El aullido en perros: todo sobre este fenómeno

Miguel Rodríguez · 19 febrero, 2018
No es un comportamiento habitual y, sin embargo, es consustancial a la especie, que ya lo hacía desde que eran lobos, los que fueran sus antecesores; les sirve para comunicarse con otros congéneres e incluso con los humanos

Los perros, al igual que los lobos, en vez de ladrar en algunas ocasiones aúllan, acción que a todos nos deja atónitos. Como no es una conducta normal, tenemos la certeza que te preguntas por qué lo hacen, así que en esta ocasión os contamos todo acerca de este fenómeno.

El aullido en la familia canis

Ante todo, no debes preocuparte, el aullido tanto en lobos como en perros no es síntoma de algún mal; es una forma de comunicación de estas especies bastante recurrente. El aullido lo utilizan para comunicarse a largas distancias con otros individuos por diversos motivos.

Aunque no todo el tiempo, el aullido es una forma de comunicarse; a veces es solo un reflejo natural de ellos por escuchar algún sonido que les recuerde al aullido. Las sirenas de las ambulancias y las patrullas, algunas cornetas e incluso ciertos tonos en la voz humana pueden detonar esta conducta.

Esta es la respuesta sencilla a esta pregunta, así que a continuación iremos al fondo del asuento para explicar las razones y mitos que existen acerca de los aullidos.

¿Por qué un perro aúlla?

Los perros poseen distintas formas de comunicarse con los miembros de su misma especie y con los humanos en general. Estas formas son muy variadas, desde gestos y muecas hasta los ladridos en sí, y los aullidos también entran en esta categoría de comunicación.

Los perros a veces aúllan

Debemos tener en mente que el oído de los perros, al igual que el sentido del olfato, está mucho más desarrollado que el de los humanos. Así que el aullido es una forma muy usual de comunicarse con sus pares a grandes distancias.

Y no siempre es con miembros de su misma raza; existen casos en donde las razas cazadoras, al alejarse mucho de su amo, aúllan para señalar su ubicación o la localización de presas.

El aullido también es una forma de señalar el estado emocional que el animal tiene en determinado momento. Es muy recurrente escuchar a las mascotas aullar a todo pulmón durante el día para destacar la soledad que sienten al no tener con quién compartir.

Entonces, ¿cómo los puedo diferenciar?

Pues para ello debéis de hacer una autoevaluación como dueños de vuestras mascotas y haceros preguntas del siguiente tipo: ¿habré dejado la ventana abierta? ¿le he dejado algo con que se entretenga? ¿estuve ausente mucho tiempo?

Esta clase de preguntas son vitales para el reconocimiento de las razones sobre por qué un perro aúlla. En este sentido, no debéis preocuparos acerca de un mal augurio o algo por el estilo.

Perro ladrando

De hecho, estudios de la Universidad de California confirman otra teoría acerca de los aullidos en perros: a veces no pueden resistirse. Un perro no sabe cuando realmente otro can esta aullando en verdad, así que cualquier sonido similar le llevará a comportarse de esa forma.

Otro motivo por las que un canino aúlla se debe a la presencia de un intruso en el perímetro. El aullido en este caso tiene la función de alertar al clan o al humano de los intrusos que invaden el territorio, así que poneros en guardia si este es el caso.

¿Se puede evitar este comportamiento?

La verdad es que no. El aullido es una conducta innata y natural de los perros y, como os hemos dicho, una forma de comunicarse con otros miembros. Lo mejor que podemos hacer es asegurarnos que no sean tan recurrentes.

Para ello, debemos evitar que nuestro perro se sienta ansioso durante nuestra ausencia: dejadle un juguete o dos para que pueda entretenerse. Durante las noches, trata de cerrar la ventana para aislar los sonidos exteriores, pero deben asegurarse de que el animal descanse con la máxima frescura posible.

Algunos mitos de los aullidos

  • Existe la creencia de que el aullido de un perro es la señal de algún mal por venir al bloque familiar. Lo más seguro es que se derivara de los aullidos adoloridos de los perros por la muerte de su amo durante la Edad Media por la peste negra.
  • Los lobos no le aúllan a la luna en sitios elevados. En cualquier caso es mera coincidencia y los sitios elevados ayudan a esparcir más lejos las ondas sonoras.
  • En este orden de ideas, tampoco es señal de que existan los hombres lobo, ya sea en París o Transilvania. En todo caso son leyendas de origen popular que se masificaron con la diversificación de los medios de comunicación.