Elige el tamaño de caballo adecuado

Francisco María García 10 noviembre, 2017

Para elegir un caballo de manera acertada es necesario considerar una serie de elementos, dentro de los cuales está el tamaño. En este artículo se muestran los aspectos más importantes a la hora de elegir al equino, atendiendo especialmente al tamaño de caballo adecuado para nuestras necesidades.

Primeras cuestiones a considerar

En el momento de adquirir un caballo se debe tener en cuenta que es un animal que requiere trabajo. Es decir, hay que hacer una inversión económica y dedicarle tiempo.

Muchas personas desean tener uno, ya sea por hobby, trabajo o deporte. Sin embargo, a la hora de elegir se confunden por la diversidad de opciones.

Pues bien, ¿qué es necesario tener en consideración? ¿Importa el tamaño de caballo?

Elegir en función de raza y carácter

Hay detalles importantes a analizar antes de comprar un caballo. Entre ellos es preciso informarse acerca de las características de cada raza y los temperamentos de cada uno.

Persona acariciando a un caballo

Así las cosas, se recomienda consultar a entendidos y a un veterinario de confianza. Si es la primera experiencia, es conveniente elegir un animal inteligente y de temperamento tranquilo.

El tamaño de caballo: no es una cuestión menor

Una de las primeras cuestiones a resolver es para qué se desea el equino. En función de esto, se evaluará el tamaño de caballo ideal.

¿Caballo o poni?

Al hablar de tamaño no se puede obviar el mencionar a los ponis. Estos tienen menos de un metro y medio a la altura de la cruz, mientras que el caballo es considerablemente mayor.

Sin embargo, creer que un poni facilitará las tareas y la monta es una idea equivocada. Es cierto que el poni es más pequeño, pero generalmente es más terco y de peor temperamento.

Tamaño: cuál es la constitución armoniosa

El tamaño se relaciona con la morfología, por lo que deberá ir de la mano con el trabajo que el caballo desempeñe. Hay que tener en cuenta lo siguiente:

–Cabeza: ni muy grande ni muy pequeña.

  • Una cabeza grande añadirá peso sobre el cuarto delantero. Una garganta gruesa dificultará una buena flexión del animal.
  • Una cabeza pequeña posee boca pequeña, lo que dificultará que se asienten las embocaduras.
  • Las orejas pequeñas pueden denotar nerviosismo al tener un oído pequeño.

–Tamaño del cuello.

  • Lo ideal es un tamaño intermedio, ni muy grueso arriba ni corto por debajo.
  • Un cuello corto y grueso es más difícil de manejar al estar montados.
  • Los cuellos finos arriba y musculosos abajo supondrán un problema por la resistencia que ejercerán en la mandíbula.
  • La inserción del cuello en las espaldas debe ser proporcionada.
Caballo galopando

–Dorso y grupa.

  • Es mejor un dorso más bien corto y musculoso a que sea ancho.
  • Una cruz más alta que la grupa
  • Se debe investigar qué razas hay disponibles en el mercado y definir objetivos.

Relación entre peso del jinete y peso del animal

Otra cuestión a valorar es el tamaño de caballo en función del peso del dueño.

¿Por qué importa esta relación? Según investigaciones sobre la salud del caballohay cada vez mayores problemas asociados al peso del jinete.

Los estudios han demostrado que la persona que monta no debería superar el 10% del peso del equino, pues de lo contrario el animal podría sufrir problemas en el dorso. Los dolores de espalda de un caballo presentan los siguientes síntomas:

  • Moverse demasiado en el momento de ser montado.
  • Morder o gruñir al cincharlo.
  • Salir corriendo o permanecer inmóvil al montarse el jinete.

Observar comportamientos

Una vez definido el caballo según raza, morfología y tamaño, debemos evaluar la manera en la que se comporta: el carácter y los hábitos que ha adquirido, ya que al ser un animal sociable tiende tendencia a aprender. Así que, una vez preseleccionado el animal, el jinete y el caballo han de compartir un tiempo en su hábitat actual.

Conclusión

Entre los factores a considerar para elegir caballo hay que saber que el tamaño es clave. Debemos analizar su constitución y decidir en función de la actividad que vayamos a desarrollar con el animal, así como comparar la relación peso jinete-caballo.

Te puede gustar