Los animales que se pueden ver en África

Virginia Duque Mirón · 26 mayo, 2018
Probablemente, algunas de estas especies se puedan ver en zoológicos, pero no todas, y no es lo mismo verlas en su hábitat natural que en cautividad; en excursiones o safaris se pueden avistar ejemplares que están en peligro de extinción

Aunque África es conocida por ser el continente más pobre del mundo, también es uno de los más ricos en naturaleza, especialmente en lo que tiene que ver con la fauna. Hay animales que se pueden ver en África y, posiblemente, en ningún otro lugar del mundo. Te hablamos de algunos de ellos.

Los animales que se pueden ver en África

Sin duda, hay muchos de estos animales que hay que ver una vez en la vida. Si estás planeando un viaje a África y quieres saber cuáles son, no pierdas la oportunidad de conocerlos en esta lista que hemos creado para ti:

León

Es conocido como el rey de la selva, el que no tiene depredadores y siempre sobrevive. Quizá hayamos visto alguno en un zoo cuando éramos pequeños, pero observarlos en su hábitat natural será una experiencia inolvidable.

Animales que no se pueden tener como mascotas: león

Un animal salvaje donde de los haya, pero al que nos encantaría poder achuchar. ¡Qué lástima que no se pueda!

Jirafa

La jirafa es un animal muy tranquilo, pero, además, es muy interesado. Es posible que no se acerque a ti a menos que tengas algo que les guste para darles de comer. Lo cogerá y se irá. Así son ellas, pero, ¿acaso su belleza no les da derecho a ser arrogantes? Nosotros creemos que sí, ¿qué opinas tú?

Jirafa

Elefante

África no es el único lugar del mundo en el que ver elefantes, pero sí es el único donde conocer al elefante africano, que tiene formas perfectas, patas robustas y es de los más grandes de las especies. Viven en bosques, selvas y sabanas, normalmente cerca de algún lugar en el que haya agua por su tendencia a bañarse a menudo y por todo lo que necesitan beber.

Proteger a los elefantes

Leopardo

Hay muchísimos en el continente, pero no son tan fáciles de divisar, entre otras cosas porque se pasan casi todo el tiempo sobre los árboles, como si fuera una garita de vigilancia. Su piel aterciopelada, su mirada dulce que lo hace parecer inofensivo, y su agilidad, es lo que siempre nos ha enamorado de este animal.

Felinos más grandes: leopardo

Rinoceronte

‘El animal deprimido’ es el nombre que le otorgaron muchas tribus indígenas a esta especie que siempre parece baja de ánimo. El rinoceronte es solitario y poco social, así que no suele tolerar la presencia de humanos que le ronden cerca.

Animales solitarios: rinocerontes

Gorila de montaña

Esta, desgraciadamente, es una especie en peligro de extinción, pues se cree que solo hay unos 720 ejemplares en todo el mundo. Por ello, es difícil que se pueda ver alguno, incluso si te embarcas en una de las excursiones en las que te prometen que los verás. Tendrás que arriesgarte si quieres ver un animal tan singular.

Gorila de montaña: características

Hipopótamo

Pocos animales han despertado tanta ternura en nuestra infancia como este. A pesar de no ser un tierno peludo, su presencia tranquila y su mirada dulce siempre nos ha atraído. Como curiosidad, te contaremos que a pesar de su tamaño y su tranquilidad son capaces de correr a 32 km/h. ¡Increíble!, ¿no?

Hipopótamo

Cocodrilo del Nilo

Quizá no sea el animal más venerado o buscado en una excursión, pero merece la pena conocerlo y disfrutar de verlo de cerca. Bueno, no de muy cerca, sino en uno de los safaris que se organizan en el continente para ver a esta especie de cocodrilo.

Cocodrilo

Cebras

Las cebras son uno de los animales más curiosos que existen, pues parecen pasar por manos de un pintor antes de nacer. Una belleza de animal que comparte la familia equina de los caballos, con los que guarda grandes similitudes.

Cebras

Aunque sería posible verlas en libertad, la mayoría de los ejemplares están en parques y reservas naturales con el fin de preservar la especie.

Es triste pensar que muchas de estas especies están desapareciendo de la tierra por un depredador común: el hombre. Queremos riquezas y el poder ha llevado a que quizá en unos años no podamos disfrutar de muchas de ellas. Una triste realidad que todos debemos ayudar a frenar.