El elkhound noruego: el cazador de alces

Laura Huelin · 2 diciembre, 2017

El elkhound noruego puede parecer una raza mestiza de pastores y nórdicos. Sin embargo, es un perro que durante más de un milenio ha acompañado a los cazadores polares. A continuación, te contamos más acerca del elkhound noruego.

Historia

El elkhound noruego es una raza primitiva de la que se han encontrado restos arqueológicos de ejemplares de esta raza en poblados del 40 000 a.C. Esto lo convierte en una de las razas más antiguas que siguen vivas hoy en día, de la cual sabemos por su historia reciente que ha acompañado desde hace más de 1 000 años a los cazadores escandinavos. Se ha utilizado para la caza mayor, especialmente alces u osos.

Se trata de un perro corpulento de carácter atrevido y de un gran compañero en la caza, pues gracias a su olfato puede oler la presa a kilómetros de distancia. Después de perseguirla y localizarla le comunica a su propietario dónde están las presas ladrando con insistencia.

Los exploradores polares lo introdujeron en el continente americano, donde tuvo mucho éxito como perro de compañía. Su buen carácter, su belleza y su capacidad de adaptación lo convierten en un gran perro casero.

Características

Tiene un cuerpo muy parecido al resto de perros tipo spitz: cuadrado, compacto y corto. También goza una de las características propias de este tipo de razas: la cola enroscada sobre la espalda.

Cuenta, además, con una cabeza ancha y unas orejas triangulares levantadas sobre la cabeza, mientras que la trufa siempre es negra y los ojos oscuros. Tiene, en general, un aspecto alobado, aunque su cara es menos afilada y la diferencia entre el cráneo y la nariz está más marcado. Es obvio a simple vista que esta raza de perros está muy emparentada con el lobo.

En lo relativo a su tamaño, es un perro de dimensiones medianas, ya que los adultos pueden llegar a medir unos 50 centímetros de alto hasta la cruz y pesan entre 20 y 25 kilos. Sin embargo, debido a su pelo tan denso y semilargo, aparenta más cuerpo del que en realidad tiene.

El colorido del pelaje, por su parte, varía entre diferentes tonos de gris y negro. El gris es más claro en el vientre y la parte inferior de la cola, mientras que las orejas y el morro son de un color más oscuro, casi negro.

 

Comportamiento

Perro elkhound noruego tumbado

El elkhound noruego es un can que se emplea tanto para la caza, como para el pastoreo o la protección de un terreno. Es un perro versátil con una gran capacidad de adaptación, que puede ser feliz tanto trabajando en la caza como simplemente acompañando a su familia.

Por sus orígenes como perro cazador de alces y osos, es un perro valiente y tenaz, pero también demuestra ser ágil y enérgico. En un can de estas características es importante hacer ejercicio físico, pero también ejercicio mental. De hecho, a un canino inteligente como el elkhound noruego es necesario proporcionarle retos mentales para saciar su instinto de trabajo.

Tiene el carácter propio de las razas primitivas: son tozudos, pero leales y afectuosos. Es sociable y complaciente con su familia humana, pero quizás se muestre desconfiado con extraños o con otros perros. Al contrario que otras razas primitivas como las nórdicas, sí son ladradores, pues no dudarán de alertar de la presencia de extraños con sus ladridos.

Esta tozudez, junto con su gran inteligencia, hace que sea imposible adiestrar a esta raza de perros por la fuerza, según la teoría de la dominancia o aplicando castigos o dolor.

Sin embargo, son muy receptivos al entrenamiento en positivo. Tiene una gran determinación a la hora de colaborar con los humanos, por lo que el uso de premios y alabanzas aceleran su adiestramiento.

Cuidados del elkhound noruego

El pelaje del elkhound noruego necesita los cuidados apropiados para un pelo de su tipo, por lo que es conveniente cepillados regulares que le ayuden a deshacerse de todo el cabello que se le va cayendo.

Aunque sea un perro preparado para resistir temperaturas bajo cero, es capaz de adaptarse a la vida en paises más cálidos. En este sentido, su manto se compone de una capa de pelo superficial y otra inferior que le ayuda a crear una cámara de aire que lo protege del frío y del calor. Por ello, nunca se le debería cortar o rapar el pelo a un elkhound noruego.

Respecto a su salud, no se asocian enfermedades propias de esta raza. Sin embargo, como todos los perros de gran tamaño, es posible que desarrolle displasia en la cadera o en los codos. Por lo tanto, es importante seguir las recomendaciones del veterinario y el calendario de revisiones para prevenir problemas.

Finalmente, hay que recalcar que el elkhound noruego es una raza que tiene miles de años de antigüedad, que además se han ganado su supervivencia gracias a su buen carácter, versatilidad y belleza.