Los animales que viven en islas tienen cerebros mayores

Eugenio Fernández · 25 diciembre, 2018
Los animales que viven en islas se han tenido que adaptar a circunstancias más impredecibles, y ello podría haber influido en el tamaño de su encéfalo

Los animales que viven en islas han tenido que hacer frente a numerosas presiones evolutivas diferentes a las de sus congéneres continentales. Es por ello que unos investigadores han descubierto en un estudio comparativo que esto podría influir en el tamaño del cerebro.

¿Qué ocurre con los animales que viven en islas?

Un estudio cuyo protagonista es la petroica carbonera (Petroica macrocephala) ha despertado el interés de la comunidad científica. Su nombre científico no es casual y hace referencia al tamaño de su cabeza, de mayor tamaño que las aves del continente.

Este pequeño pájaro apenas mide unos trece 13 centímetros de largo, es insectívoro y posee diferentes plumajes en las islas donde viven. Los machos normalmente son blancos y negros, aunque la subespecie de las islas Snares es prácticamente negra.

Un grupo de investigadores liderado por el español Ferran Sayol ha comparado el encéfalo de los animales que viven en islas con sus congéneres continentales, con el objetivo de ver las diferencias entre ambas especies.

Petroica carbonera

Es cierto que existen muchos animales que viven en islas de extremada inteligencia: uno de los ejemplos más conocidos es el de los cuervos de Nueva Caledonia. Y es que, aunque en general los córvidos son aves extremadamente inteligentes, el caso de estas aves capaces de usar herramientas es increíble.

Un estudio de enorme envergadura

El equipo de investigadores ha analizado más de 11 000 ejemplares de 1 931 especies de aves tanto continentales como de animales que viven en islas. El resultado es que en general las aves insulares presentan cerebros mayores.

La investigación sugiere que los entornos isleños son más impredecibles y que, por tanto, podrían haber seleccionado el tamaño del encéfalo de los animales que viven en islas. Otra opción es que aquellas aves de mayor inteligencia hayan sido capaces de colonizar con mayor eficacia estos ecosistemas.

Las aves, ¿la excepción?

Aunque los científicos no descartan que este patrón se pueda repetir en otros animales, es cierto que existen estudios en primates que no han arrojado los mismos resultados, aunque puede que se deba a que la muestra no era tan global como la de este estudio.

Petroica macrocephala

También podría influir que la capacidad de vuelo de las aves les permite colonizar ecosistemas nuevos de forma mucho más efectiva, lo que llevaría a una mayor especialización.

Las islas son pequeños laboratorios para los investigadores en el campo evolutivo, y es que se han visto otros procesos similares como el hecho de que el tamaño de los animales tiende a variar, en muchos casos reduciendo la envergadura de los animales que viven en islas.

Sin embargo, el patrón del tamaño cerebral es mucho más claro y parece que, en general, en todas las aves insulares encontramos encéfalos más grandes de lo esperado. Los investigadores insisten en no engrandecer los resultados, y simplemente pensar en este estudio como una muestra de que las islas son lugares con enorme incertidumbre.

Ferran Sayol, Philip A. Downing, Andrew N. Iwaniuk, Joan Maspons & Daniel Sol. Predictable evolution towards larger brains in birds colonizing oceanic islandsNature Communications. DOI: 10.1038/s41467-018-05280-8