6 efectos secundarios de las vacunas para perros

Yamila 14 enero, 2017
Si bien es cierto que las vacunas previenen enfermedades en los canes, su organismo puede presentar una reacción ante lo que se le haya inyectado

Si bien es verdad que vacunar a nuestros animales es necesario para evitar que enfermen, a ellos también les pueden afectar las inyecciones, aunque sin llegar a ser algo grave. En este artículo te contaremos cuáles son los efectos secundarios más frecuentes de las vacunas para perros.

Vacunas para perros

Las vacunas para perros son fundamentales para el cuidado de la salud de las mascotas. Así se evitan enfermedades como la rabia, el moquillo o la hepatitis (que pueden ser mortales). Ocasionalmente, estas vacunas tienen efectos secundarios en los canes durante las siguientes horas o días de ser aplicadas.

Según los veterinarios, estas consecuencias están relacionadas a una reacción común del organismo, que está actuando contra el agente extraño que se ha inyectado.

Vacunas caninas

Es bueno saber que los cachorros son más vulnerables a sufrir efectos adversos que los adultos. También son más propensos los perros de razas pequeñas y aquellos que hayan sido esterilizados.

Sin embargo, en la mayoría de los casos no deberíamos de preocuparnos sobre estos posibles efectos. Las vacunas han sido testadas anteriormente, son completamente seguras para los canes y les ayudan a inmunizarse contra las enfermedades.

Por ello, como dueños tenemos la obligación de llevarlos al veterinario para que se las apliquen. El especialista realizará un breve estudio sobre el perro para determinar si en función de su salud, su edad o su situación geográfica merece la pena la inoculación y cuál es la dosis correcta.

Vacunación para perros

Efectos secundarios más frecuentes al vacunar al perro

Es preciso saber que los canes experimentarán algún tipo de efecto tras haber sido vacunados y que esto es normal. Los más habituales son:

1. Adormecimiento

Al salir del veterinario es común que los canes experimenten sensación de cansancio, tristeza o incluso que duerman en el viaje de regreso a casa. Esto se debe a que han pasado por una situación muy estresante y necesitan recuperar energías.

2. Apatía

Otra de las consecuencias de vacunar al perro relacionadas a su comportamiento es la falta de contacto con el dueño. El animal tomará algo de distancia, como si estuviese enfadado con su amo por llevarle a un lugar que no le agrada en lo absoluto. Los cambios en el humor e incluso la agresividad también son esperados en estos casos.

3. Inflamación

Es el efecto secundario más común de las vacunas. En la zona donde se ha aplicado la inyección se ve una especie de bulto en forma de haba. Si el perro tiene pelo claro, quizás se note algo enrojecido.

Esto sucede porque el líquido aplicado aún no se ha esparcido por el cuerpo. Con el paso de las horas volverá a la normalidad. También puede estar causado por alguna alergia o reacción a las agujas o al alcohol utilizado para desinfectar la zona.

4. Trastornos gastrointestinales

Algunas vacunas ocasionan dolor de estómago, diarreas o vómitos en los perros. Es probable que tu mascota no desee comer y se quede acostada sobre uno de sus laterales para no presionar el abdomen. Al tacto puede tener distensión abdominal (como hinchazón).

5. Afecciones respiratorias

La tos, los estornudos y la secreción nasal son frecuentes si se lo ha vacunado de manera intranasal. Quizás presente algo de fiebre o experimente un estado gripal general que lo lleve a dormir muchas horas seguidas, o no querer comer ni moverse.

6. Anafilaxia

La anafilaxia es el efecto secundario de las vacunas más grave de todos y debemos tener mucho cuidado con él. Aparece a los pocos minutos u horas de la inyección y está caracterizado por la hinchazón del hocico y la garganta, lo que le impide respirar bien; puede ocasionar pulso débil, enrojecimiento de la piel, vómitos, diarrea, etc.

Es una reacción del organismo, el cual se defiende autoagrediéndose y destruyendo los glóbulos rojos. No hay que preocuparse porque es muy poco común.

En cualquier caso, una mascota que ha sido recientemente vacunada debe ser controlada y monitoreada en las horas posteriores a la inyección.

Te puede gustar