Esterilizar un perro: pros y contras según expertos

18 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
A la hora de esterilizar un perro existen una serie de factores a favor y en contra que debes tener en cuenta

Tener una mascota a nuestro lado reporta muchos beneficios, pero también conlleva una serie de responsabilidades. La decisión de esterilizar un perro es una de ellas, y es una decisión que no debe tomarse a la ligera. En Mis Animales vamos a darte algunas pautas sobre sus beneficios y desventajas.

¿Qué es y cómo esterilizar un perro?

Aunque hoy en día es una técnica quirúrgica cada vez más extendida, conviene recordar en qué consiste la esterilización. El resultado final de esterilizar un perro es la infertilidad, es decir, la pérdida de la capacidad para generar descendencia. Actualmente, la esterilización es llevada a cabo a través de dos tipos de procedimientos. El primero de ellos está basado en la aplicación de hormonas y otros compuestos, y suele tener un efecto menos duradero.

La aproximación más definitiva es la intervención quirúrgica, ya que se extirpan los órganos sexuales. Con este método se consigue que, aparte de la pérdida de fertilidad, la cantidad de hormonas sexuales disminuya. Esto tiene efectos sobre la conducta del animal, lo que puede hacer que algunos comportamientos ‘no deseados’ sean menos frecuentes.

Si decides tomar la decisión de esterilizar a tu mascota, debes saber que es un proceso con muchas ventajas. No obstante, y a pesar de que es un procedimiento que debe hacerse de manera rigurosamente profesional, existen ciertos aspectos que algunos expertos recomiendan considerar y que veremos a continuación.

Ventajas de esterilizar un perro

Si pensamos a nivel global, podemos decir que este tipo de intervenciones evitan algo cada vez más preocupante: la superpoblación de animales, tanto por la parte de aquellos sin hogar como por la de las mascotas. Controlar la población animal ayudaría, entre otras cosas, a que todos los perros tuvieran más oportunidades de ser adoptados.

Uno de los perros callejeros

Como ya hemos comentado, esterilizar tu mascota es una decisión acertada, ya que le va a reportar una serie de beneficios a nivel físico y mental. Una de los factores más a favor de la esterilización es su relación con los tumores y otras infecciones, ya que se ha visto que su incidencia –tumores testiculares en machos y mamarios en hembras– en animales esterilizados es menor.

A nivel mental, hay una estrecha relación entre conducta y esterilización. En este punto hay que remarcar que el tipo de comportamiento que puede mejorar es el relacionado con las hormonas sexuales. Es decir, la agresividad entre machos o los embarazos psicológicos en las hembras serán menos frecuentes, así como el marcaje de territorio con orina o el celo.

El comportamiento que nuestro perro ha adquirido con el aprendizaje y que viene impreso en su genética no va a cambiar. Esta es una de las creencias erróneas de las consecuencias de la esterilización, y conviene recordar que el perro será más tranquilo, pero a nivel de conducta sexual.

¿Existen inconvenientes?

Como en todas las operaciones y tratamientos, el riesgo nulo no existe. Es por esto que los expertos también alertan de los inconvenientes de esterilizar un perro, si bien pueden reducirse si el proceso se lleva a cabo de forma responsable y por profesionales.

Perro esterilizado tumbado en unas escaleras

Uno de los primeros inconvenientes tiene que ver con la propia intervención quirúrgica. A pesar de ser mínimo, el riesgo de complicación durante una operación siempre existe, tanto a nivel de cirugía como durante el tiempo que el animal permanece anestesiado.

Tras la operación, pueden aparecer trastornos de salud derivados de la esterilización. Uno de los más comunes es la alteración del correcto funcionamiento del tiroides, y suele conllevar una serie de síntomas derivados.

También puedes notar que tu perro tiene más apetito y empieza a coger cada vez más peso, pero hoy en día existen piensos especializados para este tipo de perros, amén de que acompañado de actividad física no habrá problema.

Existen otros inconvenientes derivados de la intervención, pero son menos frecuentes. Lo importante es tener en cuenta que tomar la decisión de esterilizar a tu perro es tomar una buena decisión, siempre que se confíe tal procedimiento a los profesionales.

  • Dias, R. A., Baquero, O. S., Guilloux, A. G. A., Moretti, C. F., de Lucca, T., Rodrigues, R. C. A., ... & Ferreira, F. (2015). Dog and cat management through sterilization: implications for population dynamics and veterinary public policies. Preventive veterinary medicine122(1-2), 154-163.
  • Amaku, M., Dias, R. A., & Ferreira, F. (2010). Dynamics and control of stray dog populations. Mathematical Population Studies17(2), 69-78.