El perezoso bayo de tres dedos con garganta marrón

Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Paloma de los Milagros
15 abril, 2019
El perezoso bayo puede pasar hasta 20 horas diarias de inactividad

Conocido como perezoso bayo o como Bradypus variegatus entre la comunidad científica, se trata de una especie cuyo principal rasgo distintivo frente a otros perezosos es su tridactilia y su característica pigmentación facial.

Principales características del perezoso bayo

Este perezoso presenta una dimensión media de 6o centímetros en la que la cabeza, de aspecto redondeado, ocupa solo una pequeña proporción. En ella, tanto las orejas como el hocico se caracterizan por su poca prominencia.

Sin embargo, sus rasgos faciales sí son distintivos debido al patrón de colores que configuran su negra nariz y dos líneas, del mismo color, que parten desde los ojos hasta las mejillas.

Sus extremidades se definen por su longitud, sobre todo en el caso de las anteriores, y por terminar en tres apéndices que cuentan con grandes y gruesas garras curvadas, fundamentales en su alimentación.

En cuanto al pelaje, se distinguen dos tipos de capas: una de vello corto, suave y uniforme, y otra más irregular compuesta de pelo largo y pajizo. Ambas capas suelen presentar tonalidades grisáceas con matices más amarronados en la zona de la cabeza y el cuello.

Bradypus variegatus

Además, la coloración es uno de los rasgos más evidentes en cuanto al dimorfismo sexual entre hembras y machos, pues estos últimos se distinguen por tener una línea negra rodeada de una gran zona amarillenta o naranja.

El perezoso bayo se reproduce solamente una vez al año debido al largo proceso de gestación que se prolonga hasta seis meses. Las hembras dan a luz a única cría, caracterizada por su vulnerabilidad y total dependencia materna; esta pasa un mínimo de cinco semanas abrazada a la panza de su madre mientras es amamantada. Posteriormente, durante los 8-12 meses siguientes suele ser transportada en el dorso.

Los juveniles alcanzan la madurez sexual a partir del tercer año y, por lo general, su longevidad media suele rondar la treintena. A lo largo de su vida, el perezoso pasa la mayor parte del tiempo solo, colgado entre las ramas de los árboles.

De hecho, sus períodos de inactividad pueden suponer 20 horas diarias. Esta vida arborícola solo se ve interrumpida una o dos veces a la semana, cuando el perezoso baja al medio terrestre para orinar y defecar.

En lo que respecta a su alimentación, se caracteriza por ser un mamífero herbívoro estricto, y es que basa su dieta en hojas, frutos y ramas tiernas que directamente coge de los árboles en los que se encuentra.

Perezoso bayo: alimentación

A pesar de no ser su medio habitual, el perezoso bayo es un buen buceador. Sin embargo, su locomoción en el medio terrestre es lenta y torpe debido al poco desarrollo de su musculatura. Además, su falta de actividad se ve incrementada por el poco aporte calórico que le proporciona su ingesta y la lenta actuación de su sistema digestivo.

Hábitat y conservación

Al igual que otras especies de perezosos, se localiza principalmente en Centroamérica y América del Sur, sobre todo en Honduras, centro de Bolivia, norte de Argentina y sur de Brasil. En cuanto al hábitat, viven indistintamente tanto en bosques secos, como húmedos o riparios, normalmente sin superar los 1 200 metros de altitud.

Actualmente, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), su estado de conservación supone una ‘preocupación menor’.

Sin embargo, en los últimos años su amplia distribución se ha visto amenazada, principalmente por la acción antrópica, al destruir o fragmentar su medio natural.

  • National Geographic. Bradypus variegatus, (s.f). Recuperado de https://www.nationalgeographic.org/photoark/bradypus-variegatus/
  • Sistema de Información de Biodiversidad. Bradypus variegatus, (s.f). Recuperado de https://sib.gob.ar/ficha/ANIMALIA*bradypus*variegatus