El gato himalayo: cuidados y características

Francisco María García · 9 octubre, 2018
Considerado como una variedad del gato persa en Europa, no sería hasta 1960 cuando el gato himalayo fuese reconocido como raza

Este felino ha heredado lo mejor de dos razas: el gato himalayo es producto del cruce entre un persa y un siamés. El resultado es un minino de sin igual belleza, tierno y muy cariñoso. Sus cuidados y características los presentamos en este artículo.

Una historia peluda

En 1924 comenzó el proceso. Una genetista decidió cruzar ambas razas, pero los primeros esfuerzos no arrojaron los resultados esperados. A partir de 1930 se retomaron las investigaciones en Suecia y nació Debutante, la primera gatita con pelo largo.

Esta gata fue cruzada con su padre y nacieron cachorros de pelo largo y puntos de color o colorpoints: patas, orejas, cola y cara reflejan los colores del siamés, así como sus hermosos ojos azules.

El reconocimiento oficial como raza se produjo en 1960. Su nombre no tiene que ver con el lugar de origen, sino con el parecido al pelaje del conejo himalayo. En Europa se le considera una variedad del gato persa; el himalayo es hoy uno de los felinos más apreciados en países de Europa y Asia.

Un gato dulce y calmado

El gato himalayo suele ser amigable, cariñoso, calmado, respetuoso de las reglas y con una personalidad muy dulce. Este minino sabe compartir en ambientes familiares; del persa heredó su docilidad y del siamés la curiosidad y vitalidad.

Su capacidad de aprendizaje está muy desarrollada: aprende a captar rápidamente lo que se le enseña. El gato himalayo no maúlla en exceso, y es que es más bien callado y tranquilo.

Gato himalayo: características

Características del gato himalayo

El gato himalayo es un hermoso ejemplar de tamaño medio que pesa entre cinco y seis kilos. Su cuerpo es musculoso, de pecho ancho y patas cortas, mientras que su cabeza es redonda y fuerte. Posee unos grandes, expresivos y redondos ojos azules, y su cola es corta y muy peluda. Tiene orejas pequeñas y redondeadas, y una nariz corta y ancha.

El pelo de este minino es largo, suave, sedoso y con brillo. Las tonalidades de la cara, orejas, patas y cola pueden ir desde el marrón y chocolate, al azul, rojo, lila o el llamado torties. El resto del cuerpo es blanco o crema muy claro.

La salud del himalayo

Hay algunos problemas de salud que esta raza enfrenta comúnmente. Los tricobezoares son bolas de pelo que pueden obstruir su aparato digestivo. Es un mal menor que puede complicarse si no se trata a tiempo.

Unas gotas con aceite de parafina en su boca ayudarán al gato a expulsar estas bolas de pelo; de lo contrario, hay que visitar al veterinario. El cepillado diario eliminará el pelo muerto y minimizará las posibilidades de acumulación.

La hinchazón de los riñones derivada de la enfermedad poliquística renal es una herencia de esta raza que ocasiona disfunción renal. La forma aplanada de su cara tiende a generar deformaciones que desencadenan problemas respiratorios.

Se recomiendan ultrasonidos a partir del año para detectar alguna patología. También, y como consecuencia del acortamiento de su cara, el gato himalayo puede sufrir alteraciones oftalmológicas y mandibulares.

Gato himalayo: salud

La higiene

Con estas pautas conseguiremos una buena higiene de nuestra mascota:

  • El cepillado diario del pelo evitará los nudos y la acumulación de suciedad. También minimizará las posibilidades de que se formen las temidas bolas de pelo o tricobezoares.
  • Con una solución fisiológica se deben limpiar sus ojos al menos una vez por semana. Cuando el líquido sea absorbido se termina de secar con un paño bien limpio o una gasa estéril.
  • Al gato himalayo hay que bañarlo cuando esté realmente sucio o cuando su dueño lo estime conveniente. Lo importante es utilizar un champú apropiado y un secador a una temperatura no tan caliente para eliminar el resto de humedad.
  • El corte de pelo también debe ser regular; lo ideal es que lo haga un especialista para evitar daños al felino o una mala operación que atente contra su belleza.
  • La limpieza de sus orejas es muy importante. Deben asearse periódicamente, por lo menos una vez al mes para evitará problemas en sus vías auditivas, como inflamaciones o tumores. Los dientes también ameritan atención; una pasta de dientes especial es una buena alternativa para un cepillado periódico.
  • Por lo menos una vez al año debe visitar al veterinario para poder detectar cualquier problema. No se puede olvidar que es propenso a enfermedades hereditarias o aquellas producto de su misma contextura, que requieren evaluación permanente.

El gato himalayo es una mascota ideal para toda la familia. Cariñoso, dulce y muy calmado, se entiende a la perfección con grandes y chicos. Sus características lo hacen un gato especial y sus cuidados enseñan a quererlo aún más.