Juguetes caseros para gatos

Laura Huelin 27 marzo, 2018
Hay formas de entretenimiento para los felinos que no tienen por qué ser ni comida ni costar una fortuna; gracias a ellos, pueden satisfacer sus instintos salvajes

Los gatos tienen fama de ser animales exigentes y muy elitistas con sus gustos: solo quieren la mejor comida y la mejor cama. Sin embargo, puede ser fácil y barato complacerles haciendo juguetes caseros para gatos.

Antes de hacer juguetes caseros para gatos

Antes de empezar a construir juguetes caseros para gatos, debemos plantearnos qué es lo que más le gusta hacer a nuestro felino y cuáles son sus instintos. Por ejemplo, los gatos tienen la necesidad de rascar para desgastar las uñas: disfrutarán más de un juguete en el que lo puedan hacer.

Además, los gatos son animales cómodos y dormilones, a los que sabemos que les gustan mucho las cajas de cartón, las alturas y esconderse. Con estos pocos datos ya tenemos unas cuantas ideas para empezar a hacer juguetes caseros para gatos.

En cualquier caso, cuando construyas un juguete para tu felino, ten en cuenta su seguridad: no emplees materiales tóxicos y ten cuidado con las piezas pequeñas o hilos que se pueda tragar. Por supuesto, si haces una estructura alta, afiánzala bien al suelo o a la pared para que no se le caiga encima si la rasca.

Puzzle de premios

Los gatos son animales muy inteligentes y con unos puzzles sencillos podemos hacerles pensar. Estos animales, además, son unos campeones en resolución de problemas, por lo que disfrutarán de ganarse sus premios tras resolver el puzzle.

Necesitarás unos cuantos tubos de cartón, como los de los rollos de papel higiénico y los de cocina. Con los rollos tumbados, crea una pirámide. Por ejemplo: cuatro tubos en la base, tres en el siguente nivel, dos en el siguiente y un tubo en el culmen. Ata estos tubos entre sí, rodeándolos con cinta de embalar o pegándolos con cola blanca.

Juegos para gatos caseros
Fuente: http://doodlecats.com

Ahora pon premios dentro de los tubos y espera a que tu gato descubra cómo conseguirlos. Para subir el nivel de dificultad solo tienes que arrimar la pirámide contra una pared, o poner cada vez menos premios para que tenga que ser más preciso con sus patas.

Poste para rascarse

Una estación de autorrascado es uno de los mejores regalos que le puedes hacer a tu gato. Estos felinos adoran rascarse, por muchas razones diferentes, entre las que están dejar su olor en su casa, relajarse o demostrar cariño.

Para crear un poste para rascarse necesitarás un cepillo de púas de plástico rígidas, como los que se emplean para barrer terrazas o fregar alfombras. También puedes emplear un limpiapipas de ferretería. Además, es necesario que encuentres un pegamento suficientemente fuerte.

Escoje la pata de una mesa, de una silla o una esquina en una pared y pégale el cepillo a la altura de las mejillas de tu gato. Así de sencillo se consigue un lugar donde rascarse a gusto todo el tiempo que quiera.

Peluche con hierba gatera

Si sabes coser, crearle un pequeño peluche relleno de hierba gatera es muy sencillo. Esta hierba enloquece a muchos gatos y les provoca excitación y placer, y suele hacer sus juguetes muchísimo más atractivo.

Para hacer este juguete casero para gatos necesitas pocos materiales: dos trozos de tela del mismo tamaño y forma –puedes crear una plantilla para asegurarte de estar recortando los dos exactamente iguales– hilo, aguja, relleno para cojines y un puñadito de hierba gatera.

Peluche para gato casero

Cose los dos trozos de tela entre sí a medio centímetro del borde, y cuando tengas cosido casi todo el perímetro, dale la vuelta. Introduce por el trozo que quede sin coser la hierba gatera mezclada con el relleno de cojines y cierra el agujero.

Es muy fácil diseñar diferentes juguetes de tela: discos redondos, almohadas pequeñas o, si se te da bien coser, incluso ratones o cualquier otro animal que quieras recrear.

Castillo de cajas

Uno de los juguetes más adorados por los gatos son los castillos con diferentes niveles y alturas para esconderse y saltar. Para este, necesitarás cajas de cartón de tamaño mediano o grande, cola blanca para pegarlas entre sí y tijeras o un cutter para cortarlas.

Primero, diseña cómo quieres colocar las cajas y cuáles van a ser las salidas y las entradas del castillo. Luego, recorta puertas y agujeros en las cajas: estas no solo deben dar al exterior, sino que también deben comunicarse entre sí, formando túneles.

Cuando estén todos los agujeros hechos –¡recuerda que deben ser más grandes que tu gato para que pueda pasar!– empieza a pegar las cajas entre sí. Deja secar bien, busca algún peso para colocar en el nivel inferior y así darle estabilidad y ya está el castillo de tu gato listo para ser usado.

Los gatos son animales inteligentes, y aunque a veces parecen elitistas, podemos crear juguetes caseros para ellos. Con estos juguetes satisfacemos sus gustos, necesidades e instintos. Además, como son caseros y se pueden hacer con objetos reciclados, son baratos y se pueden desechar fácilmente cuando estén gastados.

Te puede gustar