Los tipos de ladrido y su significado

Francisco María García · 9 septiembre, 2017

Existen diversos tipos de ladrido, y cada uno de ellos expresa un estado de ánimo o una necesidad específica de nuestro perro. Por eso es importante conocerlos y saber diferenciarlos, para estar atento a lo que trata de decirte tu mascota.

Ladrar es parte esencial de la naturaleza canina. Los perros son los únicos representantes de la familia de cánidos que tienen el ladrido como sonido predominante. Los lobos, coyotes y zorros aúllan más comúnmente que ladran, pues son animales salvajes que se comunican a grandes distancias.

La expresividad oral en otros animales

El ladrido no es característica exclusiva de los perros. Actualmente, ya se sabe que algunos mamíferos de subespecie marsupial o rumiante también emiten sonidos muy similares. Y, además, que cumplen la misma función de un ladrido. Es el caso del ciervo ladrador y del gato marsupial, por ejemplo.

Perro ladrando

Lo que hace tan especial el ladrido de un perro es que esa es su principal forma de expresión. A través de ella se puede establecer una relación de comprensión entre humanos y perros. Ladrar es su manera más común de comunicación, y entenderlos es también interpretar su ladrido.

Un perro revela mucho sobre su organismo cuando ladra. Algunos canes ladran para expresar sentimientos y estados de ánimo. Otros para alertar a sus dueños y sus semejantes de peligros. También puede ser para remarcar sus necesidades como beber, comer u orinar, entre otros.

Sin embargo, los ladridos excesivos pueden ser un indicativo de que algo no anda bien en el organismo del animal. Un perro que ladra demasiado puede querer comunicar un estado de dolor o irritación ocasionado por alguna enfermedad. En estos casos, el ladrido es un síntoma y no debe ser ignorado para el bien de la salud del animal.

Por eso, si la mascota presenta cambios comportamentales importantes, hay que acudir al veterinario. Es el caso de empezar a ladrar demasiado o ponerse agresivo. El diagnóstico temprano casi siempre aumenta la expectativa de vida y la posibilidad de cura completa.

¿Cuáles son los tipos de ladrido de un perro?

Los ladridos poseen causas internas o externas. Las internas son características innatas a cada raza, linaje o animal, que determinan la frecuencia y los tipos de ladrido preferidos. Las causas externas consisten en reacciones a diferentes estímulos del medio ambiente.

Igual que las personas, hay perros que son más extrovertidos y les gusta comunicarse con más frecuencia. Otros proveen de una raza típicamente cazadora o guardiana que deben estar alerta y señalar los estímulos más sensibles del ambiente. Es el caso de los Terrier, por ejemplo.

Perro ladrando

Tipos de ladrido

  1. Ladridos debido al estrés. Los perros pueden ladrar para aliviar el estrés, liberar la energía o ansiedad acumuladas. También para expresar su inquietud frente a una situación o persona.
  2. Entusiasmo. Muchos perros suelen ladrar cuando una situación o algún estimulo les excita excesivamente. Cuando perciben que es la hora de comer o pasear, por ejemplo. Es una expresión de alegría.
  3. Aburrimiento. Los perros ladran porque se aburren de no hacer nada y tratan de llamar la atención para su necesidad.
  4. Frustración. El animal es contrariado o trata de expresar su frustración por no obtener lo que desea.
  5. Sedentarismo. La falta de ejercicios para gastar energía puede provocar ladridos excesivos. Es la forma que el animal encuentra de liberar energía y llamar la atención de su dueño.
  6. Alerta. Los perros poseen los sentidos agudizados y perciben el peligro más fácilmente que los hombres. Ladran para advertir situaciones amenazadoras o para indicar contextos de vulnerabilidad.
  7. Adiestramiento inconsciente. Es una de las causas más comunes del ladrido en mascotas. Sucede cuando se enseña malas conductas a los perros.
  8. Problemas de salud. Algunas enfermedades, trastornos de visión y audición. El proceso de envejecimiento e irritaciones temporarias puede provocar distintos tipos de ladrido.
  9. Posesividad. Es muy común que los perros desarrollen comportamientos posesivos en relación a sus dueños o cosas cuando no son socializados o educados correctamente.

Los tipos de ladrido dicen mucho sobre nuestro perro, como siente y vive el mundo a su alrededor. Por eso, es indispensable estar atento para lo que trata de comunicar. Poco a poco iremos reconociendo las señales que nos lanza. Comprenderlo también es cuidarlo.