La leptospirosis en perros

Perro enfermo tumbado

La leptospirosis en perros, también conocida como tifus canino, es una enfermedad infecciosa que ocasiona trastornos graves en el organismo. Por presentar gran riesgo de contagio entre especies y elevada tasa de letalidad, es considerada cuestión de Salud Pública.

Actualmente, la leptospirosis en perros está siendo parcialmente controlada en Europa y América. Estos continentes han disminuido los diagnósticos con campañas de vacunación para mascotas. Además, se facilita tratamiento gratuito para las personas infectadas.

¿En qué consiste la leptospirosis en perros?

La leptospirosis en perros es una enfermedad bacteriana, infecciosa y aguda. Es considerada la zoonosis de mayor extensión en el mundo por la Salud Pública. Entre otras cosas, porque afecta a reptiles, aves, anfibios y mamíferos, e incluso a los humanos.

Esta enfermedad es causada por diversos serotipos de una bacteria perteneciente a la familia Leptospiraceae, del orden Spirochaetales. Las que más comúnmente afectan a los perros se conocen como Leptospira Canicola y la Leptospira Icterohaemorrhagiae.

Origen de la enfermedad

El agente patógeno ingresa en el organismo por las mucosas o por lesiones en la piel. Transita y se multiplica en diversas partes del cuerpo hasta establecerse en los tejidos del hígado y del riñón. A partir de ahí, es eliminado en la orina del animal afectado, pudiendo infectar a quien entre en contacto.

Los serotipos de esta familia bacteriana se han difundido por todo el mundo, afectando a animales de todas las especies. Ocasionan diferentes síndromes clínicos. Es el caso de la enfermedad de Weil, la fiebre canícula, la fiebre del cieno, síndrome de Fort Bragg, la enfermedad de los porquerizos y fiebre otoñal.

A todos estos trastornos y sus manifestaciones clínicas se denomina genéricamente de Leptospirosis.

¿Cómo se contagia la leptospirosis en perros?

Como dijimos, la Leptospira se disemina en el riñón del animal afectado, siendo eliminada por la orina. La principal vía de contaminación es el contacto directo con la orina infectada o con agua y partículas del suelo que fueron contaminadas.

Las ratas son los principales hospederos transmisores. Pueden eliminar enorme cantidad de estas bacterias en el medio ambiente sin presentar cualquier síntoma. La mayoría de los casos de leptopirosis en perros y humanos se debe al contacto con la orina de rata infectada.

¿Cuáles los principales síntomas de leptospirosis en perros?

El periodo de incubación de la leptospirosis en perros y humanos suele variar entre 1 y 3 semanas.

Se observan 2 principales etapas sintomáticas en los casos diagnosticados de leptospirosis en perros.

1ª fase: síntomas genéricos

Al principio, la leptospirosis en perros suele manifestarse a través de síntomas genéricos que pueden asemejarse a un resfriado. Se presentan dolores de cabeza, pérdida de apetito, fiebre, vómitos y/o nauseas, dolores musculares y cansancio.

2ª fase: síntomas específicos de acuerdo con el serotipo de la Leptospira

En esta etapa, aparecen los síntomas más severos que varían de acuerdo con el serotipo de Leptospira que afecta al animal. Después de los primeros síntomas, el perro suele presentar señales más severas de un decaimiento en su estado de salud. Se destacan los siguientes síntomas:

  • Irritaciones en los ojos.
  • Úlceras en la boca y mucosas nasales.
  • Rigidez en el cuello.
  • Hemorragias intestinales y/o pulmonares.
  • Diarreas acompañadas de sangre.
  • Arritmia o insuficiencia cardiaca.
  • Insuficiencia hepática.
  • Dificultad para respirar.

Avance de la enfermedad

Con el avance de la enfermedad, el perro puede desarrollar afecciones secundarias severas como la meningitis y la ictericia. Esta última suele dar una coloración amarilla a los ojos y a la piel.

Autor: Soggydan Benenovitch

Es indispensable concurrir inmediatamente al veterinario en caso de que nuestra mascota presente cambios en su conducta habitual. El diagnóstico temprano mejora el panorama del tratamiento y eleva las opciones de cura sin secuelas a la salud.

¿Cómo prevenir la leptospirosis en perros?

La prevención es clave para contener la leptospirosis en perros y la mayoría de la zoonosis. La vacunación es indispensable para preservar la salud de tu macota y el bienestar de todos a su alrededor.

¿Cuál es el tratamiento para la leptospirosis en perros?

El tratamiento principal para la leptospirosis en perros consiste en la administración de antibióticos. Con ellos se combate la infección bacteriana. Generalmente se utiliza penicilina y/o estreptomicina.

En casos más avanzados, pueden ser tomadas medidas para recuperar y/o frenar los daños hepáticos y renales. Además de optar por una dieta baja en proteínas.

Vale la pena recordar que el veterinario es el único profesional capacitado para recetar un tratamiento específico y adecuado a cada animal.