El jabalí europeo: peculiaridades sobre su cría doméstica

A veces estamos tan acostumbrados a la caza de una especie silvestre que no nos damos cuenta de las ventajas de su cría en cautividad. Este es el caso de los jabalíes.
El jabalí europeo: peculiaridades sobre su cría doméstica
Érica Terrón González

Escrito y verificado por la veterinaria Érica Terrón González el 27 Noviembre, 2020.

Última actualización: 27 Noviembre, 2020

El jabalí europeo (Sus scrofa) es una de las 16 especies animales que pertenecen a la familia de los suidos. Su distribución geográfica original fue Eurasia y el norte de África pero, desde entonces, ha sido introducido por el hombre tanto en América como en Oceanía. Se considera uno de los mamíferos terrestres con mayor dispersión geográfica.

Si bien el cerdo de granja es el resultado de su domesticación hace generaciones, hoy en día el propio jabalí se utiliza en ganadería. Quizá no es una especie de primera elección, pero ha demostrado una serie de beneficios que otras especies productivas no presentan en la actualidad.

Por otro lado tenemos el espinoso tema de la caza del jabalí, una actividad quizá más conocida, pero que puede generar contratiempos y presentar ciertos dilemas éticos. A continuación, te mostramos las peculiaridades de la cría doméstica de esta especie.

El jabalí europeo en libertad

Para comprender el manejo de esta especie en cautividad, primero hay que conocer sus necesidades en la naturaleza. Su comportamiento social y sus hábitos alimenticios son, con toda seguridad, lo más relevante a la hora de plantear su crianza.

Un grupo de jabalíes corriendo.

Comportamiento

El jabalí es un animal de hábitos nocturnos que comienza su actividad momentos antes del anochecer. De hecho, una vez se pone el sol, estos animales emprenden viajes que pueden extenderse hasta más de 15 kilómetros de recorrido. Estas caminatas son algo menores en las hembras, sobre todo si van acompañadas de sus crías.

Pese a estar adaptado a moverse por la noche, la visión del jabalí no es muy buena. Aun así, este animal ha desarrollado otras habilidades sensoriales, como el oído y el olfato.

Grupos sociales

El jabalí silvestre vive en grupos matriarcales de hasta 20 animales, con dos o tres hembras maduras y sus crías. Estas colonias se estructuran en base a una jerarquía, donde existe siempre una hembra dominante. Los únicos machos permitidos en el grupo son los juveniles no maduros.

Los machos adultos, al alcanzar la madurez sexual, tendrán que abandonar la manada y crear sus propios grupos de «solteros».

Dieta del jabalí europeo en la naturaleza

Es un animal omnívoro y consume una gran variedad de alimentos. Lo más habitual es que su dieta sea un 90 % vegetales y el 10 % restante de origen animal. Dentro de los vegetales se cuentan raíces, bulbos, tubérculos, frutas y bayas. En el apartado animal destacan los pequeños roedores, huevos de pájaros, serpientes, lagartos, gusanos y todo tipo de larvas.

Además, este animal realiza cambios de su dieta para adaptarse a las estaciones del año. En otoño aprovecha frutos como las bellotas, castañas o aceitunas, que son ricas en proteínas y grasas saludables. Esto ayuda sobre todo a las hembras a mantener una condición corporal óptima de cara a la época reproductiva.

Peculiaridades sobre la cría doméstica del jabalí europeo

Desde el punto de vista del manejo, los jabalíes son animales muy rústicos y se adaptan con facilidad al medio que les rodea. Gracias a esto, entre otras cosas, rara vez se ven afectados por una enfermedad. Esto y el hecho de que sus partos no necesitan asistencia, supone una baja incidencia de visitas veterinarias a la granja.

Por otro lado, los jabalíes son animales que consumen más forraje que concentrado. ¿Qué significa esto? Que su alimentación es más barata y que su crecimiento es más lento y natural que en el caso del cerdo doméstico. Además, permite su crianza en zonas marginales o de inferior calidad, donde otras especies ganaderas no podrían mantenerse.

Por desgracia, los jabalíes salvajes también pueden actuar como vectores importantes de ciertas enfermedades. Debido a esto, la caza y otras prácticas libres de regulación están completamente desaconsejadas.

Un jabalí europeo adulto.

Necesidad de regulación

Al atrapar a los jabalíes, lo ideal sería llevarlos a un centro de manipulación de caza. Allí un veterinario llevaría a cabo los controles sanitarios pertinentes y decidiría si la presa es apta o no para el consumo humano, pero esto no es lo habitual. Lo normal es que el cazador haga uso del animal por su cuenta, exponiéndose a riesgos graves de salud.

Por lo tanto, si la demanda de su carne es tal, es mejor continuar promoviendo su incorporación a la producción ganadera tradicional. De esta manera evitaremos los problemas sanitarios, éticos y medioambientales que supone la cacería sin control.

Te podría interesar...
¿De quién es la responsabilidad en los cotos de caza?
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
¿De quién es la responsabilidad en los cotos de caza?

Los cotos de caza son espacios destinados a una actividad que puede generar diferentes tipos de accidentes. ¿De quién es la responsabilidad?