Cómo presentar a dos gatos

21 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Que dos gatos se lleven bien no es fácil, así que te mostramos algunas pautas para presentar a dos gatos

La adopción de un nuevo gatito no es una decisión que deba tomarse a la ligera. Debemos tener en cuenta si podemos ofrecerle todo lo que el animal necesitará a lo largo de su vida, como cubrir sus necesidades veterinarias, de alimentación, etológicas, etc.

Por otro lado, si has decidido adoptar a un nuevo gato, y ya tienes uno o varios en casa, deberás realizar una correcta presentación para promover que tus felinos convivan adecuadamente.

En este artículo te enseñamos cómo presentar a dos gatos. Esta tarea no es fácil, ya que estos animales, en la naturaleza, viven en colonias matrilineales que no aceptan individuos nuevos.

Medidas antes de la llegada del nuevo gato

En primer lugar, nos aseguraremos de que el gato o gatos que viven ya en la casa tengan un control veterinario correcto. Algunos de los requisitos deseables que debe cumplir el gato veterano son:

  • Test para leucemia e inmunodeficiencia realizado.
  • Vacunas y desparasitaciones al día.
  • Que no tengan ninguna enfermedad que puedan contagiar al nuevo miembro.
  • Es conveniente que tenga chip y esté esterilizado.

El nuevo miembro debe cumplir también estos requisitos para que la presentación entre los gatos sea la más correcta posible.

Presentar a dos gatos: el comienzo

Lugar de refugio

Se debe acondicionar una habitación para el nuevo gato, en la que deberá pasar entre 7 y 10 días sin contacto directo con los gatos que ya viven en la casa. Es muy importante proceder despacio y con cuidado durante todo el proceso de presentación. En esta habitación deberemos colocar:

  • Dos comederos. Uno para comida seca a demanda y otro para comida húmeda ocasional.
  • Un par de bebederos, separados de la comida. A los gatos no les gusta beber al lado de donde comen, por su instinto de conservación salvaje. En la naturaleza, una presa dejada al lado de una fuente de agua podría contaminarla si pasan los días y comienza a descomponerse.
  • El arenero. Separado todo lo posible del agua y la comida.
  • Un pequeño rascador. Para proteger los posibles muebles de la habitación.
  • Una camita o lugar de descanso. Si la colocamos en un lugar alto, el gato se sentirá más seguro.
  • Unos juguetes para que se entretenga durante los ratos que no podemos estar con él.
Rascador para gatos

Dependiendo del carácter de animal, este podrá pasar pocos minutos explorando y ya sentirse ‘como en casa’ o estar varios días escondido.

Intercambio de olores

Al cabo de un par de días, si vemos que el nuevo individuo se ha adaptado a su nuevo medio, empezaremos con el intercambio de olores. Algunas de las tareas que podemos realizar son:

  • Intercambiar una porción de arena entre los areneros.
  • Cambiar las mantas o camas sobre las que suelen dormir.
  • Colocar una toalla bajo los comederos de ambos gatos y, pasadas 24 horas, intercambiarlas.
  • Intercambiar los rascadores. En estos objetos se acumulan feromonas que invitan al rascado y a la aceptación entre individuos.
Gatos oliéndose

Intercambio de territorios

Cuando llevemos unos días –dos o tres– realizando el intercambio de olores, pasaremos al siguiente nivel. Dejaremos que el gato nuevo investigue durante un par de horas la casa, coma y beba en los cuencos del veterano, se tumbe en su lugar preferido, etc.

Al gato veterano lo mantendremos apartado sin que pueda ver al intruso en su territorio. Esto lo realizaremos, si es posible, un par de veces al día durante dos o tres días. Según el comportamiento que tenga el gato veterano cuando pueda acceder a su territorio, determinaremos si alargar este paso más días.

Momento de la primera vista

Este es el momento más delicado cuando vamos a presentar a dos gatos, ya que si llegan a agredirse puede que nunca se lleven bien. Una trifulca entre gatos puede ser peligrosa y traumática, tanto para ellos como para nosotros.

Para empezar, podemos directamente abrir la puerta de la habitación del nuevo gato o, si tenemos una puerta acristalada, presentarlos a través de esta para más seguridad. Aquí podemos iniciar una sesión de juegos con el nuevo gato para que esté distraído y no se centre en el veterano.

Cuando los gatos se vean es habitual que, sobre todo el gato veterano, bufe o gruña. No debemos alterarnos porque es un comportamiento normal. Nuestra misión consistirá en redirigir la atención de los gatos hacia recursos positivos, como juguetes, comida apetitosa o chuches.

Presentar a dos gatos

Si la situación se vuelve excesivamente tensa, y no somos capaces de redirigir la atención de los gatos, es mejor que interrumpamos la presentación y volvamos al paso anterior. Por el contrario, si los gatos se huelen con curiosidad, y solo bufan de forma esporádica, la presentación va por buen camino.

Presentar a dos gatos: el final

Debemos dejar durante un tiempo todas las cosas del gato nuevo en la habitación original. Este será un lugar de refugio para el nuevo gato y su zona de confort durante todo el tiempo que conlleva presentar a dos gatos.

A partir de este momento, nuestra intervención si se produce una trifulca no debe provocar que ninguno de los animales sienta un castigo explícito hacia él. Podemos cerrar una puerta para separarlos, pero sin coger o echar a ninguno de los dos de la habitación. Bajo ningún concepto gritaremos o golpearemos a ninguno de los animales.

Gatos caminando juntos

Algunos consejos extras para presentar a dos gatos

  • No debemos coger a un gato cuando se encuentre en mitad de una trifulca, o justo después de ella, para consolarlo. Si hacemos esto, el gato puede redirigir la agresividad hacia nosotros.
  • Durante los primeros días, siempre acariciaremos antes al gato veterano y evitaremos que nos vea acariciar al gato nuevo. Los gatos son animales muy celosos.
  • Bufidos, gruñidos y algún que otro zarpazo son normales, pero es conveniente cortar las uñas.
  • No es normal que no coman, vomiten más de lo habitual, no se acicalen o hagan sus necesidades fuera del arenero. Ante esta situación, debemos llevar al gato al veterinario.
  • Es conveniente que el nuevo individuo tenga una edad similar al veterano, aunque no imprescindible. A veces, la aparición de un gatito de pocos meses en el hogar revitaliza al gato adulto y le hace llevar una vida más sana, sobre todo si es obeso.
  • El enriquecimiento ambiental es muy importante para facilitar el proceso, lugares de ocultación, escalada, pequeños desafíos…

Fuente de la imagen principal | Pixabay / AdinaVoicu

  • Crowell-Davis, S. L. (2007). Cat behaviour: social organization, communication and development. In The welfare of cats (pp. 1-22). Springer, Dordrecht.
  • Levine, E., Perry, P., Scarlett, J., & Houpt, K. A. (2005). Intercat aggression in households following the introduction of a new cat. Applied Animal Behaviour Science, 90(3-4), 325-336.
  • Lowe, S. E., & Bradshaw, J. W. (2001). Ontogeny of individuality in the domestic cat in the home environment. Animal Behaviour, 61(1), 231-237.