Enfermedades asociadas con la comida para perros

Alimentar correctamente a nuestra mascota es de suma importancia. Por eso, desde Mis Animales vamos a mostrarte algunos trastornos relacionados con la comida para perros.
Enfermedades asociadas con la comida para perros
Alejandro Rodríguez

Escrito y verificado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez el 01 Octubre, 2019.

Última actualización: 01 Octubre, 2019

Está claro que la alimentación y la salud van de la mano. Por eso, tener la certeza de que estamos dando a nuestra mascota la dieta adecuada es vital. No tener esta certeza puede traer consecuencias y, por eso, te hablamos sobre la comida para perros y su relación con ciertas enfermedades.

Comida para perros: mucho donde elegir

Al hablar de dieta para mascotas, nos referimos a mucho más que un régimen alimentario. Aparte de saciar su apetito, la comida para perros debe servir como fuente de energía y nutrientes, además de ser uno de los pilares en los que se fundamenta su salud.

Dicho esto, elegir correctamente la alimentación de nuestro amigo cuadrúpedo depende de muchos factores. Entre ellos, la raza, la edad, el tipo de actividad diaria y el peso son los factores que más influyen a la hora de decantarnos por un pienso u otro. En el mercado existen infinidad de opciones alimentarias para satisfacer todos los requisitos mencionados.

Sin embargo, si nuestro perro sufre de algún tipo de trastorno de salud o es más sensible a ciertos alimentos, y no lo sabemos, lo más normal es que empiece a mostrar síntomas de enfermedades o intolerancias: pérdida de apetito, problemas gastrointestinales, debilidad, etc.

Perro no quiere comer

Alergias o intolerancias alimentarias

Sin duda, la intolerancia a ciertos alimentos o ingredientes es uno de los motivos más comunes cuando hablamos de enfermedades asociadas a la comida para perros. Al igual que ocurre con nosotros, los perros pueden experimentar alergia a:

  • Gluten.
  • Lácteos y derivados.
  • Colorantes alimentarios o ingredientes artificiales presentes en los piensos.

Lo más normal es que nuestro veterinario nos advierta de este tipo de alergias y nos proporcione soluciones como una dieta alternativa o un pienso hipoalergénico especial. Si la intolerancia alimentaria de nuestra mascota aún no ha sido diagnosticada, empezaremos a ver los síntomas típicos, como problemas respiratorios o cutáneos.

Problemas respiratorios en perros

Otros problemas derivados

Es evidente que, si nuestro perro sufre con lo que come, uno de los sistemas que más va a notarlo será su sistema digestivo. Una mala alimentación –o una elección errónea de comida para perros– va a suponer más de una visita precipitada al parque para perros, como es el caso de la diarrea.

La diarrea puede aparecer por diversos motivos: desde una intolerancia a una mala digestión. En estos casos, la frecuencia con la que aparece funciona como indicador de alarma, de manera que si la diarrea empieza a ser recurrente, algo puede estar fallando en tu elección de comida para perros.

Diarrea en perros

Además de la diarrea, existe otro trastorno digestivo que, si bien está más relacionado con alimentos en mal estado, también es común en perros. Nos referimos a la gastritis o indigestión aguda, y sus causas varían desde una intolerancia a alimentarse de productos contaminados o en mal estado. Es importante, en este sentido, alejar a nuestro perro de las zonas de alimentos en descomposición –como la basura de casa– y vigilar lo que se llevan a la boca.

Recientemente, también se ha descubierto que ciertos componentes de la comida para perros pueden estar vinculados a enfermedades cardiovasculares, si bien es cierto que aún no se sabe con certeza cuál es el causante principal. De lo que sí podemos estar seguros es que, con ayuda de nuestro veterinario y una alimentación adecuada, nuestro perro disfrutará de una vida plena y sana.

Te podría interesar...
¿Cómo alimentar a un perro diabético?
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
¿Cómo alimentar a un perro diabético?

A la hora de alimentar a un perro diabético existen una serie de pautas que hay que seguir: desde la presencia constante de agua a evitar ciertos alimentos.



  • Freeman, L. M., Stern, J. A., Fries, R., Adin, D. B., & Rush, J. E. (2018). Diet-associated dilated cardiomyopathy in dogs: what do we know?. Journal of the American Veterinary Medical Association253(11), 1390-1394.
  • Chesney, C. J. (2002). Food sensitivity in the dog: a quantitative study. Journal of Small Animal Practice43(5), 203-207.