Dos enfermedades del ganado vacuno sometidas a control oficial

30 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la veterinaria Érica Terrón González
El ganado vacuno es uno de los que configuran la ganadería tradicional en la mayoría de países del mundo. Por eso, controlar las enfermedades que lo atenazan es esencial.

Existen numerosas patologías que pueden poner en jaque la salud de los animales de granja. Las hay infecciosas —provocadas por bacterias y virus— y parasitarias, y todas ellas tienen un impacto mayor o menor sobre el rendimiento productivo, cosa que perjudica directamente al ganadero.

Por esta razón, las administraciones públicas desarrollan programas de lucha, control y erradicación de las enfermedades animales. En este caso, te hablaremos de dos de las patologías del ganado vacuno más extendidas a nivel global.

Estas dos enfermedades —tuberculosis y brucelosis— tienen, además, la posibilidad de contagiar al ser humano. Por lo tanto, controlarlas supone un nuevo e imprescindible desafío. Aquí te mostramos todo lo que debes saber sobre ellas.

Dos enfermedades del ganado vacuno sometidas a control oficial

A continuación, hablaremos de dos de las enfermedades más importantes del ganado vacuno, su diagnóstico y las herramientas para controlarlas.

Enfermedades en el ganado vacuno.

La tuberculosis bovina

La tuberculosis es una patología de naturaleza bacteriana producida por una micobacteria, en este caso, Mycobacterium bovis. Si bien se trata de una enfermedad específica de especie, M. bovis es considerada como responsable del 10 % de las tuberculosis humanas. De todas formas, en nuestro caso el agente causal es M. tuberculosis.

Transmisión

La enfermedad es contagiosa y se transmite por contacto directo con animales domésticos o silvestres infectados. Por ello, es importante mencionar que existen reservorios silvestres de esta enfermedad.

La bacteria es eyectada del organismo en las gotículas que un animal enfermo expulsa al toser. Así pues, lo normal es que la vía de infección sea respiratoria u oral —por consumo de leche contaminada, en el caso de los terneros—.

Se trata de una enfermedad de evolución lenta y pueden pasar meses o incluso años hasta que se vuelve grave o mortal. Por consiguiente, una sola vaca infectada puede diseminar la bacteria dentro del rebaño con mucha facilidad antes de morir. De esta manera, el desplazamiento de animales portadores es una de las principales vías de propagación.

Sintomatología

La micobacteria ataca a los pulmones, lo que se traduce en una neumonía granulomatosa. Se le da este nombre a las infecciones pulmonares que cursan con lesiones nodulares, en este caso conocidas como «tubérculos». Estas lesiones disminuyen la capacidad respiratoria del pulmón del animal, que se traduce en síntomas como:

  • Fiebre.
  • Dificultad respiratoria y tos seca.

Los tubérculos cursan con mayor gravedad a medida que pasa el tiempo, hasta que la pérdida de capacidad pulmonar es tal que la vaca muere.

Diagnóstico

Puesto que los síntomas no son muy distintivos, son necesarias otras pruebas para confirmar la enfermedad. Según las directrices establecidas por la Organización Internacional de Epizootías (OIE), se utiliza la tuberculina cutánea para detecarla.

La tuberculina es una sustancia proteica obtenida directamente de Mycobacterium bovis. Se inyecta en la piel de la vaca y se esperan 72 horas para ver la reacción. Si el grosor de la piel aumenta, estamos ante una prueba de que la infección existe.

Sin embargo, el diagnóstico definitivo se confirma mediante cultivo e identificación de la bacteria en laboratorio. Por desgracia, este es un proceso que puede durar ocho semanas o más.

Programas de control para enfermedades del ganado vacuno

Puesto que la transmisibilidad de esta enfermedad es tan alta, someterla a un programa de control es fundamental. Esto le dará al ganadero ciertas garantías sobre la salud de su rebaño y la continuidad de su actividad productiva.

El programa de control frente a la tuberculosis incluye:

  • La confirmación del diagnóstico mediante las pruebas indicadas por la OIE.
  • El sacrificio de los animales infectados para evitar que la enfermedad se siga diseminando por el rebaño.
  • La clasificación sanitaria de las cabezas de ganado en función del resultado de las pruebas. En base a este criterio, se permitirá o no el movimiento de los animales.
  • La aplicación de medidas profilácticas para evitar nuevos contagios —limpieza y desinfección—.

En algunos países del mundo —donde las vacas pastan tranquilamente en la naturaleza— es más fácil que estas entren en contacto con la fauna silvestre. Por eso, los programas de control de la tuberculosis insisten en monitorerar también la enfermedad en animales salvajes. Esto, sin duda, evitará muchos contagios en el ganado a largo plazo.

Brucelosis bovina

Se trata de otra enfermedad causada por una bacteria, Brucella abortus, aunque a veces las vacas se ven afectadas por B.melitensis, que es más peligrosa, al ser una bacteria zoonósica —que puede generar enfermedad en humanos—.

Transmisión, síntomas y diagnóstico

Es una enfermedad contagiosa y, además, se trasmite por numerosas vías: desde la oral a la conjuntival, pasando por la inhalatoria y la cutánea. La bacteria permanece infectante —y muy resistente— en el medio, razón por la cual contamina todo tipo de superficies y utensilios.

Lo más habitual en la granja es el contagio por el contacto directo con los restos abortivos de la vaca infectada. Porque sí, Brucella abortus provoca epidemias de abortos y retención de placenta. Si bien estos eventos hacen sospechar de la enfermedad, se necesita una confirmación laboratorial.

Programas de control para enfermedades del ganado vacuno

En este caso, además de su capacidad de diseminación por el rebaño, preocupa la posibilidad de que se trate de una zoonosis. Por eso es tan importante someterla a un programa de control que incluya:

  • El diagnóstico.
  • El sacrificio de los animales confirmados.
  • La calificación sanitaria de la explotación, tal y como sucedía con la tuberculosis.
  • Las medidas profilácticas.
Una vaca.

Enfermedades del ganado vacuno sometidas a control oficial

Las enfermedades animales que afectan al ganado deben ser sometidas a programas de control para evitar todos sus inconvenientes: no solo los relacionados con la salud animal y beneficios económicos, sino también aquellos vinculados con su transmisión al ser humano.

  • Tuberculosis bovina: OIE - World Organisation for Animal Health [Internet]. Oie.int. [cited 10 September 2020]. Available from: https://www.oie.int/es/sanidad-animal-en-el-mundo/enfermedades-de-los-animales/tuberculosis-bovina/#:~:text=La%20tuberculosis%20bovina%20(TB)%20es,bovis%2C%20pero%20tambi%C3%A9n%20por%20M.
  • Tuberculina [Internet]. Es.wikipedia.org. [cited 10 September 2020]. Available from: https://es.wikipedia.org/wiki/Tuberculina#:~:text=Se%20conoce%20con%20el%20nombre,se%20llama%20test%20de%20Mantoux.
  • Brucelosis Bovina [Internet]. Mapa.gob.es. [cited 10 September 2020]. Available from: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/sanidad-animal/enfermedades/brucelosis-bovina/Brucelosis_bovina.aspx