Las golosinas en el entrenamiento para perros

3 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
¿Cómo proceder en el entrenamiento para perros recompensado con golosinas? Aquí podrás leer consejos sobre cómo usarlas correctamente y, así, aprovechar todas sus ventajas

El proceso de entrenamiento para perros es retador, especialmente en caso de cachorros bulliciosos, nerviosos y distraídos. Así, el entrenamiento del perro requiere, de parte del entrenador, que tenga paciencia y persistencia junto con el conocimiento y algunas herramientas útiles. Las golosinas para perros son de esas herramientas.

Criterios que caracterizan el entrenamiento positivo

  • Recompensa del comportamiento deseado: el refuerzo positivo.
  • Comportamiento voluntario. El perro no debe ser forzado, empujado o atraído para realizar el comportamiento.
  • Uso de un reforzador acondicionado (un clicker). El sentido es que, después del entrenamiento, el perro identifique el sonido con el bienestar de la recompensa.
  • Centrarse solo en factores observables en la conducta y no en lo que el perro podría estar pensando.

Uso de las golosinas en el entrenamiento para perros

Las recompensas de golosinas son increíblemente útiles en el entrenamiento para mantener a tu perro concentrado en ti y en el proceso de aprendizaje. A pesar de los miles de años de domesticación, la especie canina no está programada naturalmente para obedecer órdenes, de manera expedita. Dependerá de cada propietario, al dedicar el tiempo y la constancia necesaria, que el perro quiera responder.

Es posible que a algunos propietarios les preocupe el uso de golosinas en el entrenamiento para perros. Subyace la idea que el perro puede obsesionarse con las golosinas y que su obediencia dependa de ellas.

Por tal razón, es adecuado aprender el uso correcto de las golosinas para perros.  Este conocimiento redundará en acciones para evitar el soborno y el aumento de peso no deseado.

Recompensa en el entrenamiento para perros

¿Por qué funcionan las golosinas en el entrenamiento para perros?

Por mucho que desilusione, la realidad es que los perros no nos obedecen con el objeto de hacernos felices. Eso no es suficiente recompensa para la mayoría de los perros. La dura verdad es que prefieren hacer lo que funciona para sí mismos.

En general, si el perro entiende que su comportamiento conduce a cosas buenas, es más probable que lo repita. Esta es la razón por la que la gratificación con golosinas promueve el trabajo regular canino.

Otras recompensas pueden funcionar en el entrenamiento para perros

Es necesario apuntar que algunos perros trabajarán a cambio de un elogio, si lo encuentran lo suficientemente gratificante. Otros trabajarán por una recompensa de juego, pero casi todos los perros trabajarán por comida.

Ten presente que la comida, además de cubrir una necesidad primaria, instintivamente es deseada por el perro. Por lo tanto, una golosina es posiblemente la mejor recompensa para un trabajo bien hecho.

Para evitar el soborno, la clave es centrarse en emplearse en el refuerzo de la conducta deseada

Esta es la primera recomendación para dueños novatos: solo se debe usar golosinas como una herramienta de refuerzo. Es decir, debe usarse como la recompensa por un trabajo bien hecho.

Por otro lado, en el soborno se ofrece algo para que el perro trabaje. Esto es así a sabiendas de que se ha negado a realizar un comportamiento. En el soborno se le ofrece la recompensa antes, y entonces es que sigue la orden.

Mientras el refuerzo asegura el entrenamiento efectivo y que el perro adopte el buen comportamiento a largo plazo, el soborno resulta nada más en ganancias a corto plazo.

Dar comida como un premio para perros

Cómo es una buena golosina destinada al entrenamiento para perros

Deben ser pequeñas y fáciles de comer

Es muy importante para el  entrenamiento canino que las golosinas sean pequeñas y fáciles de tragar. Solo así se puede cumplir con el precepto de los entrenadores en relación a la recompensa: «rápidamente, poco y con frecuencia». Idealmente, deben ser del tamaño de un guisante.

Es fácil entender que si el perro tiene que parar para masticar y tragar, el entrenamiento se detiene y se pierde la concentración.

Que sean sabrosas

Obviamente, si al perro no le gusta la golosina, esta no constituye una recompensa. Por lo tanto, se recomienda probar diferentes golosinas hasta encontrar las que funcionen. Idealmente, se debe contar con más de dos tipos de golosinas.

Las golosinas comerciales son muy efectivas porque están diseñadas para ser muy sabrosas. Algunos perros pueden preferir un pedazo de fruta, verdura o una galleta en lugar de un pedazo de carne.

Una golosina especial para una recompensa extraordinaria

Es deseable contar con una golosina que se extraordinaria, para los casos en que sea necesario o justificado, dar algo extra. Este truco puede usarse si el perro está perdiendo motivación o si hace un trabajo excepcionalmente bueno.

  • Greenebaum, J. B. (2010). Training dogs and training humans: Symbolic interaction and dog training. Anthrozoös, 23(2), 129-141.
  • Gabrielsen, A. M. (2017). Training Technologies. Science, Gender and Dogs in the Age of Positive Dog Training. Nordic Journal of Science and Technology Studies,