Cuidados del pekinés

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 7 julio, 2021
El pekinés es un perro afectuoso que antiguamente fue considerado animal sagrado y en la actualidad es una mascota leal e inteligente que requiere ciertos cuidados especiales.

El pekinés, nativo de China, es un perro pequeño que ha ganado popularidad y ahora forma parte de las razas más conocidas en todo el mundo. Este canino, también llamado “perro león”, cuenta con ciertas características que requieren de atención para contribuir a su calidad de vida. Los cuidados del pekinés están directamente relacionados con aspectos como su tamaño, su notable pelaje y hasta su nariz chata.

Este perro es un excelente guardián y una buena compañía para tener en casa. Es bastante independiente, se adapta fácilmente a espacios pequeños y se muestra atento y cariñoso con las personas cercanas. Con ciertos cuidados, el pekinés puede lograr desarrollarse como un perro feliz y sano en su entorno. 

Características del pekinés

El pekinés es un perro pequeño de cabeza grande, cuello corto, ojos oscuros y un representativo hocico ancho, chato y también corto. Su peso suele estar alrededor de los 5 kilogramos y su cuerpo se ve moderadamente robusto debido a su tamaño. Este canino tiene orejas de mucho pelo que casi siempre están caídas y cerca de su cara. Además, su cola es alta y de porte tieso.

Una de las características más notorias del pekinés es su pelaje de doble manto. En el exterior su pelo es abundante, largo y liso; mientras que el manto interior es fino, denso y lanudo. Asimismo, esta raza suele tener tanto pelo alrededor de su cuello que tiende a presentar una especie de melena.

Con los cuidados necesarios, este nativo del sudeste asiático puede llegar hasta los 15 años de vida, lo que lo convierte en una raza longeva. La camada de estos caninos es, por lo general, de 3 a 4 cachorros.

Un pekinés sobre un fondo blanco.

Cuidados del pekinés

Los cuidados adecuados ayudarán a prevenir que esta raza canina tenga que pasar por heridas, lesiones, problemas respiratorios o demás situaciones dolorosas e incómodas. De igual forma, el tener determinadas atenciones con el pekinés, se contribuirá a que este perro desarrolle su carácter y comportamiento de la mejor manera posible.

Paseo del perro pekinés

El pekinés es un perro que se siente totalmente cómodo dentro de su hogar y tiende a volverse inactivo. Para evitarlo es necesario que, como con cualquier otro can, se acostumbre a pasear diariamente. Estar fuera de casa alrededor de 20 minutos en cada salida ayudará a este pequeño de gran pelaje a relacionarse adecuadamente con animales, personas y entornos diferentes al que frecuenta.

Además de socializar, en este paseo diario podrás crear en el pekinés el hábito de hacer sus necesidades a determinada hora y fuera de casa. Recuerda siempre que el paseo no debe ser forzado para evitar crear algún tipo de miedo o trauma en el canino. Lo importante es que este pueda sentirse cómodo, seguro y disfrute del momento del día en el que sale de casa.

Durante la salida permite a tu mascota olfatear lo suficiente y conocer el territorio.

Además, puedes estimular los paseos del pekinés con juguetes o premios. Lleva siempre agua fresca para darle, evita sacarlo en horas de intenso calor y ten presente no hacer que tu perro se esfuerce más de lo necesario durante su recorrido fuera de casa.

Problemas de salud del pekinés

Si hablamos de los cuidados del pekinés, no podemos dejar sin citar lo esenciales que son las visitas al veterinario. De igual forma, como con toda mascota, debes cumplir con la responsabilidad de hacer que este pequeño de hocico corto reciba las vacunas correspondientes que lo ayuden a prevenir problemas de salud e higiene.

El aspecto físico del pekinés lo convierte en una raza propensa a tener complicaciones de salud, pues este pequeño hace parte del grupo de caninos que padece del síndrome branquiocefálico, una condición que, según el Colegio Estadounidense de Cirujanos Veterinarios, se compone de los siguientes tres aspectos:

  • Alargamiento del velo del paladar: trastorno en el que el velo del paladar es demasiado largo e interfiere en el desplazamiento de aire hacia los pulmones.
  • Nariz estenótica: orificios nasales que son estrechos o colapsan hacia el interior durante la inhalación, haciendo que al perro le resulte difícil respirar por la nariz.
  • Eversión de los sáculos laríngeos: el tejido del interior de las vías respiratorias, justo delante de las cuerdas vocales, es desplazado hacia la tráquea y obstruye parcialmente el flujo de aire.

Es importante que el pekinés también cumpla con una dieta equilibrada para mantenerse saludable, sin presentar desnutrición o caer en el sobrepeso debido a su cuerpo pequeño y la poca actividad física que hace. Esta raza debe tener una alimentación rica en proteínas y baja en grasa.

 Cuidados del pelo del pekinés

Entre los cuidados del pekinés, también hay que tener en cuenta su admirable pelaje. Este pequeño can de melena alrededor de su rostro debe ser cepillado constantemente para mantener una buena apariencia. El pecho y las axilas suelen ser zonas donde se acumulan bastantes nudos, así que puedes poner al pekinés panza arriba y comenzar cepillando estos lugares.

Cepilla por capas todo su pelo de dentro hacia afuera. Asegúrate de ser cuidadoso y usar un peine adecuado para no maltratar a tu mascota o generar irritación local.

Baño del pekinés

Para contribuir a la higiene de tu pekinés, puedes bañar al can una vez al mes luego que este haya cumplido alrededor de 5 meses de vida. Tras haberlo mojado, es importante que utilices un champú que sea especialmente para perros. Evita que el producto que apliques caiga en los ojos o dentro de los oídos del pekinés y remuévelo muy bien con agua cuando sientas que ya lo has masajeado lo suficiente.

Retira el exceso de agua con una toalla limpia y seca  y no olvides cepillar al can nuevamente para remover su pelo muerto y desenredar otros posibles nudos hechos durante el baño.

Un perro pekinés.

Finalmente, recuerda que con un pekinés en casa tendrás una compañía fiel, inteligente y afectuosa que a su vez es una responsabilidad y requiere de cuidados para otorgarle calidad de vida. Dale la mejor vida posible a tu can, pues él hará todo lo que pueda para mejorar la tuya.