La importancia de la salud dental en los caballos

02 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la veterinaria Érica Terrón González
Los caballos son animales de salud digestiva frágil. Por lo tanto, cuidar su dentadura parece el paso previo evidente para proteger su salud.

El buen estado de la dentadura es algo fundamental para cualquier ser vivo. En el caso de los animales domésticos, está la particularidad de que la salud dental es responsabilidad del dueño. El bienestar dental de los caballos, por ejemplo, depende en muchos casos de lo atento que esté el tutor a cualquier indicativo de inflamación.

Por otro lado, además de influir en el estado de salud de los caballos, una dentadura saludable puede proporcionar mucha información, por ejemplo, sobre la edad del animal.

La importancia de la salud dental en los caballos

El dolor de dientes en los caballos aparece cuando la pulpa dental se inflama. La pulpa es el tejido blando que se encuentra en el interior del diente y que contiene los vasos sanguíneos y los nervios. Por eso, cuando se inflama, se siente dolor o molestia.

Al ser un elemento tan frágil, la pulpa está protegida por el tejido duro del diente —lo que vemos a simple vista—. Un esmalte sano es impermeable a la entrada de humedad o bacterias. Por desgracia, cualquier traumatismo o alteración permitirá que las bacterias alcancen la pulpa. Esto provocará su inflamación y posterior necrosis.

La laminitis equina es una patología muy común.

El complejo pulpo-dentario en los caballos

Este es uno de los conceptos más importantes para entender las patologías de la dentadura. Aunque la dentina —tejido duro— y la pulpa tienen diferente estructura y composición, reaccionan a los estímulo dañinos como una unidad.

Por ejemplo, una dentina dañada por una carie produce reacciones inflamatorias en la pulpa. Esta relación de unidad se puede observar en varios aspectos, entre los que se encuentran los siguientes:

  • La pulpa es capaz de crear dentina en todo tipo de situaciones.
  • La pulpa contiene nervios responsables de la sensibilidad dental.
  • El tejido blando es capaz de responder a lesiones dentarias aunque no haya sido estimulado de forma directa.

Respuesta inflamatoria del diente

La pulpa dental comparte muchas propiedades con otros tejidos blandos del cuerpo, pero su peculiar localización la dota de características especiales. En concreto, la diferencia más notable es a la hora de inflamarse.

Cuando se lesiona la pulpa se produce una reacción inflamatoria, como en cualquier otro tejido. Esto supondrá que los vasos sanguíneos se vuelvan más permeables y los tejidos circundantes se llenen de líquido.

El problema es que la pulpa no tiene espacio para hincharse. Por lo tanto, la presión dentro del diente aumenta sobrepasando el umbral de la sensibilidad dental y causando dolor.

¿Cuáles son las causas más habituales de dolor de dientes en los caballos?

Las causas que provocan inflamación y dolor dental en estos animales son muy numerosas. A continuación, te mostramos algunas de las más frecuentes:

  • De origen «natural»: caries, fracturas de dientes, bruxismo, abrasiones, anomalías morfológicas, edad avanzada, enfermedades generales y otras patologías ligadas a la edad y ambiente del animal.
  • Provocadas por el hombre: tratamientos dentales fallidos y mala administración de medicamentos., entre otras.

Curiosidades. Saber su edad, algo posible solo gracias a la salud dental de los caballos

La edad de los caballos puede determinarse con cierta exactitud hasta los 5 años examinando los dientes incisivos y los molares. A partir de esas edades, el desgaste suele dificultar la llegada a conclusiones efectivas. Hasta entonces, una dentadura cuidada es sinónimo de documento de identidad.

Los dientes de leche de los potros

Los dientes de leche son los llamados dientes temporales. El potro al nacimiento solo tiene dos dientes incisivos en cada mandíbula y, a medida que crece, van emergiendo otros dientes, hasta que llegan a tener 24 piezas. Estos dientes temporales son mucho más pequeños que los permanentes, tal y como sucede con los humanos.

¿Cómo se revisa la dentadura de un caballo?

Para observar los dientes incisivos basta con separarle los labios al animal. Por otro lado, para poder ver las muelas hay que sacarle la lengua y colocarla a un lado de la sonrisa. Un caballo adulto sano debería tener entre 36 y 40 dientes permanentes.

Los caninos emergen cuando el caballo tiene 4 años. Son grandes en los machos, pero muy pequeños o ausentes en las yeguas.

La influencia de la salud dental de los caballos en el reconocimiento de su edad por esta técnica

A medida que estos animales crecen, comienzan a tritura o moler los alimentos. Por eso, los bordes de los dientes se van deformando y desgastando, por lo que el caballo puede incluso perder alguna pieza.

Por otro lado, también se pueden producir alteraciones de la dentadura derivadas de lesiones y enfermedades. A la hora de la verdad, todo fenómeno que afecte a la integridad de la dentadura dificultará el reconocimiento de la edad del caballo.

Todo lo que se aleje de la normalidad desbaratará la tabla de equivalencias entre edades y número de piezas dentales.

Un caballo en el veterinario.

Conclusión: la importancia de la salud dental de los caballos

La mejor recomendación que se le puede hacer al dueño de un caballo es que cuide su dentadura. Lo ideal sería que un profesional le hiciese un reconocimiento varias veces al año en busca de cualquier indicio o sospecha. Para los équidos, si algo es fundamental, es el buen estado de los dientes y de los cascos.