La memoria en perros, ¿cómo saben a qué hora comen?

Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
· 5 junio, 2019
La memoria de los perros en un fenómeno que ha sido muy poco estudiado hasta el momento; muchos científicos dicen que los perros tienen memoria a corto plazo, pero muchos dueños de perros aseguran lo contrario

Hasta hoy no existe evidencia científica de que los perros puedan saber qué hora es. Cabe la posibilidad de que eso se deba a que los investigadores solo han explorado este tema muy recientemente. Muchos de quienes tenemos mascotas, podemos afirmar que los perros tienen memoria y saben cuándo es la hora de comer, y que también saben contar.

Dado que el tiempo es un invento humano, al menos en la forma en la que normalmente lo pensamos nosotros, en términos de segundos, minutos y horas… nos asalta la duda: ¿pueden los perros, u otros animales, realmente entender el tiempo de manera similar a como lo hacemos nosotros?

¿Qué vislumbra la ciencia?

Al estudiar la memoria cognitiva en otros animales, los científicos observan dos aspectos de la memoria a largo plazo: la memoria implícita y la declarativa.

En los humanos, la memoria implícita a veces se llama memoria muscular. Por este proceso se almacena información que se usa de modo inconsciente. Una vez que aprendemos a montar en bicicleta, a atar nuestros zapatos, o tocar el piano, lo recordamos sin tener que pensar en ello.

La memoria declarativa o explícita almacena información de hechos que suceden o cosas que aprendes a lo largo de tu vida. Así, esta se compone de experiencias personales.

Este almacén de recuerdos explícitos, abarca desde las operaciones de multiplicación que aprendiste siendo niño hasta el sabor de una fruta.

La memoria declarativa hasta hace poco se venía considerando un rasgo exclusivamente humano, pues otorga la capacidad de traer a la conciencia, de forma voluntaria, episodios o hechos de nuestra vida. Gracias a la memoria declarativa podemos revivir experiencias que ocurrieron hace tiempo, y contar o escribir la historia de nuestra vida.

Cerebro de un perro

En suma, podemos afirmar que la memoria declarativa nos hace ‘saber qué’, mientras la memoria implícita nos hace ‘saber cómo’.

Existen dos subtipos de memoria declarativa

1. La memoria semántica

La memoria semántica se refiere al almacén de todo el conocimiento que podemos evocar de forma explícita que no tenga que ver con recuerdos propios.

Algunos ejemplos de la memoria semántica son: entender conceptos abstractos como los matemáticos, saber hechos históricos o reconocer objetos. Es una base de datos personal de conocimiento del mundo que podemos evocar voluntariamente.

2. La memoria episódica

La memoria bajo esta clasificación es la que permite a una persona recordar sucesos o experiencias personales pasadas. La información evocada incluye qué cosa estaba sucediendo, o dónde y cuándo ocurrió. Requiere que el sujeto maneje tres elementos:

  • El sentido del tiempo subjetivo.
  • La conciencia de este tiempo subjetivo.
  • La noción de un ‘sí mismo’ que pueda ser ubicado a lo largo del tiempo subjetivo.

La ciencia acepta que la memoria autobiográfica puede considerarse como una especie de máquina del tiempo que permite a la conciencia, a voluntad, un viaje mental al momento evocado. En este proceso se hace posible volver a visitar y experimentar episodios del pasado.

Memoria de los perros

Dado que las premisas sobre la que funciona este tipo de memoria requieren conciencia, es por lo que se venía teorizando que es un rasgo único de los seres humanos.

La memoria de los animales

Una de las pruebas en las que se han centrado los investigadores en animales no domesticados es la memoria episódica. Se prueba si el animal tiene la capacidad de regresar a la memoria de los recuerdos para saber cómo responder en el presente.

Así, se ha llegado a conocer que los perros y otros animales tienen recuerdos implícitos. Estos recuerdos se usan para el aprendizaje de prueba y error o respuestas condicionadas. Actualmente, existe todavía cierta incertidumbre con respecto a si los animales no humanos tienen o no memoria declarativa.

¿Qué aporta la evidencia científica?

Los científicos han estudiado memorias episódicas en monos, ratas, abejas y algunas aves, incluidas los cuervos. Esta memoria episódica les dotaría de la capacidad de recordar los hechos básicos sobre un evento: qué, dónde y cuándo. El esquema de la prueba para cada animal es bastante simple.

Digamos que le das a un chimpancé dos frascos opacos sellados, cada uno con una golosina. Un frasco tiene un refrigerio que no perece, algo así como una uva. Pero el otro contiene una golosina que debe disfrutarse dentro de un cierto límite de tiempo, como un cubo de jugo congelado que se va a derretir.

Animales con más inteligencia emocional: chimpancé

Después de cinco minutos, el chimpancé tiene la oportunidad de abrir un frasco. Después de una hora, puede abrir el otro. Una vez que se haya realizado la prueba varias veces, la mayoría de las criaturas abrirán primero el frasco que contiene el premio que desaparece.

Han aprendido por experiencia que si esperan demasiado, este ya no estará disponible. Han demostrado conocer las tres palabras: ‘qué’, un sabroso manjar; ‘dónde’, dentro de esta jarra; ‘cuándo’, dentro de cinco minutos o ya no estará disponible.

En el caso de tu perro

Hay bastante evidencia que sugiere que los perros recuerdan a las personas como su dueño y los eventos como ir al parque. Sin embargo, sigue siendo una pregunta abierta si pueden o no viajar en el tiempo en sus mentes.

Eso es porque el mejor amigo del hombre ha sido tristemente descuidado cuando se trata de experimentos de laboratorio. Entonces, ¿pueden los perros saber qué hora es? Tal vez, pero realmente no lo sabemos. Aunque hay algunas ideas interesantes sobre cómo podrían hacerlo.

Perro en la cocina

Existen algunas hipótesis, sin comprobación científica, para explicar el comportamiento de tu mascota en el momento de la alimentación.

1. El ritmo circadiano

Los perros poseen un sentido interno que les dice cuándo dormir o cuándo estar activos. Quizás son sus cuerpos, aunque no sus mentes, los que pueden detectar aproximadamente qué hora es. Entonces, si a media tarde tu perro está acostumbrado a conseguir su comida, su cuerpo tiene hambre cíclicamente en este momento.

2. Leer el entorno

Se conoce que algunos animales pueden leer señales ambientales. Tal vez los perros usan la longitud de las sombras para saber la hora del día. También se ha sugerido que los perros pueden usar su avanzado sentido del olfato para detectar cuánto tiempo ha pasado desde que ocurrió algún evento, por la disminución gradual de un determinado aroma.

Por ahora tendremos que esperar un tiempo para saber si además de toda la compañía que gozamos con nuestros perros, también podemos preguntarles la hora.

  • Danón, L. (2018). Animales, conceptos y contenidos. Revista Latinoamericana de Estudios Críticos Animales. Año IV. Vol II. 108- 135.
  • Kalpokas, D. E. (2018). Percepción y mentes animales. Revista de Filosofía 43 (2):201-221. DOI 5209/resf.62027.
  • Head, E., Mehta, R., Hartley, J., Kameka, M., Cummings, B. J., Cotman, C. W., ... & Milgram, N. W. (1995). Spatial learning and memory as a function of age in the dog. Behavioral neuroscience, 109(5), 851.
  • Callahan, H., Ikeda-Douglas, C., Head, E., Cotman, C. W., & Milgram, N. W. (2000). Development of a protocol for studying object recognition memory in the dog. Progress in neuro-psychopharmacology & biological psychiatry.