El podenco español: creado para la caza

Francisco María García · 23 agosto, 2018
Preparado para enfrentarse a cualquier tipo de terreno, este perro de caza destaca por su gran resistencia a enfermedades o afecciones

Los podencos son perros rústicos que pertenecen a diferentes razas caninas muy antiguas que se originan en la cuenca del Mediterráneo. Entre los diferentes tipos de podenco, en nuestro país destaca el podenco español, un auténtico cazador todoterreno.

Aunque no sea tan conocido fuera del territorio ibérico, el podenco español es considerado en España como la mejor raza de perro para cazar. Su cuerpo fuerte, rústico y resistente le permite desempeñarse con total destreza incluso en terrenos accidentados y climas desfavorables.

Este animal, por su versatilidad, puede cazar solo o en jauría, mientras brinda siempre un óptimo desempeño. A continuación, te invitamos a conocer mejor los perros podencos y, en particular, al podenco español.

El podenco español y los diferentes tipos de podencos

Hay diferentes tipos o razas de podencos que se han originado en las regiones mediterráneas.  Actualmente, se reconoce que existen podencos nativos de España (Andalucía, Canarias y Mallorca), Italia (Malta), Portugal y Grecia.

El podenco orito español –o podenco español– es uno de los más reconocidos en España, aunque todavía no es reconocido por la FCI (Federación Cinológica Internacional). Los criadores siguen dedicándose a ‘oficializarlo’ como raza.

Además, también existen otros podencos creados en España, como el podenco andaluz (Andalucía), el podenco ibicenco (Mallorca) y el podenco canario (Canarias). También debemos mencionar que los podencos originarios de otros países también demuestran excelentes instintos cazadores. Estos son algunos tipos de podencos que se originan fuera del territorio español:

  • Podenco portugués (Portugal).
  • Cirneco del Etna (Italia – Sicilia).
  • Podenco del faraón o pharaoh hound (Italia – isla de Malta).

Podenco español: salud

Características comunes a los podencos

El término ‘podenco’ designa a varias razas de perros que están emparentados por sus orígenes y comparten características físicas y comportamentales. Según la FCI, estos perros están catalogados en el grupo 5 (perros de tipo primitivo y tipo spitz), dentro de la sección 7 (perros de caza). No obstante, el pharaoh hound está clasificado en la sección 6 del mismo grupo (perros primitivos).

Poco se sabe sobre los orígenes de los podencos, pero se estima que su antepasado sería el tesem. Este es un perro de caza que se ha extinguido, pero del cual conservamos una representación gráfica, encontrada en la pirámide de Keops. Su llegada a Europa habría ocurrido gracias a la gran expansión comercial de los fenicios.

Los podencos son perros de porte mediano/grande, con cuerpo fuerte y musculatura bien desarrollada. También podemos encontrar variedades de tamaños en algunos tipos de podencos, como el podenco portugués, por ejemplo.

Carácter del podenco

Creados para la caza, los podencos tienen sentidos muy desarrollados y están siempre alerta. Su carácter es activo e independiente, y revela una gran inteligencia y predisposición al entrenamiento.

Por lo general, el podenco español muestra un temperamento equilibrado y paciente. No obstante, tiene mucha energía y requiere una alta dosis de ejercicio físico y constante estimulación mental.

El sedentarismo en estos perros es extremadamente perjudicial para su salud y su comportamiento,pues favorece el desarrollo de problemas de conducta, como la destructividad, los ladridos excesivos y la agresividad.

Podenco español: carácter

Como mascotas, los podencos son más recomendados para personas activas y que disfruten al aire libre. También pueden llevarse muy bien con los niños, siempre que hayan sido correctamente educados y socializados.

Salud del podenco español

El podenco español destaca no solo por sus óptimos instintos cazadores, sino también por su excelente salud. Estos perros son muy resistentes y demuestran una gran capacidad adaptativa, lo que les ha permitido sobrevivir por muchos siglos.

Además, el podenco no ha sido sometido a los procesos de estandarización estética que afectaron a la gran mayoría de las razas caninas. Justamente, porque sus capacidades instintivas han sido históricamente más valoradas que su aspecto físico.

En consecuencia, presenta una mayor variedad genética, lo que se traduce en importantes beneficios para su salud. Además de su privilegiada resistencia física, el sistema inmunológico de estos perros es realmente fuerte. Con los cuidados adecuados, un podenco difícilmente se enferma y puede disfrutar una longevidad minina de 12 años. Esta edad es un poco por encima de la media de vida de los perros.

Otra ‘ventaja’ de la diversidad genética es que disminuye la predisposición a desarrollar ciertas enfermedades hereditarias. Por ello, los podencos tienen baja probabilidad de presentar patologías degenerativas comunes en otras razas, como la displasia de cadera o de codo.

No obstante, es esencial recordar que el podenco debe contar con los cuidados esenciales para su salud y un entorno positivo para desarrollarse óptimamente. Además, una adecuada medicina preventiva será clave para preservar una buena salud a lo largo de toda su vida.