¿Cuáles son los trastornos urinarios en los gatos?

Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
· 30 marzo, 2019
Te informamos acerca de los trastornos urinarios más comunes en los gatos, algo más habituales de lo que desearíamos

Nuestros amigos felinos son ‘propensos’ a sufrir trastornos urinarios con cierta frecuencia y, como todos los problemas urinarios, pueden llegar a ser un problema si se agravan. Hoy vamos a desgranar cuáles pueden ser las causas y cómo detectarlo.

¿Qué puede causar los trastornos urinarios?

Las enfermedades que afectan al tracto urinario de los gatos son conocidas como enfermedades del tracto urinario inferior de los felinos (FLTUD en inglés). Estos animales pueden sufrir algún trastorno de este tipo con mayor frecuencia que otros.

Son varias las causas detrás de los trastornos urinarios. Entre ellas, la edad y el peso de nuestro gato son de las más comunes. Otro factor importante puede ser el estrés: se ha visto que, en ocasiones, situaciones muy estresantes pueden llegar a desembocar en algún tipo de problema urinario, como la cistitis.

Asimismo, existen otros factores biológicos y fisiológicos, como por ejemplo:

  • La inflamación de los riñones, llamada nefritis, y que está causada por una infección bacteriana.
  • Inflamación (cistitis idiopática), el trastorno urinario más común.
  • Anomalías en el tracto urinario: pueden deberse a un defecto de nacimiento o a causa de un golpe o traumatismo.

Trastornos urinarios en gatos: síntomas

¿Cómo identificar los trastornos urinarios en los gatos?

Normalmente, los gatos son animales muy limpios, y usarán el sitio que le hemos habilitado para orinar. Si detectamos que nuestro gato empieza a hacerlo fuera, o lo hace en sitios anormales, es que algo no va bien. Debemos prestar atención a nuestro gato y observar si siente dolor al orinar. Si esto ocurre, lo mejor es acudir inmediatamente al veterinario.

¿Existe tratamiento?

Por supuesto que sí. Y en este aspecto el veterinario tomará la mejor decisión una vez realizado el diagnóstico. Si nuestro gato sufre un bloqueo en la uretra, el profesional veterinario se dispondrá a desbloquearla.

Trastornos urinarios en gatos: tratamiento

Si, por el contrario, el diagnóstico se corresponde con una cistitis idiopática, lo primero es aliviar el dolor que pueda estar sufriendo nuestro gato. Pero, aunque parezca sorprendente, lo que más ayudará a nuestro gato será reducir su nivel de estrés.

Como ya hemos comentado antes, la cistitis puede verse agravada por el estrés. Por lo tanto, es importante controlar la presencia de otros gatos, el lugar donde colocamos la bandeja o la dieta.

Como medida de prevención, es aconsejable que el gato orine con frecuencia. Si observamos que no es así, podemos animarle a intentarlo, e incluso cambiar con regularidad la arena de la bandeja.

  • Palmero, M., & Felino, G. C. C. (2010). Cistitis en gatos: Actualización en el diagnóstico y tratamiento del FLUTD. Gattos Centro Medico Felino, 1-6.

 

  • Westropp, J. L., Kass, P. H., & Buffington, C. A. T. (2006). Evaluation of the effects of stress in cats with idiopathic cystitis. American journal of veterinary research67(4), 731-736.