10 curiosidades de los primates

Los primates engloban a muchas especies maravillosas, cada una con características propias y distintivas. ¡Conoce sus rasgos más llamativos con nosotros!
10 curiosidades de los primates
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 17 octubre, 2021.

Escrito por Manuela Herrera Montoya, 17 octubre, 2021

Última actualización: 17 octubre, 2021

Los primates son mamíferos euterios llenos de sorpresas. Una de las curiosidades de los primates es que surgieron hace aproximadamente 55 millones de años a partir de pequeños antecesores terrestres, los cuales se adaptaron a vivir en los árboles de los bosques tropicales. 

Estos animales se presentan en tamaños muy variables, desde el lémur ratón de Berthe (que pesa unos 30 gramos) hasta el gorila oriental (que pesa más de 200 kilogramos). Si deseas maravillarte con sus particularidades, aquí podrás conocer otras 10 curiosidades de los primates.

1. Curiosidades de los primates: los humanos somos parte de ellos

El orden biológico de estos animales se divide en las siguientes clasificaciones taxonómicas, según New England Primate Conservancy:

  • Grandes simios: bonobos, chimpancés, gorilas, humanos y orangutanes.
  • Simios pequeños: gibones. 
  • Monos: babuinos, monos capuchinos, monos aulladores, langures, macacos, mandriles, mangabeys, titíes, monos nocturnos, monos narigudos, monos de nariz chata, monos araña, monos ardilla, cacajaos y monos lanudos, entre otros.
  • Prosimios: es el orden de primates más antiguo y primitivo. En él se incluyen gálagos, lémures, angwantibos y tarseros, entre otros.

Los monos, los lémures y los simios son primos de los humanos y todos hemos evolucionado a partir de un ancestro común durante los últimos 60 millones de años, cuenta el Museo Americano de Historia Natural. Debido a que estos individuos están relacionados, son genéticamente similares a los hombres.

El ADN humano es un 96 % idéntico al ADN de los parientes primates más lejanos y casi un 99 % idéntico al de los parientes más cercanos, los chimpancés y los bonobos.

Uno de los animales más hermosos de Costa Rica.

2. Los primates viven en África, Asia y América Latina

A excepción de los humanos (que viven en todo el mundo), la mayoría de los primates residen en regiones tropicales o subtropicales. Estos animales viven en varias partes de África, Asia y América Latina.

Los grandes simios habitan en África y Asia, los simios pequeños viven solo en Asia, los monos se distribuyen de forma natural en África, Asia y América Latina y los prosimios en África y Asia. También hay algunas poblaciones introducidas que viven en Gibraltar, en las islas del Caribe y en partes de Estados Unidos, pero estos no son sus hábitats naturales. 

3. La mayoría de los primates están en peligro de extinción

Existen alrededor de 704 especies y subespecies de primates, pero el 69 % de ellos están amenazados y en peligro de extinción. Sin embargo, se siguen descubriendo nuevas especies de estos animales. En la década del 2000 se describieron más de 25 especies, 36 en la del 2010 y 3 en lo que va de la década del 2020.

Las amenazas más comunes para estos individuos son la deforestación, la fragmentación de los bosques y la caza para ser utilizados con fines medicinales, como mascotas y como alimento. De estos peligros, el que más pone en jaque a los primates es la tala de bosques tropicales a gran escala.

4. Curiosidades de los primates: una larga esperanza de vida

Estos mamíferos normalmente tienen cerebros grandes (en relación con el tamaño de su cuerpo) y muy desarrollados. Además, los primates se desarrollan más lento que otros mamíferos de tamaño similar, por lo que alcanzan la madurez más tarde, pero tienen una esperanza de vida más larga. Un gorila vive de media de 35 a 40 años. 

5. Los primates son algunos de los animales más sociales

Estos individuos se encuentran entre los animales más sociales, pues forman parejas o grupos familiares. Los primates no humanos tienen al menos 4 tipos de sistemas sociales, algo muy atípico en la naturaleza. 

Las interacciones cercanas entre humanos y grupos de primates no humanos pueden crear oportunidades para la transmisión de enfermedades zoonóticas, especialmente patologías víricas como herpes, sarampión, ébola, rabia y hepatitis. Por ello, es necesario limitar el contacto con ellos.

6. Los antropoides también se comunican por expresiones faciales

Los lémures, los loris, los tarseros y los monos del Nuevo Mundo dependen de las señales olfativas para llevar a cabo muchos aspectos del comportamiento social y reproductivo. Estos mamíferos utilizan glándulas especializadas para marcar el territorio con feromonas y de esta forma se comunican. 

Los primates también utilizan vocalizaciones, gestos y expresiones faciales para transmitir un estado psicológico. La musculatura facial está muy desarrollada en estos individuos, particularmente en monos y simios, lo que permite una comunicación compleja usando la cara. 

Como los humanos, los chimpancés son capaces distinguir los rostros de individuos familiares y desconocidos. Los gestos con las manos y los brazos también son formas importantes de comunicación para los grandes simios y un solo movimiento corporal puede tener múltiples funciones.

7. Estos individuos tienen habilidades cognitivas muy avanzadas

Algunos de los primates tienen la capacidad de fabricar herramientas y de usarlas para adquirir alimentos y para llevar a cabo exhibiciones sociales. Suelen realizar tareas que requieren cooperación, influencia y rango, por lo que son ​​conscientes del estatus social. También pueden ser manipuladores y engañar a sus demás compañeros.

Los simios son capaces de reconocer parientes y congéneres y pueden aprender a usar símbolos y comprender aspectos del lenguaje humano. Esto incluye alguna sintaxis relacional, conceptos de números y secuencias numéricas simples. 

8. La mayoría de primates son nocturnos

Los potos (Perodicticus potto) y la mayoría de los demás primates son más activos durante la noche. Aunque los ojos de muchos de estos animales están especialmente adaptados para la visión nocturna, algunos dependen más del olfato que de la vista para encontrar comida y comunicarse entre sí.

9. No todos estos animales viven en árboles

A excepción de los simios (incluidos los humanos), todos los primates tienen cola. Dependiendo de la especie, los adultos pueden vivir en soledad, en parejas o en grupos de cientos de individuos. Algunos primates, incluidos los gorilas, los humanos y los babuinos, son más terrestres que arborícolas, pero todas las especies tienen adaptaciones para trepar a los árboles. 

10. Algunos primates pueden ver un espectro completo de colores

La mayoría de los mamíferos, incluidos los potos y algunos otros, son daltónicos y no ven el color rojo. Sin embargo, los humanos y más primates perciben un espectro completo de colores. 

La visión del color puede haber evolucionado en los primates porque les ayudó a distinguir frutos rojos o anaranjados maduros en contraste con el fondo verde del bosque. La visión del color también suele ayudar a algunas especies de monos comedores de hojas a elegir las hojas verdes más nutritivas.

También existen muchos primates que son nocturnos, por lo que no es sorprendente que varios de ellos nunca hayan desarrollado la capacidad de ver el color rojo. Los colores rojizos son muy difíciles de ver por la noche.

Constantemente se lucha para proteger a los primates no humanos

Solo los seres humanos son reconocidos como personas y protegidos por la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. El estatus legal de los primates no humanos (NHP), por otro lado, es objeto de mucho debate, pues existen organizaciones que constantemente hacen campañas para otorgar al menos algunos derechos legales a estos mamíferos tan similares a nosotros.

En junio de 2008, España se convirtió en el primer país del mundo en reconocer los derechos de algunos NHP. Esto sucedió cuando el comité ambiental multipartidista de su parlamento instó al país a cumplir con las recomendaciones basadas en que chimpancés, bonobos, orangutanes y gorilas no son herramientas experimentales válidas.

Muchas especies de primates son mantenidas en cautiverio por los humanos y se estima que alrededor de 15 000 de estos animales viven como mascotas exóticas en los Estados Unidos. Aunque la importación de ellos fue prohibida en este país en 1975, el contrabando sigue ocurriendo a lo largo de la frontera con México. Aún queda mucho camino por recorrer.

Un primate comiendo.

Muchos de estos animales se han utilizado como modelos en laboratorios, en misiones espaciales, como ayudantes para humanos discapacitados y como payasos de feria, entre otras funciones que no les corresponden. Los primates existen para dar vida a los bosques y al ecosistema, pues es allí a donde pertenecen, y no para servir de herramienta a la cultura humana. 

Te podría interesar...
“Fue un privilegio cuidarla”: falleció gorila en brazos del cuidador que la rescató
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
“Fue un privilegio cuidarla”: falleció gorila en brazos del cuidador que la rescató

Falleció la gorila en los brazos de la persona que la cuidó por mucho tiempo. Descubre la increíble historia de Ndakasi y Andre.