10 medicamentos humanos prohibidos para perros

Ningún medicamento de uso humano debe aplicarse sobre la mascota sin el aval de un veterinario. Aunque el compuesto no sea nocivo por sí mismo, la concentración si puede ser letal.
10 medicamentos humanos prohibidos para perros

Última actualización: 27 enero, 2022

Imagina que te duele mucho la cabeza y que, por más que buscas, no eres capaz de encontrar una pastilla para aliviar el problema. Entonces ves en el botiquín ese medicamento que le recetó a tu perro el veterinario cuando se dio aquel golpe del que tanto se quejaba.

Seguramente, si no hemos perdido el juicio a causa del dolor, en ningún momento se nos ocurriría tomarnos el fármaco de nuestra mascota. Sí que es más probable que lo hagamos a la inversa, que pensemos que a nuestro animalito no va a pasarle nada aunque le demos una medicina diseñada para nosotros.

Sin embargo, automedicar a tu can con productos farmacológicos no ideados para él es un gran error que no puedes cometer nunca. Además, debes saber que existen medicamentos humanos prohibidos para perros específicamente. Veamos a continuación cuáles son y los posibles efectos secundarios si se comete un error con ellos.

Los medicamentos humanos no funcionan en los perros

No solo tenemos que evitar suponer que la medicación que nos funciona va a ser útil también para nuestro perro. También hay que tener mucho cuidado con el lugar en el cual almacenamos esta clase de productos para impedir una ingesta accidental. Si tu perro se encuentra con un medicamento, no lo dudes, se lo comerá. Los efectos serán más o menos graves según el tipo de fármaco que se ingiera.

Por eso, es fundamental que tengas un especial cuidado con estos medicamentos humanos prohibidos para perros que veremos a continuación y que no se los des nunca a tu can. Por supuesto, tampoco dejarlos donde pueda alcanzarlos. Si tienes un accidente de este tipo no sientas que estás cumpliendo mal tu papel como dueño de tu mascota, pero acude de inmediato al veterinario ante cualquier signo de intoxicación.

No obstante, si quieres hacerlo mejor, este artículo te ayudará: Requisitos para ser un buen amo.

perro

Medicamentos humanos prohibidos para nuestro perro

Ningún medicamento de uso humano debe ser aplicado sobre el can sin receta previa de un veterinario. Cuando decimos ninguno, es ninguno y no hay excepción que valga. Aunque el compuesto en sí pueda no ser tóxico, ten por seguro que las concentraciones entre una especie y otra variarán. Como es de esperar, una pastilla no afectará igual a un ser de 80 kilos que a uno de 15.

Algunos fármacos genéricos sí se pueden aplicar en humanos, perros, gatos y otros muchos mamíferos. De todas formas, solo un profesional en la salud animal calculará las concentraciones adecuadas y el tiempo de dosificación. Dicho esto, te mostramos algunos medicamentos humanos prohibidos para nuestros perros.

1.- Antiinflamatorios no esteroides

En prácticamente la totalidad de los hogares podemos encontrar antiinflamatorios no esteroides. Se trata del ácido acetilsalicílico, la conocida aspirina, el ibuprofeno o el naproxeno. También existen otros muchos fármacos de esta índole que se venden con receta, si bien los más comunes se pueden adquirir en las farmacias sin problema alguno.

Aunque estos medicamentos humanos nos alivian cuando sentimos muchos tipos de dolor, para nuestro perro pueden ser fatales. Si los ingiere puede sufrir problemas gastrointestinales graves, como vómitos, diarreas, dolor abdominal, inapetencia, úlceras y, en algunos casos, un fallo renal que le provoque la muerte.

Existen antiinflamatorios no esteroides específicos para perros, como el carprofeno, el firocoxib y el meloxicam. Estos ayudarán a reducir el dolor de tu mascota sin poner en riesgo su vida. 

2.-Paracetamol

Como en el caso anterior, es otro medicamento humano muy habitual. Se usa para manejar el dolor y reducir los síntomas de la fiebre, ya que reporta cierto efecto antipirético. De todas formas, le puede ocasionar a nuestra mascota complicaciones hepáticas y la destrucción de los glóbulos rojos, con la consiguiente dificultad para trasportar el oxígeno a todos sus tejidos.

En el entorno veterinario, el paracetamol se puede administrar en canes de forma controlada en dosis de 15 miligramos por kilogramo de peso del animal cada 8 horas. De todas maneras, el riesgo grave de intoxicación llega cuando la dosificación supera los 150 miligramos/kilo. Como un dueño normal no es capaz de calcular este valor, lo mejor es evitar su uso en todos los casos.

3.-Medicamentos para el colesterol

En el caso de los dos primeros medicamentos humanos es posible que pensemos en administrárselos a nuestro perro si lo notamos dolorido por alguna razón. Sin embargo, con los fármacos para el colesterol la ingesta sería accidental ya que, por norma general, no sabemos los niveles de colesterol de nuestra mascota. Solo sabremos si este valor se encuentra desajustado tras una visita al veterinario.

Como el resto de las medicinas, debes mantenerlas en un lugar al que el perro no pueda acceder, pues si comiera alguna de estas pastillas podría sufrir vómitos y diarreas. Además, sus efectos a largo plazo o con una ingesta masiva podrían ser letales. En caso de observar a tu can comiendo medicamentos para el colesterol, acude de inmediato a un centro de urgencias veterinarias.

pastillas perro

4.-Benzodiacepina

En estos tiempos de estrés la benzodiacepina está presente en multitud de viviendas, ya que sirve para conseguir dormir, controlar los ataques de ansiedad, manejar el estrés y paliar los efectos derivados de algunos trastornos psiquiátricos. De todas formas, no pensemos que este medicamento es de utilidad si nuestro perro está alterado y queremos calmarlos.

Todo lo contrario. La ingesta de una benzodiacepina le provocará al animal un gran nerviosismo y puede terminar afectando a su hígado también. Si tu mascota se encuentra en un estado alterado y quieres remediarlo, prueba a poner en práctica los consejos de este artículo: Cómo relajar a un perro.

Algunas benzodiacepinas, como el diazepam, se recetan en perros con problemas de estrés. En las dosis adecuadas son buenos relajantes musculares, controladores del apetito y antiepilépticos. De todas maneras, el problema llega cuando se les da la pastilla de uso humano. 

5.-Antidepresivos

Los animales también experimentan períodos de tristeza, pero en ningún caso le pueden servir los antidepresivos que tenemos en nuestro hogar. Consulta el problema con su veterinario. Si le dieras este tipo de fármacos podría incluso morir, así que mucho cuidado. Algo que puede animarlo es lo que puedes leer aquí: Crear una zona bonita para tu mascota en casa ¡es posible!

6.-Antibióticos

Los antibióticos son medicamentos generales que no solo se aplican sobre humanos, sino que también se usan en muchísimos animales. Al fin y al cabo, existen una gran cantidad de preparados de amplio espectro que combaten infecciones bacterianas causadas por patógenos de los mismos géneros y especies que afectan a las personas.

El problema no es que tu perro tome antibióticos, sino que los utilizados sean los erróneos. En caso de que le des a tu can uno de estos medicamentos no recetados por el médico veterinario ante la sospecha de una infección, lo único que fomentarás es que se enferme con mayor severidad en futuras ocasiones. Además, tendrá problemas intestinales por un desajuste en la microbiota intestinal (disbiosis).

Otorgar un antibiótico equivocado puede otorgarle resistencias a los patógenos que ya están presentes en el cuerpo de tu perro. 

7.-Antihistamínicos

Los antihistamínicos son cada vez más comunes en los hogares del mundo, pues es un hecho que la población humana tiende a sufrir cada vez más cuadros alérgicos. Si tu can muestra signos de hipersensibilidad a un compuesto (picor, enrojecimiento o malestar), puede que te veas tentado de darle el medicamento que usas cuando a ti te ocurren los mismos síntomas.

No lo hagas nunca. Solo contados antihistamínicos son seguros para los perros y las dosis administradas nunca son las mismas que en los seres humanos. Si un can se intoxica con ellos, padecerá vómitos, anorexia, apatía e incluso la muerte. La cetirizina y la clemastina sí son antihistamínicos aptos para estos animales, pero se administran a dosis muy bajas y siempre en el entorno veterinario.

8.-Diuréticos

Los diuréticos se utilizan con asiduidad en las personas que tienen problemas de retención de fluidos. También son comunes en la medicina veterinaria, pero nunca en las mismas dosis que las de los seres humanos. Si le das a tu perro estos medicamentos humanos prohibidos, corres el riesgo de que sufra una insuficiencia renal grave y aguda. 

9.-Descongestivos

Los medicamentos descongestivos se suelen vender sin receta, pero su uso es exclusivo de los seres humanos. Como podrás imaginar, el árbol respiratorio y las vías nasales son muy distintas en canes y en humanos, así que no están en absoluto ideados para ningún animal que no seamos nosotros. En perros, la administración de estos medicamentos cursa con temblores, convulsiones e incluso la muerte.

10.-Medicamentos para problemas tiroideos

El hipotiroidismo, o fallo de la glándula tiroides, requiere un tratamiento de reemplazo hormonal permanente. Las dosis para manejar estos trastornos en los perros son hasta más elevadas que las de los seres humanos, así que la intoxicación no es un peligro real. De todas formas, si le das un fármaco humano para problemas tiroideos a tu can, no estarás solucionando su problema y solo irá a peor.

Los cuidados de un perro esterilizado son múltiples.

Nuestra mascota es muy importante para nosotros y por ello no debemos nunca darle un medicamento humano. Si crees que no se encuentra bien, díselo a su veterinario. Tampoco nos descuidemos, jamás pueden estar a su alcance. Ni los 10 que hemos visto ni ningún otro. Si crees que tu perro ha ingerido alguna pastilla de cualquier tipo, no te demores y llévalo con prontitud a los servicios de urgencias. Como hemos visto, sus efectos pueden ser letales.

Te podría interesar...
CBD en gatos: seguridad y usos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
CBD en gatos: seguridad y usos

La eficacia y seguridad del CBD en gatos está todavía por probar de forma científica, pero los tutores refieren resultados positivos.