Entendiendo las dietas para problemas de riñón en perros

15 marzo, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Se ha demostrado que las dietas para problemas de riñón en perros que combinan proteínas moderadamente bajas, fósforo bajo, sodio moderado, potasio moderadamente alto y omega-3 reducen la uremia y prolongan la vida útil de los canes.

Aunque la enfermedad renal puede ser un diagnóstico atemorizante, es posible que un can con esta condición pueda vivir cómodamente durante años. Por supuesto, esto depende de si la patología renal se detecta a tiempo y de si se aplican correctamente las dietas para problemas de riñón en los perros enfermos.

En las siguientes líneas, hablaremos de qué elementos de las dietas usualmente consumidas por los canes domésticos son los más importantes para sobrellevar estas afecciones. No te lo pierdas.

Entendiendo las enfermedades renales

La enfermedad renal y los fallos generales en los riñones se están convirtiendo en un padecimiento común en los perros. Una de las primeras señales de la presencia de alguna de estas patologías es que tu can bebe y orina más que antes y, por ende, pide que lo lleven afuera varias veces al día.

Esto se debe a que los canes con enfermedad renal no pueden concentrar su orina, lo que se traduce en un gran volumen de líquido producido —y miccionado— y la subsiguiente sed y deshidratación.

A medida que la función renal disminuye, el perro retiene amoníaco, nitrógeno y otros desechos químicos en su sangre. A esto se le llama uremia. El grado de uremia se determina mediante la medición de nitrógeno ureico en sangre (BUN), creatinina y electrolitos.

¿Cómo se afectan los riñones?

Los riñones son órganos vitales, ya que tienen la tarea principal de eliminar los desechos de la sangre, equilibrar los fluidos corporales y producir la orina. De esta manera, los riñones actúan filtrando la sangre del cuerpo, se ocupan de regular la presión sanguínea y mantienen la concentración de glóbulos rojos circulantes en sangre.

La enfermedad renal ocurre cuando los riñones sufren daños y no pueden filtrar la sangre correctamente. Con el tiempo, el perjuicio se acumula y hace que se almacenen desechos en el cuerpo. A medida que la enfermedad renal empeora, los niveles de toxinas se elevan en la sangre y el animal se siente enfermo.

Los problemas con los riñones también pueden llevar a presión arterial alta, hierro bajo en la sangre (anemia), debilitamiento de los huesos, daño a los nervios y mala absorción nutricional.

Es sorprendente que una de las causas más comunes de la insuficiencia renal es la enfermedad bucal.

Un perro con problemas en el riñón.

El valor de las dietas para problemas de riñón en perros

La mayoría de los medicamentos que se usan para tratar a las mascotas con enfermedad renal solo pretenden reducir los síntomas. Por otra parte, la implementación de la dieta adecuada sí que puede tener efectos dramáticos en la supervivencia del paciente, de ahí su importancia.

Estudios clínicos han demostrado que las mascotas que consumen dietas diseñadas para la enfermedad renal pueden vivir el doble del tiempo que las que no lo hacen.

Los cambios nutricionales que se deben realizar dependen de la gravedad de la patología. En términos generales, las mascotas con enfermedad renal deben recibir dietas reducidas en fósforo, proteínas y sodio. Igualmente importante es la suplementación con ácidos grasos omega-3, que provienen del aceite de pescado.

El agua, más vital que nunca

Si el cánido tiene una enfermedad renal, querrás asegurarte de que tenga fácil acceso al agua. El nivel adecuado de hidratación evita la concentración de compuestos tóxicos en el torrente sanguíneo.

A medida que avanza la enfermedad renal, es posible que tu perro no pueda beber suficiente agua por sí solo. En este punto, es posible que necesites administrarle líquido por vía venosa, siempre en una clínica veterinaria.

En casa, anima a tu perro a beber. La enfermedad renal puede hacer que un can se sienta tan enfermo que no quiere beber. Para animarle a ello, dale un poco de caldo con sabor y bajo en sodio. Muchos expertos recomiendan, si es posible, que te asegures de que el agua que tiene tu mascota esté fresca y libre de contaminantes. Por ello, el agua filtrada es la mejor.

Componentes de las dietas para problemas de riñón en perros

En las etapas iniciales de la enfermedad renal, el objetivo es evitar daños adicionales y compensar el aumento de la micción. Para la mayoría de los perros, la idea es alimentarlos aproximadamente con cantidades entre el 2 % y el 3 % de su peso corporal.

Si decides cocinar en casa para tu mascota, recuerda que un nivel alto de humedad es crítico en una dieta renal. Consulta a tu veterinario para ajustar las cantidades dependiendo del peso y tamaño de tu perro. A medida que avanza la enfermedad del can –medida por el aumento del nivel de proteína en la orina deberá reducirse la ingesta de carne.

¿Qué buscar en la oferta comercial de dietas para problemas de riñón en perros?

La comida comercial de calidad debe consistir en proteína animal, frutas y verduras enteras, poco procesamiento y un contenido de humedad entre 80 -85 %. Las proteínas deben ser del tipo de fácil digestión. Además, es necesario que todo pienso cumpla con las siguientes premisas:

  • Bajo nivel de fósforo: con el fin de mantener bajo el nivel de fósforo en la sangre de la mascota, lo cual se cree que retarda la progresión de la enfermedad renal y mejora la supervivencia.
  • Bajo contenido de sal: las comidas ricas en sodio pueden aumentar la presión arterial y empeorar el daño renal, por lo que las dietas diseñadas para mascotas con enfermedad renal son bajas en este compuesto. Las golosinas hiposódicas incluyen frutas y verduras, pero asegúrate de evitar las uvas, las pasas, las cebollas y el ajo.
  • Bajo nivel de proteínas: la proteína es una molécula grande y compleja que puede ser de difícil digestión. La proteína se descompone en aminoácidos, los cuales son imprescindibles para tu perro. Se recomiendan carne de pollo, pavo o claras de huevo.

Por otro lado, los residuos nitrogenados también provienen del metabolismo de las proteínas y su exceso es indeseado en los caninos con enfermedad renal. La clave es reducir —pero no eliminar— la proteína que obtiene tu perro.

Además de alimentarle con una dieta baja en proteínas, también debes evitar darle golosinas con alto contenido de proteínas al can. Las golosinas que debes evitar son las siguientes: carne, bocaditos, queso, cuero crudo, orejas de cerdo, etc.

¿Qué suplementos son recomendados en dietas para problemas de riñón en perros?

A continuación, te presentamos una lista con los suplementos dietéticos recomendados en dietas para estos canes:

  • Ácidos grasos omega-3: existe cierta evidencia de que estos ácidos grasos contenidos en el aceite de pescado pueden ser beneficiosos para perros con enfermedad renal. Pregúntale al veterinario sobre si el aceite de pescado es adecuado para tu mascota y, de ser así, sobre la dosis óptima y una marca que tenga un control de alta calidad.
  • Citrato de potasio: el citrato de potasio induce el aumento de la concentración de bicarbonato en la sangre. En la enfermedad renal, el nivel de bicarbonato sanguíneo disminuye y hace que el pH de la sangre sea más ácida.
  • Vitaminas: dado el malfuncionamiento renal, las vitaminas contenidas en los alimentos no son reabsorbidas en el riñón. Consumir suplementos vitamínicos ayudará a compensar las pérdidas.

Finalmente, sea la dieta comercial o hecha en casa, deberás elegir alimentos que no estén expuestos a conservantes, pesticidas, fertilizantes, organismos modificados genéticamente o radiación ionizante. Si le das a la mascota carne, que esta provenga de animales que no reciban antibióticos ni hormonas de crecimiento.

Esta distinción es importante en las dietas para problemas de riñón en perros, porque significa que la comida no contiene toxinas. Esto implicará que la alimentación diaria del can pondrá menos presión en la función actual de los órganos dañados.

Las dietas para los problemas de riñón en perros deben ser muy especiales.

Aún hay mucho que aprender acerca de las necesidades nutricionales de los perros con problemas de riñón. El reto es mantener una ingesta adecuada, ya que los canes con enfermedad renal tienden a no tener un gran apetito. Por ello, se aconseja vigilar la pérdida de peso, variar los sabores y alimentar al can varias veces al día.

  • O’Neill, D.G., Elliott, J., Church, D. B., McGreevy, P.D., Thomson, P.C. and Brodbelt, D.C. (2013). Chronic Kidney Disease in Dogs in UK Veterinary Practices: Prevalence, Risk Factors, and Survival. Journal of Veterinary Internal Medicine, 27:814–821
  • National Research Council. Nutrient Requirements of Dogs and Cats. Washington, DC: The National Academies Press; 2006.
  • Cline M. (2016) Nutritional management of chronic kidney disease in cats & dogs. Todays Vet Pract ;6(2):58-66.
  • Larsen JA, Parks EM, Heinze CR, Fascetti AJ. (2012) Evaluation of recipes for home-prepared diets for dogs and cats with chronic kidney disease. J Am Vet Med Assoc 240(5):532-8. doi: 10.2460/javma.240.5.532.