¿Qué es la leptospirosis en perros?

Antonia Tapia · 8 abril, 2015

La leptospirosis en perros es una infección por bacterias. Penetran en la piel e invade el cuerpo por medio del torrente sanguíneo. Se extiende por todo el organismo, reproduciéndose en el hígado, los riñones, el sistema nervioso central, los ojos y el sistema reproductivo. La medida en que esta bacteria afecta a los órganos, dependerá del sistema inmunológico del animal y su capacidad para erradicar la infección por completo. Los animales más jóvenes con un sistema inmunológico menos desarrollado, corren el mayor riesgo de complicaciones graves.

La espiroqueta leptospira es zoonótica, lo que significa que puede ser transmitida a los seres humanos y otros animales. Los niños están en riesgo de contraer la bacteria de una mascota infectada.

Síntomas y causas

perro triste

Fiebre repentina, dolor en los músculos, dificultad para moverse, rigidez en los músculos, piernas, paso torpe, debilidad, depresión, falta de apetito, aumento de sed y orina, insuficiencia renal crónica, deshidratación rápida, vómitos, posiblemente con sangre, diarrea – con o sin sangre en las heces-, flujo vaginal con sangre, piel y / o blanco de los ojos amarillo, tos espontánea, dificultad para respirar, pulso irregular, nariz que moquea, inflamación de la membrana mucosa, leve hinchazón de los ganglios linfáticos, etc.

La infección espiroqueta leptospira se presenta principalmente en ambientes subtropicales, tropicales y húmedos. Son más frecuentes en las zonas pantanosas / fangosas que tienen aguas superficiales estancadas y son frecuentados por la fauna silvestre. La forma de contagio se produce cuando los perros entran en contacto con la bacteria leptospira en agua infectada, tierra o barro. Se puede producir cuando los perros nadan o beben agua contaminada o al entrar en contacto con la orina de un animal infectado. Los perros que viven cerca de zonas boscosas y aquellos que viven cerca de granjas, tienen un mayor riesgo de contraer esta bacteria. También están en mayor riesgo los canes que han pasado tiempo en una perrera.

Diagnóstico

perro durmiendo 2

Debido a que la leptospirosis es una enfermedad zoonótica, el veterinario de tu perro será especialmente cuidadoso al manipular tu mascota. Utilizará guantes de látex de protección que deben ser usados en todo momento y todos los fluidos corporales serán tratados como material biológicamente peligroso. Orina, semen, secreción post-aborto, vómito, y cualquier fluido que sale del cuerpo del animal, necesitará ser manejado con extrema precaución.

Al veterinario tendrás que dar una historia completa sobre la salud de tu perro, incluyendo una información sobre síntomas, actividades recientes y los posibles incidentes que podrían haber precipitado esta condición. Los datos que proporciones puede dar pistas al especialista sobre cuál es la fase de infección y qué órganos están siendo más afectados.

El profesional ordenará un perfil químico de sangre, un hemograma completo, análisis de orina y un análisis de anticuerpos fluorescentes. Los cultivos de orina y de sangre también se ordenarán para examinar la prevalencia de las bacterias. Una prueba de aglutinación microscópica, también se empleará para medir la respuesta inmune del cuerpo a la infección, mediante la medición de la presencia de anticuerpos en el torrente sanguíneo. Esto ayudará a identificar definitivamente espiroquetas leptospira y el nivel de infección sistémica.

Los perros con enfermedad aguda grave, deben ser hospitalizados. La terapia de fluidos será el tratamiento primario, con el fin de deshacer los efectos de la deshidratación. Si tu mascota ha estado vomitando, quizás se le administre un medicamento contra el vómito. Una transfusión de sangre también puede ser necesaria si muestra hemorragia.

Las penicilinas pueden ser utilizadas para las infecciones iniciales, pero no son eficaces para eliminar las bacterias una vez que ha alcanzado la fase portadora. Tetraciclinas, fluoroquinolonas o antibióticos similares se prescriben para esta etapa. Los antibióticos se recetan por al menos cuatro semanas. El pronóstico suele ser generalmente positivo.

Para prevenir esta enfermedad se recomienda vacunar a tu perro.  Mientras tu mascota esté enferma, tendrás que mantenerlo aislado de los niños y otros animales, ya que la leptospirosis es muy contagiosa. Tendrás que usar guantes para manipularlo y las zonas en las que ha orinado, vomitado, o posiblemente ha dejado otro tipo de líquido deben ser cuidadosamente limpiadas con desinfectantes a base de yodo o soluciones de lejía. Se deben usar guantes durante el proceso de limpieza y después desecharlos adecuadamente.