Cuidados de tu mascota en el postoperatorio

Francisco María García · 7 enero, 2018
Las causas más comunes que podrían llevar a una mascota a pasar por una intervención quirúrgica son: esterilización, obstrucción del aparato digestivo, otohematoma, fracturas o cataras.

Las mascotas tienen a veces la desgracia de entrar al quirófano, circunstancia que suele generar la lógica preocupación de los dueños. Tras la operación, lo mejor es estar bien informado de los cuidados de tu mascota en el postoperatorio, y es que son las atenciones que el animal necesita para curarse.

Causas más frecuentes de operaciones en mascotas

Estas son las causas más comunes que podrían llevar a una mascota a pasar por una intervención quirúrgica:

  • Esterilización. Muchas personas deciden esterilizar a sus mascotas por motivos de salud o de seguridad del animal; aunque también se hace como control de natalidad de animales, para evitar que sus crías terminen en la calle o albergues.
  • Obstrucción en el aparato digestivo. Es una de las causas más frecuentes; algunos perros o gatos traviesos pueden tener el mal hábito de comer todo lo que encuentran a su paso. Cuando esto sucede, los objetos como pelotas, trapos o juguetes pueden generar obstrucciones intestinales.
  • Otohematoma. Es el nombre que se le da a la acumulación de sangre en el oído de los perros. Se produce por heridas ocasionadas al rascarse excesivamente o al recibir un golpe.
  • Fracturas. Los perros y gatos pueden romperse algún hueso en una caída, o en una salida fuera de casa, en las que pueden sufrir golpes. Será responsabilidad tuya como propietario dar los mejores cuidados a tu mascota en el postoperatorio.
Thelaziosis ocular canina: tratamiento

Cataratas. Son problemas visuales que se dan generalmente por la edad, la cirugía sirve para devolver o mejorar la vista del animal.

Preoperatorio de las mascotas

Si la cirugía ha sido programada, el propietario de la mascota puede facilitar el proceso de la siguiente manera:

  • Cepillar el pelo para evitar nudos. Ayuda a las revisiones médicas y evita enredos dolorosos.
  • Cuidar al animal de contagio de cualquier virus o bacteria. Hay que evitar el contacto con otros animales durante los días cercanos a la operación.
  • Acondicionar un espacio de la casa para que el animal se recupere. Este espacio debe estar limpio para evitar infecciones.

Los mejores cuidados de tu mascota en el postoperatorio

Después de que el veterinario considere que el animal está listo para volver a casa, el dueño debe seguir ciertas recomendaciones. Durante las primeras horas es probable que el animal se encuentre algo aturdido por el efecto de la anestesia. Luego, poco a poco, logrará coordinar sus movimientos.

  • Espacio. La mascota necesitará descansar para recuperarse. Para este fin lo mejor es que esté lo más lejos posible de ruidos fuertes o de cualquier otro estímulo. Si hay niños en casa, mejor que no estén en contacto con el animal convaleciente.
  • Las primeras 24 horas. Uno de los efectos secundarios de la anestesia son las náuseas y vómitos. Para evitar que esto suceda, lo más recomendable es dar solo agua durante las primeras 24 horas posteriores a la operación. Otra opción son los caldos desgrasados.
  • Durante estas primeras 24 horas se debe tener al animal en un lugar cálido, ya que la anestesia puede hacer que su temperatura baje un poco. Le evitará una desagradable sensación de frío.
  • Alimentación. Es probable que el apetito del animal disminuya, si bien aumentará progresivamente, por lo que es recomendable empezar con una dieta blanda. En las tiendas de mascotas existen alimentos especiales para los cuidados de tu mascota en el postoperatorio.
Operación de una mascota: gato

Medicación, higiene y ejercicio físico

  • Medicación. Es posible que nuestra mascota necesite recibir antibióticos, analgésicos y antiinflamatorios. Las dosis correctas las determinará el veterinario.
  • Protección de la herida. El animal tratará siempre de lamer la herida, y esto está totalmente contraindicado que lo haga, ya que podrían aparecer infecciones. Además, se puede soltar la sutura y que padezca fiebre u otras complicaciones.
  • Para evitar que la mascota lama su herida, se le debe colocar un collar isabelino. Se trata de un cono alrededor del cuello que le impide llegar hasta la herida: es el mejor aliado para los cuidados de tu mascota en el postoperatorio.
  • Limpieza de la herida. No solo debe permanecer limpia, sino también seca. La frecuencia de la limpieza de la herida, por lo general, es unas dos veces al día. Se realiza con una gasa y una solución antiséptica especial para este fin; en todo caso, lo mejor es seguir siempre las indicaciones del veterinario.
  • Sutura. Los puntos de sutura se retiran entre 8 y 10 días después de la operación. Debe hacerlo el veterinario; nunca debe intentarlo el dueño.
  • Actividad física. Los animales recién operados no deben hacer movimientos bruscos, pero pueden hacer ejercicio de forma paulatinamente. Hasta que la herida no cicatrice, no deben salir al exterior.