La fauna de las Islas Galápagos

Debido a su aislamiento con respecto al continente, se pueden encontrar especies únicas en este lugar; los animales que más llaman la atención son los reptiles seguidos de las aves

Las islas Galápagos son un lugar especial en el planeta, no solo por su formación geológica, sino también por los animales que viven en ellas. La poca población y su situación en medio del océano ha permitido que la fauna de las islas Galápagos sea única.

Qué son las islas Galápagos

Las islas Galápagos son un conjunto de islas que están en el Océano Pacífico, a casi 1 000 kilómetros de la costa de Ecuador. Administrativamente, pertenecen a este país, quien se ha propuesto proteger y conservar la vida de estas islas.

Las islas Galápagos es un archipiélago formado por 19 islas de diferentes tamaños y más de 200 islotes y rocas de tamaño más pequeño. Hay gente viviendo de manera permanente en las islas: los últimos censos muestran unas 25 000 personas, pero reciben casi 200 000 turistas cada año.

La fauna de las islas Galápagos: las tortugas

Cuando se habla de la fauna de las islas Galápagos, lo primero en lo que se piensa son las tortugas y los reptiles. Efectivamente, la tortuga Galápagos –imagen que encabeza este artículo– es el nombre que se le da a una especie de tortuga gigante terrestre propia de estas islas.

Esta especie está formada por 14 subespecies diferentes, cuatro de las cuales están extintas. Es tristemente célebre el caso de Solitario George, el último ejemplar de su especie, que vivió en las islas hasta su muerte con casi 100 años.

Pero no solamente se pueden encontrar tortugas terrestres: en este lugar también existen las marinas. La tortuga marina de las Galápagos es una subespecie de la tortuga verde y vive en las aguas del Océano Pacífico, aunque vuelve a las islas para poner huevos.

Otros reptiles e iguanas singulares

Otro ejemplo de que la fauna de las islas Galápagos es única en el planeta es el caso de la iguana marina. Es el único lagarto que existe que se alimenta en el océano, ya que su dieta está formada por algas. Sin embargo, solo los machos más grandes pueden nadar: las hembras y las crías chapotean, y buscan comida cuando baja la marea.

Iguana marina de Galápagos

Los ejemplares más grandes miden casi medio metro de largo y pueden llegar a pesar 15 kilogramos. Debido a su dieta, ingieren demasiada sal; para deshacerse de ella la expulsan en forma de cristales de sal mediante una glándula nasal.

Cuando no están buscando comida tienen un comportamiento muy parecido a otros lagartos e iguanas: descansan tomando el sol para calentarse. Su piel es de color negro, por lo que recogen calor de manera más rápida y sencilla que otros lagartos.

Aves: no todas son acuáticas

La mayor parte de las especies endémicas entre la fauna de las islas Galápagos son las aves. Hay una gran variedad entre las especies que viven en estas islas: se encuentran pingüinos, pinzones, cormoranes, gaviotas, búhos, pelícanos…

Pingüino de Galápagos

El pingüino de las Galápagos es el único de su familia que no vive al norte del ecuador. Es uno de los pingüinos más pequeños que existen, ya que apenas pesa dos kilos y medio; son de color negro y tienen el vientre blanco.

En este lugar tan especial viven también 13 especies de pinzones diferentes. La especie más conocida es el pinzón vampiro, que debe su nombre a su extraña dieta: se alimenta de la sangre de otros pájaros. Todos los miembros de esta familia son similares físicamente: su mayor diferencia está en el pico, que varía de tamaño y forma según su fuente de alimento.

El cormorán mancón es la única especie de su familia que ha perdido la capacidad de volar. Como el resto de cormoranes, bucea para pescar alimento y es un gran nadador, pero sus alas son demasiado pequeñas para alzar el vuelo, así que las emplea en sumergirse en el agua.

Hay una especie de búho campestre endémico de las islas Galápagos. Este búho, al contrario que muchas otras aves del archipiélago, no depende del mar para alimentarse: caza, mayoritariamente, otras aves, incluso las que son mayores que él. También, al contrario que los búhos continentales, caza durante el día y no durante la noche.

Los reptiles más pequeños: lagartijas de lava

Numerosas especies de reptiles forman la fauna de las islas Galápagos. Las lagartijas de lava son unos de los ejemplares más pequeños que habitan en ellas: miden hasta 25 centímetros de largo, pero los machos son casi tres veces más grandes que las hembras.

Lagartijas de lava de Galápagos

Se alimentan de insectos, y tienen un comportamiento y hábitat muy parecido al resto de lagartijas del planeta: viven en llanuras, pero también en zonas con vegetación en las que esconderse fácilmente, pero en las que al mismo tiempo pueden descansar al sol para aumentar su temperatura corporal.

Las islas Galápagos, gracias a su aislamiento durante miles de años, han conseguido desarrollar una vida animal única en el planeta. Recientemente, gracias a los esfuerzos por su conservación y todas las medidas de protección que se le han puesto al lugar, además, forman una reserva y refugio para cientos de especies animales.

Te puede gustar