Cuidados postoperatorios de un perro

La permanencia de nuestro perro en la clínica, obviamente, dependerá de la magnitud de la intervención

Que nuestras mascotas son parte de nuestra familia es algo que nadie pone en duda; cualquier cosa que les pase nos llena de preocupación. Uno de los momentos más difíciles que podemos vivir con nuestro perro es el someterlos a alguna cirugía. Por eso es importante que aprendamos un poco sobre los cuidados postoperatorios de un perro.

Cuando nuestro perro es intervenido quirúrgicamente, los cuidados que le demos después serán fundamentales para su recuperación. No importa la clase de operación; será el cuidado posterior lo que garantizará el éxito en la convalecencia.

Debemos tener en cuenta que, igual que ese proceso es angustioso para nosotros, también lo es para ellos. Entrar en una dinámica desconocida, salir de la cotidianidad, sumado al dolor y la incomodidad, puede afectarles mucho. La clave, entonces, es tratar de hacerlos sentir lo más cómodos y confiados posible.

La permanencia de nuestro perro en la clínica, obviamente, dependerá de la magnitud de la intervención. Cirugías más complicadas implican que la mascota permanezca algunos días bajo la atención de los especialistas.

Operación de una mascota: beagle

Cuando el veterinario le dé el alta, será el momento en el que tengamos que disponer de los conocimientos necesarios para atenderlo en casa.

Conocer los cuidados postoperatorios de un perro

  • A no ser que se nos indique lo contrario, no es conveniente dar comida a un perro después de una intervención quirúrgica. Es preciso esperar al menos 24 horas para comenzar a alimentarlo. El perro puede presentar vómitos a causa de la anestesia; es importante darle agua con frecuencia y mantenerlo hidratado.
  • Disponer de un espacio cómodo tanto para tu perro como para ti. Debe ser un lugar donde no se agite a causa de una actividad constante, y donde puedas supervisarlo con facilidad. Trata de que tenga cerca el lugar donde hace sus necesidades y donde tenga su comida.
  • Nuestra mascota probablemente pierda el apetito los primeros días después de la cirugía. Para recuperar de forma paulatina su estómago, trataremos de darle caldos o comidas suaves durante este período. También puedes buscar aquellos alimentos que están prescritos especialmente para los períodos postoperatorios.
  • Si el veterinario receta medicamentos, administralos al pie de la letra. También puedes preguntar la mejor forma de dárselos; ya sabemos lo inquieto que se ponen cuando le queremos dar algo que no les gusta.
  • La herida de la cirugía debe estar limpia y seca, así evitaremos que se infecte. Limpia con un antiséptico y una gasa con la frecuencia que te haya indicado el veterinario.
  • Debemos estar atentos ante cualquier cambio en la herida. Si notamos pus, enrojecimiento o inflamación, avisaremos inmediatamente al veterinario.
  • Si el veterinario indica que la herida debe estar vendada, debemos procurar que las vendas permanezcan limpias y secas. También es importante evitar que el perro se las arranque.
Visita de la mascota al veterinario: labrador

Precauciones para la favorecer la cicatrización de las heridas

  • Los perros tienden a lamer sus heridas. Uno de los más importantes cuidados postoperatorios de un perro es evitar que lama o muerda su herida. Para ello existe el collar isabelino, que debería colocarse al perro por lo menos durante 15 días, o hasta que el veterinario diga que la herida está completamente sana.
  • Debemos estar atentos a los hábitos de evacuación de nuestro perro. Si observamos que pasa mucho tiempo y no defeca u orina con normalidad, será necesario comunicarse con el especialista.
  • Evitar el ejercicio. Después de una cirugía es recomendable que el perro esté en reposo. Los primeros días será normal que permanezca quieto, pero a medida que se sienta mejor querrá volver a correr y jugar. Hay que evitar la actividad física hasta que la herida esté cicatrizada; sobre todo trataremos de que no suba o baje escaleras.
  • Si hay niños en casa, hay que explicarles que no podrán jugar con el perro por un tiempo. Es bueno enseñarles también a los más pequeños lo básico sobre los cuidados postoperatorios de un perro.
  • Si hay varias mascotas en casa, sería recomendable mantenerlas separadas durante la recuperación. Una pelea o un simple juego podrían afectar a la herida, y en todo caso alargaría el tiempo de recuperación del animal operado.

Recuerda siempre que el éxito de una cirugía va más allá de la sala de operaciones. Los cuidados que le brindemos en casa garantizarán la total recuperación de nuestra mascota.

Te puede gustar