Qué debes saber de los dientes de los gatos

14 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los dientes de los gatos son protagonistas en todas sus actividades cotidianas, prevenir los problemas dentales de tu minino debe estar de primero en tu lista de tareas

La salud de los dientes de los gatos es importante para todo tipo de actividades: comer, cazar, morder juguetes… A medida que el minino envejece, el riesgo de desarrollar diversas formas de enfermedades dentales aumenta.

Conoce los dientes de los gatos

Al igual que los humanos, los gatos tienen dos dentaduras en sus vidas. La primera la forman 26 dientes caducifolios o ‘dientes de leche’; su aparición se inicia alrededor de las tres semanas de vida. Estos dientes suelen ser muy afilados, casi como agujas, y se caerán a partir de los cuatro meses de vida.

Por otra parte, la dentición permanente consta de 30 dientes. La dentadura del gato se caracteriza por tener colmillos muy desarrollados, en comparación con sus incisivos.

Además, también es característica la forma de sus molares, diseñada para desgarrar y cortar el alimento, no para masticarlo como sucede en los molares humanos.

Los dientes de los gatos constan de material óseo: la dentina y el esmalte que recubren la corona y el cemento que recubre la raíz. Por otra parte, están los tejidos blandos del diente, que incluyen la pulpa con sus vasos sanguíneos y los nervios.

Si un gatito padece una enfermedad oral, generalmente tiene una de estas cuatro causas: enfermedad periodontal, cáncer oral, estomatitis felina o la reabsorción dental. Entre estas cuatro enfermedades orales felinas, la reabsorción dental es la más común.

Veterinario comprobando los dientes del gato

¿Qué caracteriza a la reabsorción dental?

En general, en un proceso de reabsorción la estructura original se desdibuja paulatinamente hasta que finalmente se remodela. Así, en la reabsorción dental ocurre la destrucción gradual de los dientes de los gatos. El proceso es extremadamente doloroso, aunque muchos gatos no muestran signos obvios de dolor a menos que se toque una lesión.

El proceso comienza en el exterior de un diente, en la línea de las encías. Aunque la condición puede ocurrir en cualquier diente, es más común en los premolares de la mandíbula inferior. Externamente, puede lucir como si el tejido de las encías creciera sobre o dentro del diente.

También puede parecer que se formara un agujero en el diente, causa por la cual la reabsorción dental a veces se denomina cavidad. No debe confundirse con las caries, que son raras en los gatos.

En las etapas finales del proceso, el esmalte se reabsorbe y el diente se fractura o remodela como una formación visible –de tejido duro similar a un hueso– en la línea de las encías.

Gato mostrando los dientes

Posibles causas de la reabsorción de los dientes de los gatos

Se conoce que la placa acumulada en la superficie del diente provoca una reacción inflamatoria que desempeña un papel en el desarrollo de la reabsorción dental.

Aunque no existen estudios concluyentes, se ha sugerido que el exceso crónico de vitamina D en la dieta puede ser la causa buscada –por tanto tiempo– de la reabsorción dental en gatos domésticos. Algunos alimentos industriales para felinos contienen niveles más altos de vitamina D que los recomendados.

Tratamiento de la reabsorción dental felina

La extracción de un diente sometido a reabsorción es el único tratamiento para la afección. La extracción puede ser un procedimiento difícil de realizar porque los dientes afectados suelen ser bastante frágiles y, a menudo, se fracturan y astillan durante la extracción.

Es importante tener presente que la necesidad de tomar radiografías para confirmar diagnóstico y, además, visualizar fragmentos de dientes fracturados. Se debe extraer todo el diente y todos los fragmentos para evitar infecciones u otros problemas.

No todas las clínicas veterinarias están equipadas para lidiar con la reabsorción dental. Es necesaria una radiografía dental y un equipo de aumento quirúrgico adecuado, así como un entrenamiento adecuado.

  • Reiter, A. M., Lewis, J. R., & Okuda, A. (2005). Update on the etiology of tooth resorption in domestic cats. Veterinary Clinics: Small Animal Practice, 35(4), 913-942.
  • Reiter A, Lyon K, Nachreiner R, Shofer F. (2005) Evaluation of calciotropic hormones in cats with odontoclastic resorptive lesions. AJVR; 66: 1446-1452.
  • Vogt, A. H., Rodan, I., Brown, M., Brown, S., Buffington, C. T., Forman, M. L., ... & Sparkes, A. (2010). AAFP-AAHA: feline life stage guidelines.
  • Booij-Vrieling H, de Vries T., Schoenmaker T, Tryfonidou M, Penning L, Hazewinkel H, Everts V. (2012). Osteoclast progenitors from cats with and without tooth resorption respond differently to 1, 25-dihydroxyvitamin D and interleukin-6. Research in veterinary science, 92(2), 311-316.