestras tu afecto.
  • Crea rutinas: seguir horarios estrictos para las comidas, limpieza o juegos ayudará al félido a sentir que tu marcha forma parte de esa rutina, al igual que tu vuelta. Restar incertidumbre a la vida de tu gato siempre es una ayuda para su salud mental.
Un ejemplo de gimnasio para gatos.

Por último (pero no menos importante), no castigues a tu gato. Los comportamientos alterados que tiene son producto de echarte de menos. Aunque es una situación difícil de abordar, una reprimenda nunca va a solucionar lo que sí arreglan la paciencia y el refuerzo positivo. Si ves que no puedes con el cuadro por tu propia cuenta, no tengas miedo de consultar a un profesional.

Te podría interesar...
15 cosas comunes que podrían matar a tu gato
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
15 cosas comunes que podrían matar a tu gato

En el hogar hay cosas que podrían matar a tu gato que están muy a su alcance. Ten en cuenta qué elementos son y mantenlos lejos del felino.



  • de Souza Machado, D., Oliveira, P. M. B., Machado, J. C., Ceballos, M. C., & Sant’Anna, A. C. (2020). Identification of separation-related problems in domestic cats: A questionnaire survey. PloS one15(4), e0230999.
  • Solis-Moreira, J. Cats Are Calmed by Cat-Specific Music.
  • Edwards, C., Heiblum, M., Tejeda, A., & Galindo, F. (2007). Experimental evaluation of attachment behaviors in owned cats. Journal of Veterinary Behavior2(4), 119-125.