Cura de heridas en perros

Mariela Ibarra Piedrahita · 6 julio, 2015

Como todos sabemos, los perros son expertos en meterse en problemas. En ocasiones los perros sufren pequeños accidentes para los que no es necesario que acudas al veterinario. Hoy te enseñamos algunos trucos para la cura de heridas en perros, así que presta atención:

Algo que debes tener en cuenta es que del tratamiento que le des a las heridas que presente tu perro dependerá una pronta recuperación o, por el contrario, que estas se infecten y traigan algunas consecuencias nocivas para el mismo.

En general para desinfectar una herida se siguen cuatro pasos básicos:

  • Limpiar la zona donde se ha presentado la herida.
  • Desinfectar el corte.
  • Dejar que le llegue aire.
  • Proteger la herida.

Recuerda que, cuando vayas a limpiar una herida, es mejor que le pongas bozal a tu perro. Esta medida preventiva poco tiene que ver con la confianza: cuando un perro está asustado o herido su reacción natural será gruñir, e incluso morder.

Para tener en cuenta

perro enfermo

Antes de empezar a curar la herida debes valorar la gravedad de la misma.

Si tu perro se lamenta mucho, se ve una inflamación considerable, puedes ver partes como tendones, músculos o huesos, le cuelgan partes de piel o tejido, sangra profusamente o el corte es muy profundo, lo mejor es que lo lleves al veterinario para determinar el proceso que debes seguir.

Las raspaduras o cortes pueden tratarse fácilmente en casa, y es mejor que lo hagas para evitar problemas futuros. Las heridas sangrantes requieren que este se detenga antes de proceder a limpiar.

Para ello debes ejercer presión sobre la herida durante unos minutos (recuerda no hacer esto con demasiada fuerza para no lastimar de más a tu mascota). Puedes usar una gasa para absorber los restos de sangre que quedan alrededor de la herida.

Limpiar la herida

Para hacer una limpieza apropiada de la herida de un perro es recomendable recortar el pelo alrededor de la herida, ya que este puede entorpecer el proceso. Te sugerimos usar una tijera pequeña y ser muy cuidadoso. Hacer esto no solo te permitirá evaluar mejor la herida, sino que facilitará su curación.

Limpia la herida con agua y jabón, preferiblemente utilizando agua templada. Procura remover cualquier tipo de suciedad (polvo, tierra, pelos), pues esto evitará que entre alguna clase de bacteria al organismo de tu mascota.

El agua templada te ayudará además a que el perro permanezca tranquilo, lo que será sumamente útil durante el resto de la curación. Este lavado debe prolongarse por lo menos durante 2 minutos.

Desinfectar el corte

perro enfermo

En caso de que observes que la herida le está generando dolor al perro pero no es grave, o en caso de que esté inflamada puedes ponerle un poco de hielo. Recuerda que debes envolver el hielo en una tela para evitar quemaduras o que este se le pegue a la piel del animal.

Una vez hayas controlado la inflamación, utiliza un antiséptico de yodo para desinfectar. Recuerda que antes de usarlo debes reducir la solución mezclando la misma cantidad de antiséptico de yodo con agua limpia.

Luego, usando una gasa, realiza un contacto cuidadoso evitando dejar grumos sobre la piel del can. Debes repetir este proceso, por lo menos, tres veces al día.

Si deseas aplicar otra clase de productos puedes buscar pomadas cicatrizantes o desinfectantes, aunque siempre será mejor que consultes con tu veterinario antes de aplicar algún producto nuevo a tu perro.

Dejar airear

Para la recuperación exitosa de una herida es bueno dejarla secar apropiadamente, por lo tanto es mejor que la dejes expuesta. Eso sí, debes ser cuidadoso y constante con las limpiezas, pues al dejar la herida al aire corremos el riesgo de que le entre suciedad y se infecte.

Proteger la herida

Desafortunadamente quien tiende a dañar más las heridas es el propio perro, por lo tanto es importante que cuides de que no se esté hurgando en la herida. Una excelente forma es ponerle un collar isabelino, pues este le impedirá el acceso a la herida, de esta manera no la humedecerá y podrá sanar normalmente.

Es muy probable que tu perro se resista a usar el collar, sin embargo será mejor para él a largo plazo, de modo que no te sientas mal si lo ves apenado mientras lo usa, ya que es por su propio beneficio.

Imagen destacada cortesía de Soggydan Benenovitch.