El helado casero para perros

Cuando la temperatura sube y el calor agobia, un frío y delicioso helado casero es una opción muy saludable. Los perros también disfrutan de estos frescos postres, cuyos efectos en el cuerpo pueden ser muy beneficiosos.

Cómo preparar un rico helado casero para los canes, no solo refrescantes, también saludables. Esta es una duda frecuente entre muchos amantes de estas mascotas.

Es importante considerar que los perros no deberían comer de las marcas comerciales de las que comen sus amos. Estos productos contienen abundante lactosa, exceso de azúcares, y otros ingredientes como el chocolate. Las consecuencias pueden generar malestares estomacales, flatulencias, vómitos y diarreas en los animales.

Yogur vegetal: un ingrediente frecuente

Muchas de las recetas para preparar un helado casero para nuestra mascota, tienen al yogur vegetal como base principal en su composición. Hay distintas opciones a tomar en cuenta: los de leche de soja o de coco son muy populares.

A veces no hay mucho tiempo o ganas para preparar un postre a nuestros perros. Pero solo basta con poner en el congelador un bote de yogur vegetal sin azúcar durante dos horas. También puede diluirse en un poco de agua, mezclando en la licuadora a partes iguales, y después refrigerar.

Al llevar a la batidora, al helado casero se le puede añadir zumos de melón, sandía o mango. De igual forma, antes de vaciarlo en el recipiente donde se pondrá a congelar, se le pueden sumar trozos de manzanas, fresas o melocotón. Si bien la mayoría de las frutas se pueden mezclar, es preferible preparar helados de un sabor a la vez, para poder detectar alguna reacción adversa.

Un delicioso helado casero de plátano

Un poco más elaborado es el helado de plátano con crema de cacahuetes y yogur.

Para su preparación, se debe transformar en puré uno o varios plátanos. Por cada fruto empleado, se añadirá una cucharada de la crema de cacahuates y una de yogur, hasta que se consiga la consistencia deseada.

Lo siguiente es llevar la preparación al congelador, pero no dejarlo mucho tiempo, ya que la idea es solo que se enfríe sin que pierda su cremosidad. Se pueden incluir pequeños trozos de plátano enteros.

Helados solo para perros

Las recetas que hemos visto hasta ahora, están hechas para que los perros la compartan con sus amos. Sin embargo, la que sigue es exclusiva para canes: helado de galletas.

Tomando como base nuevamente el yogur vegetal, se añaden trozos de galletas a la preparación y se pone a congelar. No hay que olvidar, para que el helado tenga una textura cremosa, sacar del congelador cada dos horas.

Con ayuda de una batidora o un utensilio de cocina para machacar, trituramos bien la mezcla y la volvemos a meter en congelación.

Los dueños de las mascotas no deben pasar por alto que los productos industriales elaborados para consumo humano no son aptos para mascotas. Entre otras cosas, incluyen en su conformación ingredientes que no son aptos para el consumo de animales. Lo ideas es adquirir en tiendas especializadas cualquier alimento para nuestros perros.

Helados salados

No todas las recetas de helados para “el mejor amigo del hombre” son a base de yogur. Ni todas tienden hacia los sabores dulces (aunque no se les agregue azúcar). Una preparación “tradicional” de un postre salado, que se prepara en casa de muchas familias con canes, es el helado de pollo.

En su elaboración, se prepara un caldo, se añaden trozos de carne (sin incluir huesos) y se lleva unas horas a la nevera.

Como complemento, se le pueden agregar trozos de jamón bajo en sal o de salchicha para perros.

Algunos tips sobre la preparación de helados caseros

Las bajas temperaturas o los excesos, pueden provocar reacciones adversas en el sistema digestivo de los perros. Para evitar complicaciones, se recomienda colocar porciones no muy grandes, así como educar a las mascotas a que degusten sus postres sin apuros.

Para obtener pequeñas porciones de estos ricos helados, se puede recurrir al uso de cubiteras.

Antes de servir el helado, una opción es dejarlo reposar fuera de la nevera entre 10 y 15 minutos, para que su temperatura sea “menos fría.” Lo mismo que ocurre con los helados para personas, esta pérdida de temperatura aporta cremosidad.

En algunas de estas recetas, el yogur vegetal puede sustituirse por leches de soja, arroz o avena, entre otras.