Iniciación a la correa

Virginia Duque Mirón · 30 noviembre, 2018
Sabemos que no es fácil enseñar a tu perro a caminar a tu lado con la correa. Con un poco de paciencia y estos pequeños trucos lo conseguirás.

Una de las labores más difíciles al principio cuando adoptamos un cachorro es sin duda conseguir que camine a nuestro lado con la correa. Esto no quiere decir que sea una tarea imposible ni mucho menos, sino una enseñanza más en la que tendremos que poner todo nuestro empeño para lograr tener éxito. En esta ocasión te daremos unos consejos para la iniciación a la correa.

Los pasos para la iniciación a la correa

Sin importar si tu perro es un cachorro o un adulto, puedes enseñarle a caminar con la correa si sigues estos sencillos pasos.

Cachorro correa.

Elige el collar y la correa adecuados

Ya sabes que el mercado ofrece muchos productos de similares características y esto puede sumirnos en una confusión que nos lleve a ser indecisos. Bien, para acertar en lo que tiene que ver con escoger una correa para nuestro perro, debemos tomar en cuenta su complexión, su tamaño y su raza.

El collar dependerá del tipo de correa que queramos comprarle. Por tanto, primero elige si será fina o gruesa, si será extensible o fija. Un perro pequeño puede tener una extensible si te crees capaz de controlarla cuando se necesite, pero con los perros más grandes se recomienda usar una fija, corta y gruesa.

El collar deberá ir acorde, aunque en el caso de las correas fijas es más recomendable usar un collar arnés que uno en el cuello.

Practica con la correa

Aunque seguro que estás deseando estrenar la correa, lo más probable es que si sales a la calle con tu mascota así sin más, la experiencia sea un desastre.

Por tanto, una recomendación por parte de los expertos es que hagas sesiones en casa durante varios minutos y le enseñes de manera paulatina a usarla, así cuando salgáis a la calle todo será mucho más fácil.

Escoge una habitación tranquila donde no haya ruido ni distracciones para que pueda concentrarse. Usa el refuerzo positivo y premia a tu mascota cada vez que lo haga bien.

Sigue con el refuerzo positivo

A pesar de que hayas entrenado en casa, es posible que tu mascota no lo haga todo bien a la primera de cambio, y podría tener algún ataque de pánico al salir a la calle. Especialmente porque piensa que el entrenamiento ha sido en un lugar relajado, y la calle está llena de ruidos, movimientos y olores extraños para él.

Por eso, el refuerzo positivo, es decir, premiarle cuando lo ha hecho bien, le impulsará a seguir intentando concentrarse y lo animará a hacerlo cuanto antes. No le regañes ni lo castigues, ni mucho menos lo golpees, pues solo conseguirás el efecto contrario de lo que deseabas.

Cachorro con correa.

Para las malas actitudes

No obstante, usar el refuerzo positivo no significa que tengas que dejar que haga lo que quiera. Es posible que tire de la correa, que no te haga caso o que quiera ir por el lado que no es. Tienes que saber cómo frenar esto, pues sino será difícil que logres que aprenda a caminar con correa de manera ordenada.

El animal tiene que saber que tú eres el líder y que aunque le quieres y lo tratas de manera cariñosa, eres tú quien manda. Así que encuentra el equilibrio entre ambas cosas, sé su amigo pero su dueño a la vez.

Es posible que tu perro no sepa caminar con correa el primer día y necesites una dosis de paciencia y de amor para lograr enseñarle. Por tanto, si sigues estos consejos, usas el refuerzo positivo y encuentras el equilibrio, tendrás éxito en tu enseñanza y la iniciación a la correa habrá sido un éxito. ¡Ánimo!