Las uñas de los gatos. ¿Qué hacer con ellas?

Las uñas de los felinos están adaptadas para funcionar como una herramienta para su vida salvaje. Sin embargo, al estar en cautiverio pierden su utilidad, así que se debe crear alguna alternativa para que el gato satisfaga su necesidad de emplearlas.
Las uñas de los gatos. ¿Qué hacer con ellas?

Última actualización: 25 noviembre, 2022

Arañazos, destrozos en tus muebles, marcas en tu ropa; las uñas de los gatos pueden ser un verdadero dolor de cabeza. Muchas personas, por comodidad, optan por extirpar quirúrgicamente las garras del animal y de esta forma saldar el problema. Sin embargo, es inhumano mutilar a un animal solo para solucionar algo que puedes corregir por medio de un poco de entrenamiento y paciencia.

A pesar de que no lo parezca, la conducta de arañar es natural para los gatos. Esta no solo busca desgastar el tamaño de sus garras, sino que también le sirve como un tipo de marcaje territorial. Por esta razón, es complicado erradicarlo, pero seguro que se puede reducir si se siguen las pautas adecuadas. Sigue leyendo este espacio y descubre cómo lidiar de la mejor manera con esta situación.

La importancia de las uñas en los gatos

Antes de dar las recomendaciones sobre qué hacer para que las uñas no se vuelvan un problema, vamos a reflexionar en la importancia de que los gatos las conserven:

  • Las uñas les ayudan con el equilibrio y la movilidad.
  • Arañar forma parte de sus conductas de marcaje.
  • Les ayuda a defenderse.
  • Sirven para trepar.


Como se puede ver, las uñas de los gatos no son un simple adorno de su apariencia, sino que tienen una función específica en su vida diaria. Sin embargo, debido a que los felinos tienden a arañar diferentes objetos en el hogar o incluso a sus tutores, es posible que se busque una alternativa para lidiar con ellas. A continuación, se presentan algunas recomendaciones y alternativas para solucionar este problema:

1. Educación

shutterstock_224049466

La forma más fácil de evitar cualquier clase de problema de comportamiento es a través de la educación desde cachorros. La mejor manera de evitar que un gato arañe un lugar equivocado es enseñarle desde pequeño los lugares que puede arañar.

Rasguñar es natural para los gatos y corresponde un comportamiento que es incluso benéfico para ellos, pues es una de las maneras que usan para marcar su territorio. Es más, su salud mental está profundamente ligada al tiempo que dedican a hacerlo, así que lo mejor que puedes hacer es conseguir un poste para rasguñar, enseñarle a utilizarlo y recompensarlo cuando lo haga bien.

Si decides esterilizar a tu gato, recuerda hacerlo durante el tiempo recomendado (entre los 7 y 10 meses). Esto evitará que desarrolle, en parte, la costumbre de estar marcando el territorio.

2. Repelentes

Los repelentes para mascotas son sustancias diseñadas para evitar que las mascotas se acerquen a zonas con las que no quieres que tenga contacto. Los gatos tienden a marcar las mismas zonas regularmente. Por lo tanto, puedes emplearlo en los objetos que veas que tu gato suele arañar y disuadirlo sin usar un método violento.

3. Agua en Spray

Otro método no violento que puedes emplear para disuadir a tu gato, es arrojarle un poco de agua con un spray en cuanto observes que está arañando un lugar que no es apropiado. Este método es bastante efectivo para disuadir a los gatos, pero solo funciona si se hace atrapado en flagrancia. Si lo usas para corregirlo de manera posterior, tu mascota no entenderá por qué lo estás reprendiendo.

Sin embargo, los gatos pueden ser bastante aprensivos a aprender a través de castigos, así que es mejor utilizar el método de recompensas (reforzamiento positivo).

4. Corte de uñas

shutterstock_235513594

También se puede cortar un poco la punta de las uñas del gato con cierta periodicidad, pero debes evitar cortar demasiado. Los gatos tienen una vena dentro de las uñas que las nutre, por lo tanto, puedes causarle una hemorragia o daños permanentes en las patas en caso de que la cortes por accidente.

Algunos prefieren llevarlos al veterinario para que realice el proceso, sin embargo, si eres cuidadoso no tendrás mayor dificultad. Además, debes tener en cuenta si tu gato sale a la calle o permanece en casa, pues al cortarle la punta de las uñas lo incapacitas para defenderse o para hacer cosas como trepar.

5. Realizar el marcaje por él

Los gatos tienen diferentes métodos de marcaje del territorio, incluyendo por supuesto el uso de feromonas. Algunos veterinarios recomiendan pasar un pañuelo por la cara y cuerpo del gato para impregnarlo del aceite que produce a través de sus glándulas faciales y corporales.

Los gatos usan ese aceite para marcar objetos como suyos, por lo tanto, si frotas tus muebles con el pañuelo impregnado podrás evitar que tenga la necesidad de marcarlo, pues ya estará delimitado como suyo.

6. Compra un rascador

Los rascadores son perfectos para dirigir la atención del gato a un objeto que puede rascar. Por lo común, son torres estables que están cubiertas de cuerdas, madera o cartón, materiales que ayudan a desgastar las garras de los gatos. Este suele ser un elemento indispensable en la vida del felino, por lo que es bueno optar por tener más de uno en su zona de juegos.

En caso de que te cueste mucho redirigir su atención al rascador, puedes emplear un poco de catnip y frotarlo en su superficie. El gato se sentirá atraído por el olor de la hierba y comenzará a familiarizarse con su nuevo juguete. Claro está, no en todos los gatos funciona esta estrategia, pero la mayoría ama este tipo de hierba gatera.



7. Cubrir los muebles

Algunos dueños optan por cubrir sus muebles con algún tipo de material duro que no le permita al gato meterse debajo de y que se sienta incómodo al tacto.

Desafortunadamente, este método hace que tú no puedas disfrutar tus muebles, ni tampoco disuade al animal para que deje de arañarlos. Es más, lo hará en el momento que tenga la oportunidad, pues simplemente evita que el mueble reciba alguna clase de daño de manera temporal.

Sin embargo, puedes utilizarlo acompañado con algún otro método de disuasión. Así evitarás daños en tus enceres mientras tu mascota atraviesa por el proceso de educación y adaptación a las normas del hogar, mientras que le permites hacer el reconocimiento del espacio.

¿Qué es la oniquectomía o desungulación felina?

La oniquectomía es una operación quirúrgica que consisten en la extirpación de las últimas falanges y garras del felino. Si bien es cierto que esta es una medida efectiva para acabar con los problemas de las uñas, la realidad es que es un procedimiento extremista y poco ético.

Las uñas de los gatos no solo le sirven para defenderse, sino que tienen un rol importante en su comunicación, expresión física e incluso en movilidad. Esto significa que el retirarlas por completo, afectaría en general a su bienestar y le impediría realizar sus comportamientos naturales.

Por lo tanto, lejos de ser una solución, la oniquectomía es una operación estética que solo sirve para darle gusto a los tutores, pues tiene un efecto negativo en el felino. De hecho, en varios países de América y en España se ha prohibido llevarla a cabo por los perjuicios que genera. Por ello se fomenta el uso de opciones alternativas más amigables que regulen las problemáticas de las uñas de los gatos.

En caso de que ninguno de los consejos anteriores te sirva para controlar a tu felino, tendrás que buscar la atención especializada de un etólogo o veterinario. Cualquiera de los dos te ayudará a definir el problema que tiene tu gato para controlar sus uñas. Ten en mente que esto también puede ser debido a un problema de salud, así que visita al profesional lo antes posible.

Te podría interesar...
¿Cómo cortarle las uñas a un gato y no morir en el intento?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Cómo cortarle las uñas a un gato y no morir en el intento?

Cortarle las uñas a un gato puede resultar una tarea tediosa y traumática para él. Pon en práctica estos consejos y haz que sea más llevadero para ...




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.