El papel de algunos animales en la historia

Francisco María García · 24 marzo, 2018
Si bien han cumplido funciones fundamentales desde hace miles de años para el hombre, también los hay que –en contra de su voluntad– han dejado huella en el devenir de la humanidad

Más allá de las funciones que cumplen en los respectivos ecosistemas, los animales juegan un papel importante en la sociedad. Han servido de alimento o abrigo, pero también han sido reconocidos como compañeros, guías, rescatistas y probadores científicos. Los animales en la historia han tenido a veces un gran protagonismo.

Las distintas especies son procesadores de residuos, polinizadores y controladores biológicos. Además, constituyen la principal fuente de sustento del hombre, razón por la cual se potencia la reproducción selectiva (la misma que es aprovechada en la industria textil y del calzado). Pero, ¿qué hay de aquellos que han dejado huella en la humanidad?

Aunque se ignoren o se hable poco de ellas, las hazañas de ciertos animales han marcado un antes y un después en la historia. Todos recuerdan a Yuri Gagarin, el primer hombre en viajar al espacio, pero ¿quiénes recuerdan a Laika, el primer animal espacial? ¿Recordamos la proeza de las palomas durante la II Guerra Mundial?

Animales en la historia

Esfuerzo y valor son dos características que enaltecen al ser humano, pero que también han colocado a muchos animales en la historia. A continuación, veremos algunos animales que han ganado protagonismo por sus heroicas acciones o aportes.

Laika

No tuvo más entrenamiento que el de ser una perra ladradora en las calles de Moscú. Aun así, fue seleccionada para abordar una nave espacial. El segundo Sputnik enviado por la Unión Soviética a órbita, el 3 de noviembre de 1957, la llevaba en una pequeña cabina.

¿Qué la hizo peculiar? Fue el primer ser vivo en realizar un vuelo orbital, desafortunadamente sin regreso. Los dispositivos implantados para registrar su respiración, pulso y presión sanguínea confirmaron el colapso de Laika ante una posible hipertermia. Su cabina nunca se separó del cohete y cuando entró al espacio exterior se recalentó.

Laika pasó a la historia como lo hicieron las perras mestizas Belka (Ardilla) y Strelka (flechita) en el año 1960. Estas fueron al espacio en el Sputnik 5 y lograron sobrevivir. Viajaron junto con algunos roedores, plantas y una muestra de piel humana; orbitaron durante un día y regresaron sanas.

Laika, Belka y Strelka permitieron comprobar lo aptas que eran o no eran las naves enviadas al espacio para ser tripuladas. Laika no resistió más que algunas horas por las anomalías en el sistema, pero la nave se mantuvo durante seis meses hasta su autodestrucción; Belka vómito, pero no hubo más contratiempos.

Dolly

La oveja Dolly fue el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta. Nació el 5 de julio de 1996 tras múltiples intentos de los científicos por juntar óvulos combinados con núcleos de células mamarias. La llegada de Dolly en Escocia significó un gran avance; puso los ojos del mundo en la clonación animal.

Clonación de la oveja Dolly

Desde mucho antes se habían logrado ejemplares a partir de clonaciones, pero de células embrionarias. Dolly demostró que el ADN de células adultas puede dar pie a un organismo entero. Este cordero de raza Finn Dorset fue el único nacido luego de 277 intentos y se mantuvo en secreto durante meses.

Dolly creció bajo la mirada científica, se apareo y produjo crías completamente normales. Sin embargo, debió ser sacrificada a la edad de 6 años y medio por sufrir de adenomatosis pulmonar ovejuna. Su envejecimiento temprano tal vez se debió al hecho de provenir del núcleo de una oveja de 6 años.

Cher Ami

Las palomas son símbolo de paz y de pureza, en especial aquellas de color blanco. No obstante, Cher Ami es recordada por algo más que su tonalidad: su rol de mensajera. Durante la II Guerra Mundial advirtió al ejército americano sobre el peligro que corría parte del batallón.

Paloma mensajera

La paloma herida en el combate de Verdún entregó un total de 12 cartas. La última de ellas, retirada de su pata ya amputada, avisaba la posición de los enemigos en relación a los americanos. El mensaje permitió la acción de defensa y aseguró la vida de 194 hombres.

Chita

El chimpancé inmortalizado por su participación en las películas de Tarzán, fue también el más longevo del mundo. El Libro Guinness de los Récords lo reportó cuando tenía 79 años. Murió a los 80 por insuficiencia renal; este animal fue un ícono del cine en la década de los 30 y 40.

Chimpancé inteligente

Chita en realidad no era hembra, era un macho y su nombre fue Jitts. La industria del cine lo convirtió en el mejor amigo de Tarzán. Su fallecimiento se registró en el refugio de animales Suncoast Primate Sanctuary de Palm Harbor, en Florida, a donde llegaron muestras de afecto.

Estos son sólo algunos de los animales más famosos, pero la lista es larga. Valdría la pena estudiar al perro Cairo, que facilitó la captura de Bin Laden, el caballo Jim, que ayudó a preparar la vacuna contra la difteria, o Keiko, la orca de Liberar a Willy.