Cuidados y mantenimiento del diamante de Gould

Francisco María García · 11 septiembre, 2018
Como ave exótica, el diamante de Gould precisa de unas exigentes condiciones de vida que tienen que ver con la temperatura, las horas de luz, la pajarera y la alimentación

Dentro de las denominadas aves exóticas, el diamante de Gould es una de las más populares. Sus armoniosos colores resultan llamativos y novedosos, por lo que los dueños lo adoptan por lo bien que luce en su hogar.

De origen australiano, estos pájaros requieren de ciertos cuidados específicos a la hora de pasar al cautiverio. En libertad escogen climas cálidos, preferentemente secos y con abundante agua y vegetación.

Dentro de esta especie de ave tropical se cuentan a su vez tres subespecies; esto implica una variación en la combinación de colores, especialmente en la cabeza. De todos modos, en las subespecies pueden ser aún más variados en cautiverio si se cruzan individuos de origen diverso entre sí.

Hábitat doméstico: alojamiento del diamante de Gould

Dado que estas aves provienen de hábitats cálidos, es necesario procurarles una temperatura no inferior a los 18-20°C. Si se dan estas condiciones, el diamante de Gould podrá pasar sus días tanto dentro como fuera de la vivienda; de todos modos, es impensable que la pajarera permanezca fija en un solo sitio.

El diamante de Gould disfruta del sol y del aire puro, pero dejar la pajarera al sol en verano o sin resguardo del viento podría resultar fatal. Por otra parte, un espacio de interior cerrado, con humedad o malos olores, sería igual de perjudicial para el ave.

Importancia de la luz

La luz para el diamante de Gould es fundamental; este pequeño animal necesita respetar de una forma estricta su ciclo anual. Las épocas de reposo, celo, cría y muda deben cumplirse ininterrumpidamente para conservar la salud mental del ave. Cuando están con sus crías, estos pájaros necesitan hasta 14 horas de luz diaria.

Diamante de Gould: cuidados

La pajarera

Por el carácter fuertemente gregario y sociable del diamante de Gould, lo mejor es que en la pajarera haya dos individuos juntos. Dos pájaros de la misma especie se ofrecerán la compañía necesaria. Sin embargo, hay especies que conviven perfectamente con el diamante de Gould.

En cualquier caso, el espacio donde sea introducido este animal debe ser lo suficientemente amplio como para permitirle batir un poco las alas. Se calcula que estas aves necesitan un metro cada una para una relativa comodidad en cautiverio.

Las pajareras horizontales serán más favorables al diamante de Gould que las verticales, debido al tipo de vuelo propio de estas aves, que es horizontal. Una manera de decorar la pajarera es mediante distintos niveles de madera blanda, que facilitan que pueda jugar.

Hay que evitar los comederos debajo de las tarimas de madera, a fin de que duren más tiempo limpios. Una pajarera limpia es muy importante para darle una buena vida al diamante de Gould.

Alimentación del diamante de Gould

Así como debe regularse la luz que el diamante de Gould recibe, lo mismo ocurre con la alimentación. Estas aves ingieren diferentes comidas o combinaciones de alimento, según la fase del año en que estén.

La cantidad y calidad de hidratos de carbono, proteínas o grasas no será la misma en época de reposo que durante la cría. Y es muy necesario que nuestra mascota reciba los nutrientes necesarios.

Diamante de Gould: alimentación

De todos modos, existen mezclas comerciales de alpiste, panizo y mijo, entre otros, que aportan una gran parte de los nutrientes que el diamante de Gould necesita. Para complementar, se puede añadir fruta, frutos diversos y vegetales.

Dado que son insectívoros, el mejor postre que pueden recibir los ejemplares de diamante de Gould son unos suculentos gusanos. Si están vivos, mejor.

Otro factor a tener en cuenta es el agua. Al diamante de Gould le gusta tanto el agua que suele bañarse en ella; el agua no puede faltar. Un plato hondo con agua para que se bañe y un bebedero con agua limpia son buenas opciones para la jaula de este pájaro.

Cómo cuidar diariamente al diamante de Gould

Como ocurre con la gran mayoría de las aves, al diamante de Gould no le apetece que lo cojan entre las manos. Si bien no se trata de un pájaro frágil, el manoseo lo estresa mucho. Cuanto menos se intente sostener al diamante de Gould mejor para él.

En resumen, asumir la responsabilidad de conservar un diamante de Gould supone un compromiso importante. Por tratarse de un animal exótico, siempre habrá que recurrir a profesionales especializados en caso de enfermedad.