Laika de Siberia Oriental

Laura · 29 diciembre, 2017
Se trata de un perro de caza originario de Rusia, resistente a las bajas temperaturas y con un carácter activo y al mismo tiempo equilibrado

El laika de Siberia Oriental es un perro de tamaño mediano-grande muy resistente a las bajas temperaturas y con un carácter vivaz que te conquistará. A pesar de haber sido criado para la caza, el laika de Siberia Oriental es mucho más que un can cualquiera.

Origen del laika de Siberia Oriental

El laika de Siberia Oriental es una raza de perros cazadores nativa de Rusia; proviene concretamente de la zona de los Urales, así como de zonas boscosas del este y oeste de Siberia.

A comienzos del siglo XX los primeros estándares de los Laika de Vogul (Mansi) y Ostyak (Khanty) fueron criados separadamente por cinólogos rusos. En 1947 se propuso una nueva clasificación de las razas laïka, y los ejemplares estrechamente ligados de khanty y mansi fueron unificados en una sola raza.

Actualmente, el laika de Siberia Oriental es el perro de caza más frecuente en Rusia. Aunque se extiende por todo el país, la raza es especialmente popular dentro de su área nativa.

Apariencia del laika de Siberia Oriental

El estándar de la raza para el laika de Siberia Oriental fue aprobado en 1952, aunque el último estándar revisado es de 2010. Según dicho estándar, se trata de un can de talla media-grande con una estructura fuerte y bien definida.

Laika de Siberia Oriental: comportamiento

Esta raza tiene un dimorfismo sexual claramente pronunciado, lo que se traduce en que los machos son más grandes que las hembras y que gozan de un desarrollo muscular diferente. La altura a la cruz debe ser de 55-62 centímetros en machos y de 51-58 centímetros en hembras. Aunque según la Federación Cinológica Internacional, tan importante como son las medidas o quizás más, también son las siguientes proporciones:

  • El largo del cuerpo debe superar la altura a la cruz entre un 3% y un 7% en los macho, mientras que el de las hembras debe situarse entre el 4% y el 8%.
  • La altura a la cruz excede la altura a la grupa en uno o dos centímetros (machos), y es igual o excede la altura a la grupa en solo un centímetro (hembras).
  • El largo de la cabeza excede considerablemente su ancho.
  • El largo del hocico es igual o algo menor que la mitad del largo de la
    cabeza.
  • El largo de las extremidades desde el suelo hasta el codo debe superar levemente la mitad de la altura a la cruz.

La cabeza tiene que ser delgada, con forma de cuña, proporcionada al tamaño del perro. Su forma es similar a la de un triángulo equilátero, vista desde arriba. La región craneal es moderadamente ancha, y es menor en las hembras que en los machos.

El manto se compone de una doble capa: la externa es tupida, dura y lacia, mientras que la  interna es suave, abundante y vellosa. En la cabeza y orejas el pelo es corto y tupido, y en los hombros y cuello es más largo.

En lo relativo al color, suele ser gris salpicado de marrón rojizo, rojo con marrón rojizo, gris, rojo, leonado y marrón rojizo en todas las tonalidades. También se aceptan el blanco puro o particolor; es decir, blanco con parches de cualquiera de los colores antes mencionados similares al color base.

Carácter y temperamento de la raza

El laika de Siberia Oriental se caracteriza por tener un temperamento equilibrado. Se trata de un perro vigoroso con mucha energía y con un sentido del olfato bien desarrollado para detectar a la presa.

Laika de Siberia Oriental: cuidados

Por otra parte, es un gran cazador, por lo que no es recomendable tener otras mascotas como gatos o conejos con él. Seguro de sí mismo, se muestra muy fiel hacia el amo y la manada, aunque se muestra alerta e intimidante ante los extraños.

Cuidados y salud del Laika de Siberia Oriental

Procedente de la región más fría de Eurasia, es normal que esta raza se adapte bien a las bajas temperaturas. Su doble pelaje le protege del frío y la humedad, por lo que requiere cierto cuidado. Es recomendable, al menos, un cepillado semanal y evitar el abuso del baño para no dañar su protección capilar.

Se trata de una raza resistente para la que no se ha reseñado la especial incidencia de enfermedades concretas. No obstante, al tratarse de una raza de gran tamaño, hay que vigilar sus articulaciones para evitar problemas como la displasia de cadera, así como problemas más serios tales como la torsión de estómago o enfermedades cardio-vasculares.

En definitiva, el laika de Siberia Oriental es un perro resistente que necesita actividad física, y una dieta adecuada y equilibrada. Si seguimos estos sencillos pasos tendremos una mascota vivaz, sana y feliz.