¿Existen perros vegetarianos?

Aunque nos parezca extraño, en muchos países hay perros vegetarianos. El mayor índice de canes que siguen, forzosamente claro está, este tipo de alimentación, se encuentra en Estados Unidos y en Reino Unido. ¿Es bueno para una mascota que siga la misma dieta o filosofía que su dueño? En este artículo te lo contamos.

Dueños vegetarianos, perros vegetarianos

Una mascota no elige por sus propios medios no consumir tal o cual alimento a menos que no le guste. Si partimos de la base de que por naturaleza los perros son omnívoros y los gatos carnívoros, los expertos en nutrición animal indican que no podemos dejar de ofrecerles todos los nutrientes que necesitan por más de que los dueños no los consuman.

Fisiológicamente hablando, los dientes de los perros están amoldados para cortar, desgarrar y despedazar carne o animales. No tienen molares, los indicados para comer vegetales.

En cuanto al aparato digestivo, su estómago está preparado para digerir carne incluso cruda, pero no cuenta con jugos gástricos que trabajen sobre las verduras.

Aquellas personas que por diferentes motivos han decidido seguir una dieta vegetariana, probablemente cumplan con las mismas restricciones para sus mascotas. Incluso en ciertos países donde viven muchas personas que no comen carne hay pienso vegetariano o hasta vegano.

No obstante, ofrecer al perro una alimentación exenta de ciertos ingredientes (sobre todo la carne) puede ser un gran error. Esta decisión es un reflejo de un hábito llamado “humanización”. En el mismo los dueños consideran a su mascota como una persona y por ende debe cumplir con la misma dieta que ellos.

Con la alimentación del perro o del gato hay una tendencia a mezclar conceptos. No se trata de los deseos y la filosofía del dueño, sino de las necesidades reales de los animales. Es curioso cómo los propietarios deciden qué puede o no comer su mascota sólo por una concepción propia y no después de preguntar a aquellos que saben (por ejemplo los veterinarios).

Qué dicen los médicos sobre los perros vegetarianos

Por el momento no hay estudios que demuestren de forma fehaciente que la alimentación vegetariana en un animal pueda ser buena ni mala. Si bien se puede ofrecer este tipo de dieta al perro y no sucede nada negativo en su salud, tampoco quiere decir que es lo más recomendable.

Al escoger el pienso del canino, es fundamental que le aporte todas las vitaminas y demás componentes necesarios para su vida. Un perro puede entonces recibir una dieta sin carne siempre y cuando fuese combinada y complementada con aquellos aditivos que les proporcionasen nutrientes que las materias primas de origen vegetal no aportan.

Es muy importante que si una persona decide que su perro sea vegetariano, debe llevarle al control con el veterinario. El médico podrá indicarle qué tipo de pienso le será más beneficioso y qué verduras o frutas puede consumir. También si en algún momento de la vida (preñez, vejez, enfermedad) debe regresar a una dieta omnívora.

Ojo con los perros vegetarianos

Autor: Miss Chien

Además, debemos tener en cuenta que un perro no se puede hacer vegetariano de la noche a la mañana como quizás haya sucedido con su dueño. Los animales se acostumbran mucho a sus hábitos cotidianos y precisan modificar sus patrones paulatinamente. Por lo tanto, puedes ir quitándole la carne poco a poco o cada vez darle más verduras, arroz, etc.

Debes tener en cuenta también que probablemente al principio tu perro no acepte la nueva comida al no contener carne. Si todos los días consumía cortes vacunos, pollo o pavo y de pronto se topa con un plato de zanahorias, acelgas y calabacines, quizás no le encuentre ese sabor “familiar”. Por eso si quieres que tu mascota sea vegetariana debes inculcarle el cambio de forma paulatina y comprender que si no le gusta la comida actual es porque no comprende por qué se la han cambiado.

Si tú no comes carne, puedes darle pienso a tu mascota que si la contenga, sin necesidad de estar en contacto con los ingredientes. Por más de que se trate de filosofía de vida, tu perro no tiene que pagar las consecuencias. Analiza si al haberle cambiado la dieta está más cansado, con menos energía o sin fuerzas. Esto puede ser una señal de que le faltan nutrientes que las verduras no le aportan.