¿Cuándo y cómo aparecieron los dinosaurios?

Los dinosaurios forman parte de la cultura, a pesar de que ningún ser humano se haya topado con ellos a lo largo de su vida. Entender su origen otorga muchas claves de la biología moderna.
¿Cuándo y cómo aparecieron los dinosaurios?
Érica Terrón González

Escrito y verificado por la veterinaria Érica Terrón González el 30 Mayo, 2021.

Última actualización: 30 Mayo, 2021

El origen de los dinosaurios se coloca en el periodo Triásico, el más antiguo de la Era Mesozoica, que se inició hace 230 millones de años y duró 50 millones de años más. En ese periodo, tanto la flora como la fauna comenzaron a diversificarse con respeto a la Era anterior. Así fue cómo aparecieron aquellos reptiles gigantes que hoy conocemos como ‘dinosaurios’.

Estos titanes, tanto terrestres como marinos y alados, surgieron de sus antepasados los arcosaurios, que ya empezaban a mostrar características de los reptiles actuales y de algunas aves. Si quieres saber más sobre este tema, sigue leyendo.

¿Cómo aparecieron los dinosaurios?

Durante el Triásico, entre la fauna menor, comenzaban a abundar los insectos, los escorpiones y los crustáceos de agua dulce. En el mar, fueron apareciendo muchos géneros nuevos de invertebrados. De todas formas, al mismo tiempo muchos grupos animales no dejaban de desaparecer, como sucedió con muchos anfibios.

Este periodo también marcó el comienzo de la invasión de las aguas por los reptiles. Por ejemplo, los fitosaurios. Si bien su nombre hace referencia a las plantas, eran animales depredadores.

Otro grupo acuático fueron los placodontes, que se encuentran solo en los depósitos de finales del Triásico. Eran bastante voluminosos, con el cuerpo macizo y miembros modificados en forma de palas. Algunos placodontes estaban dotados de placas óseas en el dorso, similares a un caparazón como el de las tortugas, si bien el número de placas era muy superior.

Ejemplo de los dinosaurios más antiguos.

Los cambios en la fauna terrestre durante el Triásico

En tierra, las rocas fósiles del Triásico contienen restos de los más primitivos arcosaurios, considerados antepasados de los dinosaurios y pterosaurios. Los arcosaurios fueron al principio carnívoros, convivientes con sus vecinos herbívoros, los lepidosaurios o rincosaurios. Como algunos lagartos modernos, empleaban la cola para equilibrarse cuando corrían sobre los miembros traseros.

Al ir evolucionando, esta postura bípeda se mantuvo permanente en algunas especies, y por ello, las manos se adaptaron a otras finalidades, como asir objetos o volar. Los paleontólogos creen que Eoraptor parece el ancestro común de todos los dinosaurios. De ser así, los primeros dinosaurios habrían sido animales depredadores pequeños y bípedos.

La aparición de los gigantes

Los dinosaurios más primitivos aparecieron hacia el final del Triásico, hace unos 180 millones de años. Entre ellos se contaba, por ejemplo, con los siguientes ejemplares:

  • Procompsognatus: un reptil bípedo muy veloz, que debía pesar aproximadamente un kilo.
  • Plateosaurus: era el dinosaurio gigante de la época. Era herbívoro, de unos 7 metros de longitud y vivió en nuestro continente. Fue de los primeros reptiles de esas dimensiones que ensayó la posición bípeda.

El imperio de los gigantes en tierra

Con los dinosaurios sobreviene el periodo Jurásico, que duró unos 50 millones de años. Durante la mayor parte de este periodo, los animales estaban representados de especial manera por los reptiles. En tierra, los dinosaurios eran los más abundantes. Entre ellos, destacaban los siguientes:

  • Alosaurus, un carnívoro gigantesco.
  • Diplodocus, un herbívoro de 25 metros de altura.
  • Estegosaurus, también de gran tamaño.

Sin embargo, no todos los dinosaurios eran de proporciones colosales, sino que los había que medían unos pocos metros. Al igual que ocurre en la actualidad, las imposiciones ambientales modulan el tamaño y la forma de los seres vivos más allá de la media.

Los dinosaurios acuáticos

Los reptiles invadían igualmente los mares. El Ictiosaurus y el Pleiosaurus alcanzaron su mayor difusión durante este periodo. Al mismo tiempo, aparecían las primeras tortugas y emidosaurios, reptiles marinos parecidos a los actuales cocodrilos.

Los dinosaurios voladores

Finalmente, los dinosaurios comenzaron a surcar los cielos. El Rhamphorhynchus, por ejemplo, de pequeño tamaño, ya volaba. Los pterosaurios, con dimensiones que variaban entre los pocos centímetros y los 9 metros de envergadura, también dominaron el medio aéreo.

Sus alas eran correosas como las del murciélago y no poseían quilla —hueso presente en las actuales aves—, así que no eran buenos voladores. Se conformaban con planear, como los albatros.

Una pelea entre dinosaurios.

¿A qué fuentes puedo recurrir para aprender más sobre dinosaurios?

Los animales extintos no deben ser olvidados. La única forma de conseguir que los humanos recordemos a estos gigantes es conocer su legado a partir de la lectura y la preservación de su memoria.

La bibliografía sobre estos animales es extensa, porque despiertan el interés de niños y mayores por igual. Libros como el Atlas de Aventuras de Dinosaurios, de Emily Hawkins, son ideales para los más jóvenes. También es muy recomendable la Enciclopedia Ilustrada de Dinosaurios y Animales Prehistóricos, de Dixon D. et al, para todas las edades.

También la filmografía puede ser interesante para que recordemos a los dinosaurios, aunque sea fantástica. Por último, siempre es una buena idea ir a visitar los parques temáticos que existen sobre los dinosaurios.

Te podría interesar...
El tuátara: un superviviente de la era de los dinosaurios
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
El tuátara: un superviviente de la era de los dinosaurios

El tuátara es un reptil endémico de Nueva Zelanda cuyo linaje se remonta a la época de los dinosaurios, hace más de 200 millones de años.