A mi perro le duelen los ojos, ¿qué ocurre?

Eugenio Fernández 27 junio, 2018
Puede que no solo padezca dolor, y es que quizás el ojo esté lloroso y enrojecido durante bastante tiempo; otros síntomas pueden ser el excesivo pestañeo o el rascado con las patas o contra objetos

Cuando a un perro le duelen los ojos, las causas pueden ser múltiples, aunque todas ellas tienen algo en común: deberían ser atendidas por un veterinario.

¿Cómo saber si a mi perro le duelen los ojos?

Normalmente, cuando a un perro le duelen los ojos lo manifiesta de diversas maneras: el ojo suele estar lloroso y enrojecido, y suele pestañear mucho.

El perro puede incluso intentar rascarse el ojo con las patas o contra objetos, lo cual puede ser peligroso y agravar lesiones como úlceras, por lo que debemos tenerlo en cuenta.

Las temidas queratitis

Si a tu perro le duelen los ojos, es posible que tenga una queratitis. Una queratitis es una lesión inflamatoria primaria en la córnea, habitual en perros y gatos, y que tiene múltiples causas.

Las causas más frecuentes de queratitis son infecciones, traumatismos, alteraciones de la lágrima, problemas inmunomediados y enfermedades sistémicas; es decir, enfermedades que afectan a otros órganos. Un número importante de las queratitis son idiopáticas.

Dentro de las queratitis tenemos que hablar de aquellas en las que hay pérdida de epitelio corneal: la úlcera corneal o queratitis ulcerativa. Hablamos de las temidas úlceras oculares, que pueden hacer peligrar la visión de nuestra mascota y que son unas de las posibilidades cuando a un perro le duelen los ojos.

Tratamiento casero para la conjuntivitis en perros

En la córnea hay tres capas; según profundiza y atraviesa cada capa, tenemos úlceras cada vez más graves. Una vez se atraviesa la última capa, tenemos perforación corneal y la pérdida de visión está prácticamente garantizada.

La temida uveítis

La uveítis es la inflamación de la úvea, parte del globo ocular entre la esclerótica y la retina; una parte con muchos vasos sanguíneos que comprende iris, cuerpo ciliar y la coroides. Es un trastorno poco frecuente, grave para la visión y difícil de resolver. La uveítis puede ser total o parcial, y tiene muchas causas infecciosas como el moquillo y la leishmaniosis, además de enfermedades inmunomediadas y tumores.

Cuando tiene uveítis, al perro le duelen los ojos y presenta diversos signos que deben ser diagnosticados por un veterinario especializado en oftamología. En concreto, presenta dolor con fotofobia, lagrimeo y ojo rojo, bajada de la presión intraocular por menor producción de humor acuoso y edema difuso e inconstante en la córnea.

Conoce el glaucoma

El glaucoma en perros es una enfermedad que surge como resultado de la elevación prolongada de la presión intraocular por encima de los niveles normales. El efecto más importante y precoz es que afecta al nervio óptico, lo que produce deterioro de la función visual, hasta poder desembocar en ceguera. 

Algunas de las enfermedades que ya hemos visto, como la uveítis, pueden desembocar en un glaucoma. En un glaucoma agudo al perro le duelen los ojos; también produce edema corneal difuso de color azulado. Se produce midriasis debido a la parálisis del esfínter pupilar y tenemos pérdida de visión debido a la lesión del nervio óptico.

Glaucoma en perros

El glaucoma crónico, sin embargo, surge como consecuencia del agudo y se pueden producir síntomas comunes con el agudo, pero el dolor o el edema debieran ser menos evidentes. Se caracteriza principalmente porque tiñe el ojo por pigmentación corneal y neovascularización.

¿Cómo saber por qué a mi perro le duelen los ojos?

Aunque existen múltiples enfermedades que hacen que pueden acontecer cuando a un perro le duelen los ojos, es imperante el diagnóstico veterinario para encontrar la causa. El veterinario debe examinar el ojo y realizar algunas pruebas complementarias para ello.

Un ejemplo es la prueba de Schirmer; es importante saber la humedad del ojo, pues muchas veces la queratitis está causada por alteración de la lágrima. Esta prueba permite medir la humedad de los ojos a través de una tira de papel.

La tinción con fluoresceína tiñe las úlceras corneales de verde, por lo que es otra de las pruebas que usan los veterinarios. En el caso del glaucoma, el examen oftalmológico mediante el uso de oftalmoscopio es necesario, pero el instrumento vital en el diagnóstico del glaucoma es la tonometría, que mide la presión intraocular.

Todas estas enfermedades tienen tratamiento, pero antes deben ser diagnosticadas por tu médico veterinario. Acude a él si a tu perro le duelen los ojos, o los tiene llorosos y enrojecidos durante mucho tiempo.

Te puede gustar