Por qué no hay que llamar a un perro por su nombre para regañarle

Antonia Tapia · 11 septiembre, 2015

Si de perros se trata, seguro más de una vez  tu mascota no se comportó como deseabas. ¿Quizás hizo alguna de sus travesuras te saco un poco de las casillas y lo regañaste?  Pero, ¿cómo expresaste ese malestar? ¿Lo llamaste por su nombre?

En este post compartimos algunos datos de por qué no tienes que llamar por su nombre a un perro cuando lo vas retar. Pero no es todo. También te enseñamos algunas reglas básicas. ¿Vamos a conocerlas?

Retar y llamar por su nombre a un perro…

perro se pone contento

Las normas de convivencia son para todos los integrantes de la familia y los perros no son una excepción.

Si llegas a casa y notas que tu pequeño amigo rompió tus pantuflas favoritas o algunas de tus plantas es hora de que le hagas notar su error.  Pero, ¡ten cuidado! Para que el reto sea efectivo tienes que tener en cuenta algunos datos:

Nunca llames a tu perro por su nombre cuando lo estás retando. ¿Por qué? Diversos estudios afirman que asociar el nombre del perro con un hecho negativo refuerza aún más esa penosa situación.

Pero, entonces… ¿qué debo hacer?

Si justo pillas a tu perro haciendo alguna travesura debes hablarle con calma. Evita los gritos y no lo llames por su nombre.

En el momento hazle notar que se equivocó. No esperes a que pase el tiempo. Un reto a destiempo, lejos de ser efectivo, ayuda a profundizar la mala conducta en los perros.

Nunca, pero nunca le pegues a tu perro. Pegarle a un perro no resuelve una conducta inapropiada. En todo caso, fomenta aún más su mal comportamiento. Si está dañado algún mueble de la casa, debes retarlo, sin elevar la voz.

Tu tono debe ser firme y disciplinado.

¿Por qué los perros tienen mal comportamiento?

comportamiento del perro

Antes que todo, los perros son animales. Por más que los veamos como un miembro más de la familia, sí, claro que lo son, pero no dejan de ser animales. Es decir, algunos comportamientos o conductas son propios de su naturaleza.

Por ejemplo, si nuestro perro en algún momento mastica alguno de nuestros libros preferidos y lo destroza en mil partes, quizás esa conducta se explica porque se siente aburrido o necesita más ejercicio.

Es decir, que modificando esos aspectos su conducta puede mejorar.

¿Cómo mejorar la conducta de un perro?

La socialización es un punto muy importante. Si tu mascota no ha sido bien socializada desde edad temprana, es probable que su comportamiento sea algo complicado.

Seguramente, quieras acercarte a ella, te ignore o hasta quizás pueda llegar a agredirte. Por eso, cuando traemos un nuevo miembro a casa, es muy importante saber de dónde proviene, cuáles han sido sus hábitos y si ha sido socializado.

Si tu mascota no deja de hacer travesuras y llamar la atención quizás sea porque necesita más ejercicio. ¿Tu mascota cumple con paseos diarios? ¿Cuál es su rutina?

Dependiendo de su raza y edad, los perros necesitan, como mínimo, tres salidas diarias. Si tu pequeño amigo no está recibiendo ese tipo de atención probablemente se sienta aburrido y, como consecuencia, rompa y destroce todo lo que esté a su alrededor.

¿Y si está enfermo? Los perros son buenos para no mostrar los que les pasa. Si tienes dudas, lo mejor es que lo lleves con su veterinario.