Lagartos de cola espinosa (género Uromastyx): cuidados en cautiverio

21 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Una vez se adaptan a la vida en el terrario, los lagartos de cola espinosa son mascotas fáciles de cuidar. Por esta razón, se han popularizado mucho en los últimos años.

Existen unas 17 especies de lagartos de cola espinosa y todas ellas pueden ser mantenidas en cautividad si sobreviven al periodo de adaptación. Algunas de las especies más fáciles de encontrar en el mercado son el lagarto de cola espinosa egipcia (Uromastyx aegyptis), cola espinosa ornamentada (U. ocellatus ornatus) y cola espinosa ocelada (U. ocellatus).

Estos animales son resistentes una vez que se establecen y se adaptan al terrario y pueden llegar a vivir muchos años. No obstante, cada especie tiene una conducta diferente y el más dócil suele ser el lagarto de cola espinosa ornamentada. Por desgracia, muchos tienden a huir cuando se acerca una persona y esto es señal de que han sido capturados.

Consideraciones previas

Hay una enorme falta de conocimiento sobre el origen de estos animales en el mercado. En su mayoría, no se sabe de dónde provienen muchas mascotas comercializadas y rara vez cuentan con permisos legales.

Por otro lado, es cierto que los lagartos de cola espinosa se reproducen fácilmente en cautividad y que muchos de los animales comercializados provienen de este método de obtención.

Sin embargo, la demanda en Europa es tan alta que muchos de los animales que acaban vendiéndose provienen de la naturaleza. En este continente, un solo ejemplar de cola espinosa puede alcanzar fácilmente los 1 800 euros en el mercado negro.

En general, casi todas las especies de lagartos de cola espinosa están amenazados bien por la destrucción de su hábitat o bien por la extracción ilegal. Por ello, muchas de las especies están incluidas en el apéndice II de CITES.

Esto quiere decir que su tráfico y comercio están totalmente regulados y es ilegal tener un ejemplar sin los papeles que certifican que ha sido criado en cautividad. Por ello, si te decides a adquirir un lagarto de cola espinosa, asegúrate de que tienen un origen legal.

Además de no ser ético capturar animales en su medio, cuando el ejemplar llegue al terrario sufrirá muchísimo estrés y sus probabilidades de adaptación son realmente bajas. A la hora de obtener una mascota de su medio natural, el tutor perderá también bienestar y dinero.

Dos lagartos de cola espinosa se relajan al sol.

Cuidados en cautiverio de los lagartos de cola espinosa

A diferencia de los dragones barbudos o los geckos, los lagartos de cola espinosa no son tan comunes en el mercado. Por tanto, la información disponible sobre sus cuidados es más limitada, así como su capacidad de adquisición.

En Europa solo existen dos criadores que comercializan legalmente con la especie, el resto de ejemplares parece provenir de capturas ilegales. Como en la mayoría de los casos este suele ser su origen, la adaptación al terrario es dura, por lo que mientras mejor se configure y más espacio y tranquilidad se les ofrezca, mayores serán las probabilidades de éxito.

El terrario para los lagartos de cola espinosa

A la hora de crear un buen terrario para estos animales se debe tener conocimientos sobre el tipo de ecosistema del que provienen. Sin embargo, otra vez se vuelve al mismo problema: rara vez se conoce la especie obtenida con exactitud y su origen.

En general, todos los lagartos provienen de un ambiente más o menos desértico, por lo que un terrario árido será el más indicado. Ninguna especie de Uromastyx crece por encima de los 50 centímetros de longitud, así que con un terrario de 150 litros es suficiente para cualquier ejemplar adulto.

En la naturaleza, los lagartos de cola espinosa excavan túneles de hasta 3 metros de profundidad. Esta conducta natural es difícil de llevar a cabo dentro de un terrario, pero siempre se puede intentar tener una instalación muy alta para colocar, al menos, 50 centímetros de sustrato. Este consistirá en arena fina y algo de grava.

Sobre el terreno es muy importante colocar multitud de refugios bajo la arena, para permitir que los animales excaven dentro del propio refugio. Además, deberán apilarse algunas piedras estables para que el lagarto trepe y tome el sol.

Parámetros ambientales

Como ocurre con el resto de reptiles, los lagartos de cola espinosa son animales de sangre fría y se moverán por su entorno para controlar su temperatura corporal.

De este modo, hay que colocar una potente lámpara de calor que mantenga el terrario a más de 48 ºC durante el día. Para ayudar a conseguir esta temperatura puede añadirse más calefactores. Por supuesto, no todo el terrario debe estar a una temperatura tan alta.

En el refugio y cerca de él, es mejor que la temperatura ronde los 32 ºC. Cuando llegue la noche, la temperatura deberá descender por debajo de 21 ºC. Lo mejor es automatizar los ciclos de luz-oscuridad a 12-12 horas y que los calefactores se apaguen poco antes del periodo nocturno.

El lagarto de cola espinosa necesita también radiación UV. Las lámparas pueden aplicarse exclusivamente sobre la zona donde el animal se asolea o por todo el recinto.

Las bombillas de luz UV deben dejar pasar una radiación de entre el 8 y el 10 %. Si fuera posible, es mejor colocarla bajo la malla de protección que traen los terrarios para reptiles. Estas bombillas deben cambiarse cada 6 meses o bien cuando especifique el fabricante.

Por último, los lagartos de cola espinosa no toleran la humedad, solo en el refugio. Por esta razón, la humedad en el recinto no debe superar el 35 %, pero dentro del refugio se debe intentar que el parámetro ascienda hasta el 65 %. Esto parece que ayuda a los animales con la muda de su piel.

La alimentación de los lagartos de cola espinosa

Lejos de lo que pueda parecer por su aspecto, los lagartos de cola espinosa son animales herbívoros. Evidentemente, en la naturaleza pueden capturar de forma ocasional algún insecto, pero demasiada proteína animal podría dañar sus riñones.

La mejor dieta para estos lagartos es la basada en hojas verdes como son la escarola, hojas de berza, diente de león, espinacas, etc. Además, para complementar aún más su alimentación y hacerla más variada, se les puede ofrecer una gran variedad de legumbres como lentejas, guisantes o frijoles.

Los ejemplares adultos pueden ser alimentados 4 veces a la semana. Es mejor no sobrealimentarlos, ya que en la naturaleza pueden estar meses sin comer. No obstante, a las crías y ejemplares muy jóvenes sí hay que darles de comer diariamente.

Un ejemplar de Uromastyx sobre fondo negro.

Adquirir dos ejemplares de la misma especie, que sean de sexo distintos y que críen es muy complicado debido a la falta de individuos a la venta. Es mejor disfrutar de ellos como mascota y no para criarlos. Como dijimos, asegúrate de que el animal que adquieras haya sido criado en cautividad. Si no fuera así, no lo compres.

  • Gray, R. (January, 2014). Care Sheet for the Genus Uromastyx. Herp Care Collection. Disponible en: http://www.anapsid.org/uromastyx.html
  • Kruzer, A. (June, 2020). Spiny-Tailed Lizard (Uromastyx): Species Profile. The spruce Pets. Disponible en: https://www.thesprucepets.com/uromastyx-care-1239574
  • Wilms, T. & Al Rasbi, K.J.M. 2013. Uromastyx thomasi. The IUCN Red List of Threatened Species 2013: e.T199600A2605933.