El sentido de la orientación en los perros

Francisco María García · 10 septiembre, 2018
Además de sus desarrollados sentidos, el vínculo entre dueño y mascota influyen notablemente en el sentido de la orientación en los perros para que estos regresen a su hogar

Actualmente, aún no hemos encontrado una idea clara acerca del sentido de orientación en los perros. A lo largo de nuestra historia, se han creado numerosas leyendas sobre la capacidad de los canes de encontrar su camino de vuelta a casa. Quizá a causa de esa falta de explicación lógica, este tema siempre ha estado muy presente en la curiosidad y los esfuerzos de muchos expertos en la naturaleza canina.

Si bien no podemos apuntar hacia una teoría comprobada, el avance de la tecnología y de la ciencia ha permitido mejorar nuestra comprensión sobre el sentido de orientación en los perros. Por ello, podríamos ser capaces de explicarte las principales hipótesis sobre esta increíble capacidad de nuestros mejores amigos.

El sentido de orientación en otras especies

Para comprender mejor el sentido de orientación en los perros, podemos observar otras especies que se benefician enormemente de esta capacidad. Un buen ejemplo es la orientación en vuelo de las aves, que les permite hacer larguísimos viajes migratorios y retornar siempre a su destino inicial.

Numerosos estudios científicos han sido llevados a cabo, en diferentes puntos del planeta, para comprender la orientación en las aves. Muchos experimentos han consistido en liberar a los pájaros seleccionados a miles de kilómetros de su ‘hogar’ para observar su comportamiento.

El resultado de estas pruebas con pájaros siempre ha sido que, tras días –o semanas– de viaje, las aves siempre han regresado a su lugar de partida; con estos datos, son claras las conclusiones.

Además, algunas pruebas también han demostrado que las aves son capaces de reorientarse tras sufrir alguna desorientación temporal.  Aun cuando se pierden en determinado momento, su sentido de orientación es capaz de hacerlas retomar su rumbo.

Migración de la cigüeña

¿Y cómo se explica este increíble sentido de orientación de las aves?

Actualmente, la comunidad científica trabaja sobre dos teorías que probablemente serían complementarias. La primera afirma que los pájaros emplean sus sentidos para localizarse en el tiempo y espacio.

Con sus ojos, los pájaros pueden reconocer montañas, acantilados o selvas que le indiquen el camino correcto. También utilizan su audición para reconocer estímulos que componen los paisajes de su largo viaje migratorio.  O sea, recogen ‘señales’ que ayudan a mantenerse bien orientadas y saber cuándo llegan a su destino.

Según muchos expertos, las aves cuentan con una especie de navegación inercial. De esa forma, logran saber qué rumbo tomar para regresar a su destino aun cuando deben realizar cambios de dirección; esta sería también la explicación de por qué las distracciones o desorientaciones temporales no afectan en su capacidad de orientación.

Los científicos también han observado que las aves migratorias poseen un sistema muy similar al de las brújulas magnéticas dentro de sus ojos. Sus retinas son capaces de captar la luz de forma polarizada, y ello les permite tener un sistema de navegación único.

Como método eficaz de navegación, a partir del movimiento del sol, la posición de las estrellas y de la luna, las aves reconocen cómo desplazarse para llegar a su destino.

¿Y el sentido de orientación en los perros, cómo funciona?

Respecto al sentido de orientación en los perros, también existen dos hipótesis principales, que se asemejan ligeramente a las mencionadas anteriormente.

Perro se escapa y no regresa

En principio, los potentes sentidos del can le ayudan a identificar fácilmente su entorno y percibir los cambios en el ambiente. Su gran audición y olfato muy desarrollado le permite reconocer ‘puntos de referencia’ para localizarse, así como seguir rastros para regresar a su hogar.

Además, se ha identificado la molécula ‘criptocromo 1’ en la retina de los ojos de los perros, que también está presente en los ojos de las aves migratorias. Esta molécula está asociada a la magnetorecepción. Su presencia en los ojos permite a los animales orientarse en tiempo y espacio a través del campo magnético de la propia naturaleza.

La importancia del vínculo afectivo en la orientación de los perros

Junto a lo anterior, los científicos también remarcan la excelente adaptación del perro al refuerzo positivo. Es decir, a su capacidad de aprender y memorizar numerosas tareas a través de un sistema de reconocimientos y recompensas.

Lógicamente, hay que resaltar que el refuerzo positivo en el adiestramiento canino no se trata solo de ofrecer premios o recompensas a los canes, sino que hay mucho más.

Los pilares de esta metodología están en el vínculo entre quien enseña y quien aprende, o sea, entre dueño y perro. También en el intercambio de experiencias que permite a ambas partes enriquecerse durante el proceso educativo.