¿Es importante pesar a tu gato regularmente?

01 Noviembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Uno de los principales problemas de salud en los gatos domésticos es el exceso de peso. ¿Está tu gato en su peso óptimo?

La etología felina, el comportamiento alimentario del gato, su estado de salud y el ambiente que lo rodea son factores que influyen en el peso corporal de tu minino. Algunos de estos factores pueden cambiar en el tiempo, por lo que es muy importante pesar a tu gato de forma regular o, al menos, eventualmente.

Muchas enfermedades del gato muestran sus primeros síntomas con cambios en el peso del animal, ya sea como un aumento o una disminución. Los gatitos en crecimiento deben tener un buen control del peso para saber que se están desarrollando correctamente. Por otro lado, en terapias para el control de la obesidad, pesar a tu gato es primordial.

Pesar a tu gato en crecimiento

Puede que algún día te encuentras ante la difícil tarea de criar un gatito lactante huérfano. La mortalidad en esta situación es muy alta y puede superar el 50 %. A pesar de ello, no debemos tirar la toalla, pues en muchas ocasiones salen adelante. Lo ideal sería encontrar a una gata nodriza que lo amamante y cuide, pero no es tan fácil. Por ello, puedes criar al gatito a base de biberones con leche especial para él. 

Los gatitos sanos, al nacer, pesan alrededor de 100 gramos y, durante su primera semana, ganan hasta 7 gramos de peso al día. Cuando tienen entre dos y tres semanas, su peso ideal ronda los 225 gramos. Al cumplir los dos meses, un gatito normal puede llegar a pesar hasta 900 gramos.

Gatitos pequeños

El máximo peso que debe alcanzar un gato dependerá, en todo momento, de la raza o sus cruces. El peso de un gato común europeo es de entre tres y seis kilos. Otras razas como el maine coon pueden alcanzar los 11 kilos y estar en su peso sano. Cualquier variación en el peso de un gatito durante su crecimiento nos puede estar alertando de que algo no va como es debido.

Rápida pérdida de peso en gatos

La anorexia o falta de apetito en gatos es muy peligrosa. Cuando un gato deja de comer durante más de 48 horas, el hígado comienza a trabajar en exceso para transformar la reservas corporales en energía útil para el mantenimiento del organismo. Esto puede derivar en una lipidosis hepática, la cual presenta una alta mortalidad.

Una patología que puede hacer que tu gato pierda peso rápidamente es la hipertiroidismo felino. El gato comienza a producir altas cantidades de una hormona tiroidea, lo que provoca que aumente su actividad y, por tanto, coma y beba más, pero sin aumentar de peso. Es una enfermedad común en gatos senior.

Por otro lado, aunque es muy poco frecuente y no provoca pérdida de peso, existe el hipotiroidismo felino. Esta enfermedad provoca que el gato duerma mucho, no se desarrolle correctamente –ni física ni mentalmente, hasta presentar un retraso mental– y aumente drásticamente de peso hasta llegar a la obesidad, hipotermia, estreñimiento, etc.

Pesar a tu gato y la obesidad

La obesidad en gatos es un problema creciente debido a la incorrecta alimentación, mayormente un exceso, y a la vida sedentaria de los gatos. La obesidad felina es una grave patología que puede provocar la muerte del animal por otras enfermedades secundarias. 

Obesidad en gatos

Si quieres ayudar a tu gato a perder peso, lo primero que debes hacer es visitar al veterinario. Este te dará varias soluciones y una rutina que puedas seguir con tu gato para que este alcance un peso normal. Además, te ofrecemos varios consejos:

  • Pesa a tu gato regularmente. Es esencial que lleves un control riguroso del peso de tu mascota, para saber en todo momento si está perdiendo peso a un buen ritmo. Recuerda que las pérdidas rápidas son patológicas y no sanas.
  • Cambia, si es posible, a una alimentación más natural, como la dieta BARF. Está demostrado que este tipo de dietas hacen que el gato se mantenga en un peso óptimo.
  • Si tu gato no quiere tomar alimentos crudos, busca piensos naturales, altos en proteínas y bajo en subproductos animales. Además, es interesante que estén dirigidos a su rango de edad y estado físico. 
  • No lo alimentes en exceso; sigue la tabla con la cantidad de pienso recomendado para el peso del gato.
  • Juega más con él. Busca juegos interactivos, investiga qué juegos prefiere tu mascota. En el mercado podrás encontrar un gran variedad.
  • La obesidad suele presentarse con más frecuencia en hogares ‘unigato’, es decir, donde solo se tiene un gato como mascota. Búscale un compañero felino que encaje con su carácter. Recuerda hacer siempre una buena presentación.
  • German, A. J. (2006). The growing problem of obesity in dogs and cats. The Journal of nutrition, 136(7), 1940S-1946S.
  • Horwitz, D., Soulard, Y., & Junien-Castagna, A. (2006). Comportamiento alimentario del gato. Enciclopedia de la Nutrición Clínica Felina; Pibot, P., Biourge, V., Elliott, D., Eds, 439-478.
  • Parés-Casanova, P. M., Salamanca-Carreño, A., Crosby-Granados, R. A., & Santos-Diaz, K. V. (2018). Crecimiento del gato doméstico mediante un modelo logístico. Revista de Investigaciones Veterinarias del Perú, 29(4), 1122-1128.
  • Schlesinger, D. P., & Joffe, D. J. (2011). Raw food diets in companion animals: a critical review. The Canadian Veterinary Journal, 52(1), 50.