Lo que no sabías de las medusas

Virginia Duque Mirón · 7 octubre, 2018
A lo mejor lo que no sabías de las medusas es que su tamaño es tan variable que pueden ser más pequeñas que una uña o llegar hasta los tres metros de diámetro y 30 metros de longitud

Las medusas son esos seres que no nos gusta encontrarnos cuando vamos a la playa, y su veneno se impregna en nuestra piel y puede causarnos grandes molestias. Aun así, hay que reconocer que son seres increíbles, de majestuosa belleza y que no pasan desapercibidos. Hay una serie de curiosidades que quizás no sabías de las medusas.

Curiosidades que no sabías de las medusas

Son un 95 % agua

Siempre hemos visto a las medusas como una masa de gelatina, pues no tienen concha ni esqueleto ni una estructura ósea. No obstante, el 95 % de su cuerpo es agua, por lo que para sobrevivir requieren aún más agua.

De hecho, si algo las expulsa de su hábitat natural acuático mueren, pues como la mayor parte de su organismo es agua necesita de esta para sobrevivir.

Hay medusas en todo el mundo

No importa a qué lugar del mundo vayas, pues no podrás huir de ellas. Hay medusas en todos los océanos del mundo y en todos los mares. Unas pican y otras no, unas son más grandes y otras más pequeñas, algunas más coloridas, y otras menos, pero existen en todo rincón de la tierra.

La más pequeña del mundo

La medusa más pequeña del mundo es también la segunda más venenosa, y se llama irukandji o carukia barnesi. Mide menos que una uña de un dedo de nuestra mano.

La primera más venenosa del mundo es la chironex fleckeri, conocida también como avispa de mar. Y no solo eso, sino que es considerada el ser vivo más letal del planeta por encima de muchos conocidos como la coral roja u otros.

Medusas pequeñas brillantes

Algunas brillan

No todas pican, pero tampoco todas brillan. No obstante, hay ciertas especies que brillan y no solo en la oscuridad, sino que su composición es brillante todo el tiempo. Esto es un método de defensa que hace entender a sus depredadores que son tóxicas y que es mejor no acercarse a ellas.

Las hay con dientes

Si ya sabemos lo que duele que una medusa nos pique, no podemos ni pensar en qué será que nos muerda. Sí, hemos dicho ‘muerda’ porque hay una especie conocida como ‘medusa peina’, que tiene varios cientos de filas de dientes que en realidad son unos pequeños pelos rígidos adecuados de tal forma que están afilados y pueden perforar o desgarrar a una presa hasta hacerla llegar al estómago.

Esta especie, como era obvio, es carnívora y canibalista, así que puede alimentarse de otras medusas también.

Clonación

Una de las curiosidades que no sabías de las medusas es que tienen poder y capacidad de clonación. Si una es cortada por la mitad, ambas mitades pueden regenerarse y convertirse en dos medusas independientes.

Los enredos

Si alguna vez te ha picado una medusa seguro que has pensado que ojalá se enredaran sus tentáculos y no pudiera volver a picar a nadie más. ¿Sabes qué? Esto jamás pasará. Sus tentáculos, aunque algunas los tienen muy largos, son muy resbaladizos, por lo que ni se pueden enredar ni pueden picarse a ellas mismas, aunque sí a otras medusas.

La más grande

Ya que hablamos del ejemplar más pequeño, cabe mencionar también al más grande. Se le conoce como melena de león y es la especie más grande del mundo. Pueden alcanzar los dos o tres metros de diámetro y 30 metros de largo, ¡más que una ballena azul!

Medusa melena de león gigante

La melena de león más grande del mundo encontrada mide 36 metros de longitud.

Las puedes comer

Hay algunas que se comen. En Corea, por ejemplo, preparan ensalada de medusas, y en Japón hay caramelos que contienen polvo de medusas. ¿Te atreverías a probarlas?

Paseadoras de cangrejos

Si entre nosotros está de moda lo de ser paseador de perros, entre las medusas lo que se lleva es pasear a los cangrejos. Sí, estos se suben encima y ellas los llevan en un largo recorrido. Los cangrejos no son dañados por el veneno debido a su fuerte caparazón.

Para quienes digan que la naturaleza no es sabia, las medusas y todas estas curiosidades reflejan cuánto se equivocan.