El zorro ártico: un animal social y territorial

Yamila · 30 marzo, 2019
El zorro ártico o polar es un cánido de pequeño tamaño conocido por su pelaje blanco y su gran cola, que ayuda a que se mantenga caliente en el crudo invierno

También conocido como zorro polar, se trata de un pequeño mamífero de la familia de los cánidos que habita en el punto más al norte de nuestro planeta. En este artículo te contaremos todo sobre el zorro ártico.

Distribución y hábitat del zorro ártico

El zorro ártico está presente en el hábitat llamado tundra, al norte de América, Europa y Asia. Suele estar presente en Groenlandia, Islandia (de donde es nativo), Alaska, Canadá y mar de Bering. Prefiere zonas de hielo (se ha visto cerca del Polo Norte), aunque también puede elegir bosques boreales de hasta 3000 metros sobre el nivel de mar.

Características físicas del zorro ártico

Una de las principales características físicas del zorro ártico es su pelaje blanco, el cual puede variar de color según la época del año, para hacerse más gris o marrón en el verano. Cuando aumentan las temperaturas, el pelo es más corto.

Durante el invierno, su gruesa capa de pelo le permite subsistir a las bajísimas temperaturas –incluso de -50°C– y mimetizarse con el ambiente nevado y rodeado de hielo. Otra de las adaptaciones que ha atravesado durante su evolución es que las almohadillas de las patas están cubiertas de piel.

Zorro ártico: hábitat

Su gran cola le permite enrollarse sobre ella para dormir y que su temperatura corporal no descienda. Sus orejas son pequeñas para poder mantener aún más el calor, y eso quizás es el motivo por el cual su audición está menos desarrollada que la de los perros u otros zorros. Aunque sí puede detectar el movimiento de las presas incluso varios centímetros bajo la nieve.

Este cánido es de tamaño pequeño, de no más de 55 centímetros de largo y con un peso promedio de cuatro kilos. Las hembras son un poco más livianas que los machos.

Reproducción y comportamiento

El mes de apareamiento es marzo debido a que a partir de ese momento hay más roedores o aves marinas –según donde se encuentre– para alimentarse. Las hembras dan a luz un promedio de 14 cachorros en mayo. Posteriormente, durante el verano, tanto el macho como la hembra se encargan de criar y cuidar de las crías.

La tasa de mortalidad de los cachorros es muy elevada debido a las condiciones climáticas; necesitan estar ‘pegados’ a la madre para obtener calor y, además, son muy vulnerables a los ataques de animales más grandes.

Zorro ártico: comportamiento

Durante la etapa de crianza de los cachorros, toda la familia vive en cuevas elevadas, formadas por una compleja red de túneles que pueden llegar a tener un kilómetro cuadrado y con varias entradas que miren hacia el sol.

En cuanto a su alimentación, su presa principal son los lemming, aunque también consumen pequeños aves y mamíferos, huevos y hasta cachorros de foca. Pueden comer también carroña dejada por los osos polares y, si no encuentran carne, ingerir algas y bayas.

El zorro ártico permanece activo todo el año –no hiberna ni migra durante el invierno– y puede pasar sobre bloques de hielo buscando alimento. Los depredadores naturales son el búho nival y el lobo.

Los zorros polares son bastante sociales y no gastan tiempo o energía en aislarse o andar con sus parejas, como sí sucede con otros cánidos. Además, tienen la particularidad de adaptarse con facilidad a la presencia del hombre y no son para nada tímidos, lo que ha permitido su caza durante años.

Si bien hoy en día ha descendido bastante, sigue habiendo muchos ‘expertos’ en hacer abrigos con la piel de este bonito animal. Igualmente, se encuentra en estado de preocupación menor en la lista de conservación de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

  • Norén, K., Carmichael, L., Dalén, L., Hersteinsson, P., Samelius, G., Fuglei, E., … Angerbjörn, A. (2011). Arctic fox Vulpes lagopus population structure: Circumpolar patterns and processes. Oikos. https://doi.org/10.1111/j.1600-0706.2010.18766.x