Cuidados para la colmena según la época del año

19 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Miguel Mata Gallego
Las colmenas de abejas son un verdadero hervidero de actividad y producción pero, como todos los seres vivos, requieren ciertos cuidados para proliferar adecuadamente.

Aparte de la recolección de la miel, los cuidados de una colmena de abejas tiene diversos requerimientos según la época del año. Desde limpiezas a inspecciones, pasando por unos básicos de alimentación y control de la población, son múltiples las consideraciones que se deben seguir para disfrutar de una colmena sana que otorgue los productos buscados.

En las próximas líneas hablaremos sobre los principales cuidados que debe tener una colmena de abejas y en qué épocas del año realizarlos. No te los pierdas.

Cuidados de la colmena: un trabajo estacional

La apicultura es el arte de la cría de abejas en colmenas bajo supervisión humana para la obtención de miel o cera. Desde hace siglos, esta actividad ha sido desarrollada por nuestra especie con diversas técnicas.

La apicultura, como casi todo trabajo con animales, depende de la época del año, pues los condicionantes climáticos y fenológicos (floración) influyen en el ciclo de vida de las abejas. Así, lo más práctico es describir los trabajos que se deben realizar para su mantenimiento según las épocas del año, como veremos a continuación.

Diagrama de una colmena sobre un fondo blanco.

Invierno: las apariencias engañan

El invierno es una época extraña en la colmena. Los fríos días, la falta de luz y la ausencia de flores que libar podrían hacernos pensar que la colmena está durmiente, pero esto no es así. Durante los meses más fríos, el interior de la colmena bulle de actividad, ya que las abejas tratan de mantener el calor en sus instalaciones.

Durante esta época del año, se aconseja no abrir las colmenas a no ser que sea estrictamente necesario: el frío puede dañar a las abejas. Asimismo, otros cuidados útiles en esta época son los siguientes:

  • Mantener adecuadamente el exterior de la colmena: reparar roturas y grietas por las que pueda entrar el frío.
  • Observar en los días soleados el buen estado de la colonia: las abejas guardianas suelen salir a comprobar los exteriores del panal. Si no lo hacen, podría estar disminuyendo el número de abejas.
  • Alimentar a las abejas con miel y fruta, pues durante esta época del año la cantidad de comida en el medio decrece muchísimo.

Primavera: la explosión de actividad en la colmena

Con la llegada de la primavera las temperaturas suben, las plantas comienzan a florecer y la colmena bulle de actividad. En esta época se inicia el pecoreo, es decir, las abejas comienzan a ir de flor en flor en busca del néctar. Para ello, las obreras de Apis mellifera realizan una curiosa danza, donde indican la posición del alimento.

Como es lógico, esta es una de las épocas más importantes de la crianza de las abejas. Algunos cuidados que se deben observar en esta etapa esencial son los siguientes:

  • Controlar la adecuada reproducción de las colonias, mediante el número de huevos observados y el estado de la abeja reina.
  • Renovación de la cera.
  • Vigilar de las reservas de polen y miel. Por ejemplo, si te encuentras ante una primavera lluviosa que no permita el pecoreo.
  • Capturar enjambres naturales para que se establezcan en los panales: esto siempre es bueno si sobra espacio en la instalación.

El verano: llega el calor y sus problemas

El verano es una estación muy diferente para las colmenas dependiendo de la zona climática en la que estén. En algunas áreas es muy cálido y el estrés térmico puede pasar factura a los invertebrados. Sin embargo, en otras se trata de una estación más fresca, donde el pecoreo continúa.

En cualquier caso, es importante en esta estación hacer los siguientes cuidados:

  • Proteger las colmenas con alguna sombra para evitar que se derrita la cera.
  • Ventilar de forma adecuada la colmena para evitar que se caliente en exceso su interior.
  • Instalar abrevaderos para que las abejas puedan beber.
  • Alimentar a las abejas en caso de sequía estival prolongada.

Otoño: una época crucial para la salud de la colmena

En el otoño ocurre el proceso inverso a la primavera: los días se hacen más cortos y la actividad de la colmena decrece notablemente. En esta estación es propicio evaluar el estado de salud de la colmena, de cara a afrontar el invierno con mejores defensas. Por tanto, algunas de las tareas que se deben realizar en esta época son las siguientes:

  • Administrar tratamientos sanitarios adecuados.
  • Cría de reinas y producción de jalea real.
  • Mantenimiento general de la colmena de cara al invierno.
Colmenas de abejas grandes.

Como conclusión, a pesar de que la apicultura es un arte algo complejo, con estos sencillos cuidados en la colmena tus abejas vivirán felices y sanas, aparte de producir las preciadas mieles que tanto nos gustan.

  • Jean-Prost, P. (2007). Apicultura: conocimiento de la abeja. Manejo de la colmena. Mundi-Prensa Libros.
  • Dadant, C. (1975). La colmena y la abeja melífera (No. SF 532. H5818). Montevideo: Hemisferio Sur.