El pájaro de la película Río no está extinto

Eugenio Fernández · 14 octubre, 2018
Si bien es cierto que no quedan ejemplares en libertad del guacamayo de Spix, todavía restan más de 100 animales en cautividad

Recientemente saltaba la noticia de que el pájaro de la película Río está extinto. Lo cierto es que, aunque su situación es a día de hoy enormemente frágil, aún existen estas aves en nuestro planeta, que protagonizaron la famosa película de animación.

¿El pájaro de la película Río está extinto?

Declarar a una especie extinta es algo serio y, sobre todo, difícil. Cuantos menos ejemplares quedan de una especie, más difícil se hace avistarlos para comprobar y certificar la extinción; este es el caso del pájaro de la película Río, el guacamayo de Spix.

El último área de distribución conocida del pájaro de la película Río es al norte del estado de Bahía, en Brasil, donde a mediados de los 80 sobrevivían al menos tres ejemplares, los cuales fueron capturados a finales de esta decada para ser vendidos como mascotas.

Curiosamente, a principios de los 90 fue avistado un macho del pájaro de la película Río, pero este se encontraba emparejado con una hembra de otra especie: el macaraná cara afeitada.

Se sabe que este macho sobrevivió hasta el final del año 2000. A partir de ahí, no existen registros fiables de avistamientos de este pájaro a pesar del trabajo de los científicos en la zona. Sin embargo, un avistamiento hizo saltar las alarmas en 2016, aunque no se ha vuelto a localizar al animal.

Ahora, un grupo de científicos ha analizado las amenazas, los patrones que han tenido las poblaciones de la especie y los últimos avistamientos. Estos investigadores han sugerido que el animal estaría extinto en la naturaleza, por lo que recomienda que sea declarado como tal.

Guacamayo de Spix
Fuente: Wikipedia Commons

Pero a día de hoy el pájaro de la película Río, el llamado guacamayo de Spix, sigue catalogada como especie en peligro de extinción de forma crítica. La nueva clasificación declararía a la especie desaparecida en la naturaleza, lo cual no quiere decir que el guacamayo de Spix esté extinto: aún quedan ejemplares en cautividad aptos para la reintroducción.

¿Por qué han desaparecido tantos ejemplares de guacamayo de Spix?

Aunque aún existe en nuestro planeta, es cierto que el guacamayo de Spix (Cyanopsitta spixii) está prácticamente desaparecido de la Tierra. Lo cierto es que ya en su descubrimiento, a principios del siglo XIX, la especie ya estaba enormemente amenazada por la deforestación.

Se cree que al menos desde principios del siglo XX este hábitat no podía albergar más de 60 ejemplares debido a la fragmentación del ecosistema y a diversas especies invasoras como ratas o gatos. Incluso el mono tití se come los huevos de este pájaro azul.

La explotación del ecosistema del pájaro de la película Río lo ha expulsado de sus antiguos territorios, además de las capturas ilegales realizadas en los 70 y 80. Los guacamayos de Spix están ligados a árboles como la caraiba, que crecen muy despacio.

Cyanopsitta Spixii
Fuente: Wikipedia Commons

¿Volverá el guacamayo de Spix a la naturaleza?

Pero no toda la esperanza está perdida, pues sabemos que desde los 80 esta especie está amenazada. En 1987 se realizó una reunión internacional en un zoo en España conocido como Loro Parque, que contaba, entre otros, con ejemplares de esta especie.

En 1990 se organizó un comité para la recuperación de esta especie, para lo que se emplearon a los 15 ejemplares de guacamayo de Spix que aún sobrevivían en cautividad. La propia fundación Loro Parque financió programas de conservación de la especie y cedió todos sus ejemplares al proyecto de reintroducción.

A día de hoy existen más de 100 ejemplares de guacamayo de Spix en cautividad, algunos de ellos en centros de conservación de la especie y unos pocos en zoológicos, gracias al trabajo de veterinarios, biólogos y otros profesionales.

Muchos de estos animales podrían volver al medio natural: apenas hace unos meses fue firmado un acuerdo por el que 50 de estas aves serán enviadas a Brasil. Se planea que en 2022 comience el proyecto de reintroducción y el pájaro de la película Río pueda volver a los bosques que rodean los ríos brasileños.