Hirudo medicinalis: la sanguijuela medicinal

6 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Hirudo medicinalis es un invertebrado, un anélido perteneciente al grupo de las sanguijuelas; en particular, es esta la especie de la que más beneficios terapéuticos se tiene constancia

Hirudo medicinalis es una sanguijuela, un invertebrado, en concreto un anélido perteneciente a la familia Hirudinidae. Esta especie de sanguijuela ha sido ampliamente utilizada en medicina a lo largo de la historia.

Antecedentes

Los registros en los que se menciona el uso terapéutico de las sanguijuelas datan de las antiguas civilizaciones de Egipto, Grecia, Roma y Mesopotamia. Durante la Edad Media, también se aplicaban sanguijuelas en distintos tratamientos.

Esto se debía a la creencia de que el cuerpo estaba formado por cuatro humores: sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra. La alteración del equilibrio entre los humores provocaba distintas patologías.

La evacuación del humor más importante, la sangre contaminada, era esencial para restablecer el equilibrio. Y, para ello, se realizaban sangrías o se aplicaba la terapia con sanguijuelas.

Anatomía de Hirudo medicinalis

Hirudo medicinalis es un gusano segmentado hermafrodita perteneciente al grupo de los anélidos y la familia Hirudinidae. Es esta especie, de las más de 600 existentes, la más valorada en el campo de la medicina.

La longitud que puede alcanzar es de 12 centímetros cuando se ha alimentado. Si no se han alimentado, su tamaño es un tercio del dicho. Este animal se caracteriza por tener dos ventosas con capacidad de succión.

Las dos ventosas están colocadas en distintas posiciones: una ventosa oral, pequeña y móvil, con tres mandíbulas, por donde succiona sangre. En cada mandíbula tiene aproximadamente entre 60 y 100 dientes, que dan a la dentadura una forma de ‘Y’.

Por otra parte, la ventosa restante llamada ventosa anal, es la que utiliza para adherirse en un primer momento y  para arrastrarse.

Componentes de la saliva de Hirudo medicinalis

Las glándulas salivales de Hirudo medicinalis secretan una serie de componentes que tienen diferentes propiedades terapeúticas. Entre ellos, pueden mencionarse brevemente los siguientes componentes:

  • Anticoagulantes. Principalmente, la sustancia estrella es la hirudina, que inhibe la acción coagulante de la trombina.
  • Vasodilatadores. Diferentes sustancias semejantes a la histamina, entre otras, facilitan el flujo sanguíneo al provocar la dilatación de las arterias.
  • Anestésicos. La mordedura es indolora a causa de las sustancias anestésicas que inocula la sanguijuela.
  • Antiinflamatorios.
  • Antimicrobianos. 
  • Enzimas proteolíticas. 
Sanguijuela: reproducción

Modo de utilización de Hirudo medicinalis

La terapia con sanguijuelas recibe el nombre de hirudoterapia. Las sanguijuelas se conservan en botes de cristal, cerrados por una compresa húmeda en un lugar fresco; no pueden estar encerradas herméticamente.

Para manipular a las sanguijuelas, se utilizan pinzas de disección y se sujetan con un vaso de vidrio. Así, se evita su desplazamiento y que se agarren en el lugar óptimo. La piel ha de estar limpia y, en el caso de que el gusano no muerda fácilmente, impregnarla con agua azucarada.

Tras recoger a las sanguijuelas, que se sueltan una vez que están rebosantes de sangre, de la incisión mana durante horas serosidad abundante. Por lo tanto, se aplica un vendaje algodonado no compresivo, y se retira y reemplaza por uno nuevo al día siguiente para observar la evolución.

A los pocos días, la zona edematosa presenta una mejoría considerable. En el caso de que aunque la sanguijuela esté llena, no se suelte, se aconseja aplicar agua salada. Así, se facilita su liberación y se evitan infecciones al evitar arrancarla para quitarla.

Las sanguijuelas son de un único uso. Una vez utilizadas, han de ser cerradas e incineradas. No se han registrados casos de infección por mordedura.

Terapia con sanguijuelas

Patologías a las que se ha aplicado hirudoterapia

Entre las patologías a las que se han aplicado esta técnica con sanguijuelas, destacan las siguientes:

  • Procesos inflamatorios articulares.
  • Cirugía plástica reparadora.
  • Migraña.
  • Hemorroides trombosadas.
  • Ezcema crónico tópico.

Una anécdota relatada sobre los peregrinos que recorrían el Camino de Santiago hace siglos es que solían reposar cerca de charcas y ríos. Allí se refrescaban y despejaban del cansancio del camino. Y tenían unas aliadas inesperadas. Las sanguijuelas aliviaban edemas y evitaban la aparición de una enfermedad tromboembólica.

Ventajas y contraindicaciones de la hirudoterapia

La hirudoterapia no causa efectos secundarios ni consecuencias negativas. Además, es segura y completamente indolora. Por otro lado, hay que mencionar que sí que existen una serie de contraindicaciones.

Entre las contraindicaciones, no está aceptado su uso en pacientes inmunosuprimidos o con insuficiencia arterial. Asimismo, hay que informarse del posible riesgo de infección por Aeromonas hydrophila.

Esta bacteria tiene una relación simbiótica con H. medicinalis –vive en su intestino– y a, cambio, secreta enzimas que facilitan la digestión de la sangre.

Ante todo, la hirudoterapia solo se utiliza en aquellos casos en los que no se ha encontrado absolutamente ninguna otra solución. Y siempre ha de informarse al paciente y obtener su consentimiento. Por último, es necesario señalar que su utilización es únicamente intrahospitalaria.

  • Cornejo-Esquerra A, Talleri-de-Andrea G, Blanco-Favela J de J, Ramos-Mora A, Villarán-Muñoz B. Sanguijuela Hirudo medicinalis: una alternativa terapéutica disponible en México. Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social [Internet]. 2009 [citado 17 de junio de 2019];47(3). Disponible en: http://www.redalyc.org/resumen.oa?id=457745514018
  • Enrique Angulo Sánchez. Efectividad de la Terapia con sanguijuelas. Revisión bibliográfica. Universidad de Salamanca, Campus de Ávila. 3 de octubre de 2016;Escuela de Enfermería de Ávila, centro adscrito a la Universidad de Salamanca:31. Disponible en: http://www.cabinadehirudoterapia.com/informe.pdf
  • Manrique Sáez MP, Ortega Larrea S, Yanguas Jiménez P. La sanguijuela, un gusano en la historia de la salud. Index de Enfermería. diciembre de 2008;17(4):290-4. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1132-12962008000400016